Pinilla, el llamado ‘Messi’ del fútbol de salón

Pinilla, el llamado ‘Messi’ del fútbol de salón

Marzo 27, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa-El Colombiano
Pinilla, el llamado ‘Messi’ del fútbol de salón

Jhon Pinilla, referente de la Selección Colombia de Fútbol de Salón.

El bogotano cuenta su historia; su paso por Italia, donde estuvo cinco años; lo que fue su vida de niño. También como rechazó oferta para jugar fútbol profesional con el Santa Fe por dedicarse al micro.

Le encanta la salsa colombiana; es un hombre de agüeros; se siente un niño cuando va a cine a verse una película de acción; le fascina la televisión cuando está en casa; irradia felicidad, porque está a punto de ser papá y hoy, más que nunca, dice sentirse pleno en la actividad que él mismo bautizó "el deporte de la calle" . Así es, en pocas líneas, John Jairo Pinilla, el mejor jugador del mundo del fútbol de salón, cuyo más reciente campeonato culminó anoche en la capital colombiana.Se sonroja cuando le llaman el ‘Messi’ del futsal y acepta que de chico tuvo que salir de la casa de sus padres por preferir el microfútbol en vez del estudio en el colegio Gimnasio Romano.Y le gusta tanto jugar en el rectángulo de 42 metros por 22 de ancho que este bogotano de 30 años de edad, desistió, en 2002, de jugar en el fútbol profesional con Independiente Santa Fe por vincularse a un equipo venezolano de micro.Once años después de esa decisión no se arrepiente, porque gracias a ello pudo jugar, entre 2003 y 2008, en Italia, donde pulió su técnica y perfeccionó el talento con el que había deslumbrado en los seleccionados capitalinos y el que derrochó durante tres mundiales representando al país.En julio entrante nacerá Valerie, su primogénita, de la que ya se siente pleno.¿Qué tal es el sentimiento de ser una gran estrella de este deporte? "Es una satisfacción personal, porque te demuestra que estás haciendo las cosas bien. Igual, es una responsabilidad, ya que cuando uno entra a jugar toca marcar diferencia" .¿La de Colombia fue su última Copa Mundo? "Seguramente las lesiones me dejarán por fuera del próximo Mundial; sin embargo, seguiré involucrado en este deporte apenas me retire después de jugar unos dos o tres torneos profesionales más en Colombia" .¿Jugó con una molestia? "Hace rato tengo problemas graves en el tobillo izquierdo. Le confieso, jugué el Mundial sin cartílago y eso me impidió tener más velocidad, pero no me guardé nada, hice goles y me sobró compromiso" .Dicen que es agüerista... "Sí, bastante. Por ejemplo, no me gusta poner la plata encima de la cama; soy de los que voy con la misma ropa del primero al último partido de un torneo; y no creo en la sal. Eso se les pegó a muchos de mis compañeros en el equipo" .Y qué tal para la música... "Me gusta la salsa, la escucho antes de cada encuentro de manera suave para relajarme y despejar la mente y llenarme de alegría" .¿Quién cree que será su heredero en la Selección? "Hay muchos jugadores buenos en este grupo, pero tengo claro que el antioqueño Jorge Cuervo y el bogotano Camilo Gómez representan el futuro de este deporte en Colombia".¿Es cierto que usted se volaba de clases para irse a jugar micro? "Sí; descuidé mis estudios y me tuve que ir de la casa, porque preferí el juego. Pero creo que valió la pena, porque fui a Italia y jugué dos finales mundialistas, qué más satisfacción puede existir en algo que uno ama".Es decir, era ‘plaguita’... "Muy plaga en el colegio, era de no ir a estudiar por jugar, pese a que en mi familia exigían mucho en ese aspecto".¿Qué le dejó su paso por Italia? "Cinco años de desarrollo personal, fue difícil vivir solo, pero crecí en todos los aspectos. Mejoré mi forma de jugar, pasé del abuso de la individual a tener claro que primero se debe pensar en el colectivo, cogí mayor dinámica y movilidad, elementos que le traje a la Selección y se propagaron para bien".¿Qué piensa cuando lo reconocen como el ‘Messi’ del fútbol de salón? "Una satisfacción grande, porque se le está dando identidad al microfútbol en Colombia. Hago las cosas bien en lo individual y colectivo, lo demás viene solo y se recibe con profesionalismo".¿Tiene familia? “Sí; vivo con mi esposa, Viviana Mejía, y ahora estamos a punto de ser padres de una bebé que se llamará Valerie".¿Le gusta leer? "Muy poco, me gusta más ver películas y caminar".¿Es de los que cocina? "Muy poco, prefiero comprarla o que la haga mi compañero John Celis, a quien sí le encanta cocinar. Me gusta mucho el ajiaco, pero no lo sé hacer".¿Será técnico? "Seguramente seguiré los pasos de Giovanny Hernández y Viviano Mena, quienes siempre me han respaldado".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad