Paseo del Deportivo Cali en el Pascual Guerrero

default: Paseo del Deportivo Cali en el Pascual Guerrero

El 'verde' de Leonel Álvarez arrolló con un 4-0 al Quindío y saltó al segundo lugar de la tabla. Vladimir Marín tuvo una tarde fantástica al anotar tres goles.

Paseo del Deportivo Cali en el Pascual Guerrero

Abril 15, 2013 - 12:00 a.m. Por:
FRANCISCO HENAO BOLÍVAR- Especial para El País
Paseo del Deportivo Cali en el Pascual Guerrero

Vladimir Marín festeja uno de sus goles en la Liga Postobón I.

El 'verde' de Leonel Álvarez arrolló con un 4-0 al Quindío y saltó al segundo lugar de la tabla. Vladimir Marín tuvo una tarde fantástica al anotar tres goles.

Los fantasmas que merodearon hasta hace unas fechas y que incomodaron la tranquilidad del Deportivo Cali por los malos resultados, el mismo equipo azucarero se encargó de espantarlos con fútbol, goles y triunfos.Ya son tres victorias en línea y eso llena de mucha felicidad a la familia verdiblanca. La cosecha en las últimas salidas es buenísima: diez puntos de los últimos doce disputados, nueve goles anotados en las tres más recientes salidas y un salto enorme al segundo lugar en la tabla que encarrila al equipo hacia zona segura de clasificación.El domingo, ante un Quindío pobre, sin respuesta y merced al arrollador paso de su rival, el Cali no tuvo compasión. Lo liquidó con un contundente 4-0 gracias a un fútbol vertiginoso del medio hacia arriba, pero también a una fantástica tarde de Vladimir Marín, quien se fue de ‘hat trick’.¿Cuánto hacía que un lateral no convertía tres goles en un partido? Hoy deben estar todavía los encargados de las estadísticas buscando el dato exacto.Lo cierto es que Marín comenzó a aclararle el panorama al Deportivo Cali con un zurdazo imparable en el minuto 4. Tres minutos después, como para que no quedaran dudas de que este iba a ser su partido, el mismo lateral se mandó otra joya, esta vez con la fórmula que lo hizo famoso en el fútbol internacional: el tiro libre.Y a los 24, para redondear su inolvidable tarde en el Pascual Guerrero, Marín puso el 3-0 de tiro penal ante un desconcertado Julián Viáfara.El resultado, largo por cierto, era justo por lo que hacía el Cali. No había mucha aduana en la mitad. El equipo tocaba a una o máximo dos intenciones; luego se la tiraba a la izquierda al imparable 'Manga' Escobar y con eso el Quindío temblaba en defensa.Así llegaron los espacios y los goles que festejó ruidosamente una afición que le cumplió la cita al onceno vallecaucano así el rival no fuera de muchos pergaminos.Los cafeteros, aturdidos por la propuesta azucarera, se quedaron con un hombre menos en el cierre del primer tiempo por la expulsión del brasileño Andre Beltrame.En el periodo complementario el local mantuvo el frenético ritmo que nunca pudo controlar el visitante. Así llegó el 4-0 por medio de Carlos Lizarazo a los 65 minutos, gracias a una estupenda definición de zurda desde fuera del área.Pese a la holgada diferencia el Cali no se durmió y fue por más. Pero hubo ansiedad en el momento de definir porque 'Manga' y el chileno Droguett perdieron opciones clarísimas.El 4-0 se mantuvo hasta el pitazo final. El local no pudo cerrar con más anotaciones su extraordinaria tarde, en tanto que al visitante no le alcanzaron algunos tímidos intentos que hizo por llegar al descuento.La victoria ratifica la enorme recuperación del Cali tanto en lo futbolístico como en la parte de resultados. Atrás quedaron los fantasmas que llenaron de preocupación al equipo. Hoy la cosa es muy diferente. Por lo menos eso es lo que permite el ser segundo en la tabla.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad