Por un ciclismo 'limpio'

Octubre 27, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Por un  ciclismo 'limpio'

Fotografía de archivo realizada el 19 de julio de 2009 que muestra al ciclista estadounidense Lance Armstrong antes de cruzar la meta de la 15ª etapa del Tour de Francia, entre Pontarlier y Verbier, Suiza.

Tras el escándalo de dopaje de Armstrong, ha surgido un interrogante: ¿qué hacer para evitar que la historia se repita? Cambio de reglamentación, etapas menos extensas, un ciclismo más humano, las propuestas.

Esa vieja frase de que el ‘deporte es salud’ no es tan cierta. Por lo menos no en el ciclismo. Lo dice Santiago Botero, un campeón mundial. En un Tour de Francia, por ejemplo, se está durante 21 días montado en una bicicleta. Y cada día permaneces cinco o seis horas pedaleando, unos 230 kilómetros de recorrido. Es, algo así, como irse de Cali a Pereira, 21 veces, con apenas dos días de descanso. Y eso que cuando las etapas son de montaña el asunto es distinto. Pueden ser siete u ocho horas de camino. Pero no solo eso. Hay que contar con caídas, fracturas. También con un estrés mental extremo. En el Tour de Francia, dice Botero, "te jugás el futuro" como ciclista. De lo que hagas depende el arreglo en los contratos. Y el nivel es muy, muy alto. Por un lado, es la carrera más importante del mundo. Y allí, en el Tour, se reúnen los mejores equipos, con los mejores corredores, en el mejor momento del año. Eso porque los ciclistas no están siempre al 100 por ciento. Hay picos. Pero en esta carrera se debe llegar en el mejor momento. Y todos son estrellas. Pueda que en una Vuelta a España o en un Giro de Italia a los favoritos se les mire como con respeto, como bajando la cabeza. En el Tour no. "Donde mirés", dice Botero, "te encontrás un campeón". Eso hace que el estrés, entonces, sea como el esfuerzo físico, intenso. A veces, por la presión, la ansiedad, no se duerme incluso. Y el cuerpo es sometido a aquello durante casi un mes. "No, no es sano", insiste Santiago. De ahí que en el tema del dopaje existen dos posturas opuestas: está el médico que se niega a utilizar sustancias que eleven el rendimiento; pero está también el que plantea que ante un deporte con la exigencia del ciclismo es necesario utilizar productos que potencien al deportista no solo para ganar, sino para permitir el aguante del organismo a ese esfuerzo exagerado. Claro: el costo quizá sea demasiado alto. Los unos y los otros lanzan sus argumentos. El centro de todo, sin embargo, es que el ciclismo es un deporte, casi, inhumano. Transformarlo, después del escándalo de Lance Armstrong, es la alternativa que se promueve para evitar que los casos de ciclistas dopados se repitan.Hernando Zuluaga, presidente de la Liga de Ciclismo del Valle, habla: “Lo primero que hay que decir es que el Tour ha sufrido una afectación con el retiro de varios equipos y patrocinadores. Es lo peor que le ha podido pasar. Y lo otro es que el Tour tiene que dar un giro. Hacerse más técnico, menos físico. Se están incorporando modificaciones como el incluir dos días de descanso y ya no hay etapas de más de 300 kilómetros como las que había antes. Pero no es suficiente. Al Tour, para evitar el dopaje, tienen que humanizarlo, de lo contrario es imposible correrlo a puro pulmón, pura agua panela”. Humanizarlo es parte de la propuesta. Pero también se insiste en el tema del control antidopaje, hacer aún más rigurosos los exámenes, las condenas. En el ciclismo, por cierto, doparse hoy es pecado capital que se paga con la guillotina, el despido de la bicicleta. En Francia surgió el ‘Movimiento por un ciclismo creíble’, que promueve, entre otras cosas, un sistema de controles mucho más estricto que el de la Unión Ciclista Internacional y la Agencia Mundial Antidopaje, el despido de los ciclistas sancionados por dopaje y el compromiso de no contratar a corredores condenados. Se trata, para algunos, de reglas ‘draconianas’. (Dracón fue un legislador de Atenas famoso por la rigurosidad de sus decretos).Y el Movimiento ha tomado fuerza tras el escándalo de Armstrong. Cuatro equipos (Lotto, IAM, Netapp, Sojasun) se unieron a los antiguos (AG2R La Mondiale, Argos, Bretagne, Cofidis, Europcar, FDJ-BigMat y Garmin).Pero hay otra idea para blindar al ciclismo contra el dopaje: el mismo Armstrong. Utilizar su caso como medida de disuasión. Es algo así como enviar un mensaje: si te vas a dopar, piénsalo dos veces. Mira lo que sucedió con ‘El extraterrestre’. “La Agencia Mundial Antidopaje está animada porque la UCI siente que puede usar este caso como un catalizador para limpiar su deporte y sacar cualquier vestigio de programas de dopaje, que han dañado al ciclismo en la última década”, dijo precisamente John Fahey, el presidente de la Agencia Mundial Antidopaje. Santiago Botero opina que sí, que todo eso de humanizar el ciclismo está muy bien, que lo de los controles son parte del oficio, que la apuesta por el cambio en el ciclismo es importante, pero a la larga se tiene que lograr que todos cumplan. Si unos sí y otros no, implicaría que eso de pensar en cómo superar al otro con ayudas continúe como costumbre, tradición.“Muchos han tenido muerte súbita por eritropoyetina”: Héctor Fabio CruzEl médico Héctor Fabio Cruz, que participó en siete Tour de Francia, explicó que la EPO, la sustancia que utilizó Lance Armstrong para doparse, es una hormona que aumenta la cantidad de glóbulos rojos, reduce la fatiga. Podría, mal manejada, provocar un taponamiento de las arterias coronarias, causar la muerte. Diálogo.¿Qué es la eritropoyetina, más conocida como EPO?"La eritropoyetina es una hormona que normalmente se produce en la parte superior del riñón. En todos los organismos está presente. Pero se viene utilizando desde el final de la década del 80 para dopar, estimular la producción de glóbulos rojos. Con esto quiero decirte que entre más glóbulos rojos tenga un deportista, mayor transporte de oxígeno va a tener, mejor consumo de oxígeno va a tener, menos fatiga va a tener, es decir que lleva a los deportistas a mejorar su rendimiento y por eso es considerada como una sustancia dopante. La eritropoyetina la procesan desde hace años en los laboratorios y la inyectan. De todas formas ya se puede detectar, a través del Carbono 14, si la eritropoyetina de un atleta corresponde a la producción normal del organismo o si ha sido inyectada". ¿Es riesgoso doparse con EPO?"Completamente. Es una sustancia muy peligrosa. La eritropoyetina te puede llevar a una policitemia (exceso de glóbulos rojos) y formarte un taponamiento a nivel de una coronaria por formación de un coágulo. Incluso, yo tengo un recuerdo de uno de los Tour de Francia donde estuve: en el año 90 se retiró todo el equipo de la PDM (un gran equipo, estaba Raúl Alcalá, Jean Paul van Poppel, toda una cantidad de deportistas famosísimos de aquella época) y todos se fueron retirando porque se les fue la mano en eritropoyetina. En ese momento dijeron que era una intoxicación, pero los que estábamos dentro de la competencia sabíamos que era por el uso de EPO. Muchos ciclistas han tenido muerte súbita por el abuso de esa sustancia. Entre los años 89 y 91 hubo 22 muertes, entre ciclistas holandeses y belgas". ¿Por qué no se podía detectar?"Porque hasta hace muy poco tiempo no había cómo determinar cuál era endógena (del cuerpo) y cuál exógena (inyectada)". El ciclismo es quizá el deporte más exigente del mundo. Correr un Tour de Francia es extremo. ¿Se puede correr, y ganar, sin dopaje?"Ahora que lo están regulando, sí. Porque es que el Tour de Francia era inhumano. Se tenían etapas de más de 300 kilómetros. Era muy duro. Ahora que hay regulación, determinada cantidad de kilómetros por etapas, etapas de montaña reguladas, sí. Pero anteriormente era una locura. Yo participé en siete Tour de Francia, siete Giros de Italia y siete Vuelta a España y era una cuestión inhumana. Nosotros estábamos en desventaja, sin embargo yo era de los más satisfechos en el sentido de que podía darme el lujo de terminar con todos mis ciclistas, todo el equipo completo. Obviamente no ganábamos, pero igual terminábamos con esas etapas tan duras". ¿Cómo debe ser el manejo médico de los ciclistas en un Tour de Francia?"Mucha recuperación. Recuperación de inmediato. Ellos se están bajando de la bicicleta e inmediatamente se les está dando recuperación energética. Recuperación desde que se bajan hasta el otro día que arranca la otra etapa. Solo así se puede tener reservas para cada día. La alimentación debe proporcionar entre ocho mil y diez mil calorías diarias". ¿Cuál es su opinión del caso Lance Armstrong?"Yo pienso que eso se tenía que venir. Lo esperaba mucho antes, que hubiera alguien que rompiera esa cantidad de encubrimientos que ha tenido a nivel mundial el ciclismo por parte de la misma UCI (Unión Ciclista Internacional), por parte de los organizadores de las carreras. Porque no era un secreto. Los que estuvimos al interior de estas competencias sabíamos que se utilizaban muchas cosas. Y no solo Armstrong. De ahí para atrás los que ganaron un Tour de Francia, todos eran con ayudas. Sería injusto solo quitarle los títulos a Armstrong. Induraín, Pedro 'Perico' Delgado, todos ellos tuvieron un andamiaje de asesoría desde el punto de vista farmacológico para poder obtener un mejor rendimiento". ¿Cómo va a influir el escándalo en el ciclismo?"Va a influir para bien. Es posible que se regulen las cargas de las etapas. Es lo que se está tratando de hacer para que sea algo más humano y que no haya necesidad de tener que estar usando cualquier cantidad de ayudas. Igual, nunca se va a dejar de buscar diferentes formas para tener superioridad frente a los demás".“Se te meten hasta en la vida privada”Santiago Botero asegura que el ciclismo es el deporte más controlado del mundo y eso está generando un cambio. Testimonio.“Yo creo que ya el ciclismo va por buen camino, va por un cambio que se ha dado en Europa. Soy consciente de eso porque he estado allá y he estado hablando con ciclistas reconocidos y todos hablan de lo mismo, de un cambio que se está dando". "Es que no hay deporte que controlen más que el ciclismo. La gente no sabe eso. La cantidad de pruebas antidopaje es impresionante. Hay controles domiciliarios sorpresa. Llegan a tu casa a hacerte exámenes. Podés estar con tu familia en un restaurante, así no estés en competencia, y te pueden llamar para que presentés pruebas. Además, uno tiene que reportarse mañana y tarde. Decir dónde va a estar. Y si hacés un cambio en tu plan, también tenés que llamar a advertir". "A veces, cuando estaba en vacaciones en Colombia y me iba para una finca cerca a Medellín, me llamaban a mitad de camino. Me tocaba parar en la carretera y esperar que llegaran para que me hicieran los controles. O si ellos decían no, tenés que estar en tu casa porque esa fue la dirección que usted dio, me tocaba devolverme casi que corriendo. Si faltás tres veces a uno de esos controles, te sancionan. Entonces no se puede incumplir"."Y está el Pasaporte Biológico, también. En ese documento están todos los resultados de los exámenes que te han hecho para medir tus evoluciones. En realidad conocen tu perfil hormonal mejor que tu médico de toda la vida. Conocen cuándo hay variaciones o no"."Entonces es imposible más control. El ciclismo es el deporte más controlado del planeta. Si la gente supiera todo lo que se hace, se asusta. Este es un deporte en donde se te meten hasta en la vida privada. Por eso otros deportes no han aceptado la injerencia de otras organizaciones en el control al dopaje". ¿Cómo va a afectar el caso de Armstrong al Tour? "Pues va a haber mucha bulla, se irán dos o tres empresas, pero los patrocinadores que han estado metidos en el mundo del ciclismo desde siempre saben que se está cambiando, que el deporte está cambiando. Esos que han estado siempre van a seguir". "Y lo que ha pasado con Armstrong es una exageración. En lo personal, en mi época, él era el más fuerte, el mejor corredor en todos los aspectos, un líder nato. Qué hizo o no hizo, no sé, pero para mí era el mejor, a pesar de que no era como un Indurain, que era más sencillo. No, Armstrong era más arrasador, si lo molestaban hablaba duro, y esa personalidad a mucha gente no le gustaba. Pero independientemente de eso, era el mejor. El haber superado el cáncer y volver al deporte de alta competencia en el nivel que llegó es de admirar. Es un luchador”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad