Pony Fútbol: el torneo de los pequeños gigantes

default: Pony Fútbol: el torneo de los pequeños gigantes

Este año la competencia llegó a su edición 32. El certamen sigue siendo la vitrina en la que se exhiben las figuras del mañana.

Pony Fútbol: el torneo de los pequeños gigantes

Enero 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
Pony Fútbol: el torneo de los pequeños gigantes

Los niños disputan los partidos con muchísimo coraje,pero son conscientes de que no pueden faltarle al respeto a sus compañeros y a los valores que les han inculcado en sus equipos.

Este año la competencia llegó a su edición 32. El certamen sigue siendo la vitrina en la que se exhiben las figuras del mañana.

Llegan en unos busesitos color verde pálido. Se bajan en orden, uno por uno, pero mientras lo hacen se puede ver que cada chico lleva bien puesto  su uniforme. 

A medida que caminan hacia la cancha Marte Uno del Polideportivo Atanasio Girardot, en Medellín, deben poner mucho cuidado... no vaya a ser que pisen uno de los tantos cables de televisión que se desprenden de grandes camiones o se vayan a perder en la multitud, sí, la multitud.

El certamen, que este año llega a su versión número 32 y que inició el sábado pasado, tiene toda la logística necesaria para hacer que sus más de 800 pequeños participantes se crean el cuento de que ya son grandes.

Porque juegan con 3000 personas en las gradas, gente que no se queda callada y que hace barra todo el tiempo. Tienen a su disposición unos buenos camerinos, hacen la salida al campo acorde a las normas de la Fifa y para terminar de completar, sus partidos son transmitidos por televisión regional y radio. Claro está que, además, al otro día los principales protagonistas salen en primera plana en la sección de deportes de la prensa de la ciudad.

Debido a esa seriedad con la que se lleva a cabo, el Pony Fútbol se ha convertido en el evento principal del fútbol infantil en Colombia. De aquí salen las figuras del mañana.

Óscar Cardona, uno de los organizadores del evento que reune a equipos de todas las regiones de Colombia, dice que en sus 32 años de vida, 154 futbolistas que estuvieron en Pony Fútbol salieron a jugar al balompié del exterior. James Rodríguez, Juan Fernando Quintero y Radamel Falcao García son solamente algunos de los nombres de jugadores que un día empezaron a sentir su  grandeza siendo figuras en la cancha Marte Uno.

“Queremos hacer sentirles que el fútbol es un deporte de grandes para pequeños”, sostuvo Cardona.

Para los técnicos que asisten al Pony Fútbol, la  enseñanza que deja el torneo es que los chicos empiezan a hacer cosas de profesional a temprana edad. Así lo reconoce el técnico colombiano de la Selección de México Juan Carlos Osorio, que el sábado pasado fue a ver jugar a su hijo Juan Sebastián. 

“El hecho de que esta a edad los muchachos sepan lo que es comer en grupo, concentrarse juntos y mantener unos valores para pertenecer a un equipo, es  muy positivo, pero lo importante es que disfruten el momento”, resaltó el reconocido entrenador.

Juan David Pineda, entrenador del equipo Santa Fe de Antioquia, opina que participar en el Pony Fútbol es el primer sueño de los niños que quieren ser como sus grandes ídolos. 

“Todo niño al que le gusta el fútbol sueña con empezar así”, indica. “Es el mejor torneo de menores de toda Colombia porque ellos se acostumbran a ser grandes desde muy chiquitos”.

Al torneo asisten equipos de diferentes lugares de Colombia, pero uno de los que  llama la atención en esta edición es el conjunto de Leticia, Amazonas. 

Bajo la dirección técnica del profesor Gabriel Gil Vahos, estos chicos se montaron en su mayoría por primera vez en un avión y viajaron hacia la Capital de la Montaña a mostrar lo mejor de su fútbol.

“En Leticia es muy difícil que podamos entrenar bien por las condiciones del clima, por eso aprovechamos estas oportunidades para que el deporte de nuestra región crezca”, dijo el estratega.

En su equipo Sub-12 hay niños de diferentes comunidades indígenas, que para ir a un entreno tienen que cruzar el río Amazonas para llegar a Leticia. 

Uno de esos es Charles Canciano, de la comunidad Nazareth. “Para ir a entrenar me tengo que ir en bote durante 3 horas por el río, pero mi sueño es ser como James Rodríguez”, afirma con convicción.

En cada jornada los más de 3000 asistentes a la cancha Marte Uno se deleitan con las buenas jugadas y los espectaculares goles que hacen estos pequeños. 

Con apenas 13 años, Carlos Montiel, del equipo de Nechí, marcó 3 goles en su partido de debut. Uno de esos fue un violento remate de tiro libre. 

Se tiene confianza para hablar con la prensa, y dice con claridad que sueña con jugar como Neymar. “Me parezco en algunas cosas, me gusta entrar a la cancha y hacer sus jugadas. Mi meta es ser profesional”.

Cada jornada transcurre con muchas emociones. Lo cierto es que sin importar qué equipo es campeón, para estos niños solamente el hecho de competir desde ya de esa manera los hace ser unos pequeños gigantes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad