Pambelé nos puso a madrugar

Octubre 27, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa - El Colombiano
Pambelé nos puso a madrugar

Antonio Cervantes 'Kid' Pambelé.

Crónica de cómo vivió la prensa colombiana el primer título mundial de boxeo logrado por un colombiano: Antonio Cervantes 'Kid' Pambelé.

A Peppermint lo levantaba el juez, le limpiaba los guantes, le hacía un conteo eterno. Eso dicen los que vieron al palenquero de récord mediocre convertirse en campeón mundial. A punta de radio, con un vetusto "par telefónico" para la larga distancia vía Telecom. Nada de televisión, solo a los tres días. Así Antonio Cervantes , Kid Pambelé, fue campeón del mundo, y cambió la forma de ver el deporte de todo un país. En la noche en la que Alfonso Frazer fue a la lona después de diez asaltos, sólo un puñado de colombianos estaba en el Coliseo Gimnasio Nuevo de Ciudad de Panamá. Un par de emisoras de radio, varios escritores de revistas, sin cámaras de televisión. Ese fue el comienzo de una era gloriosa, que hoy, con diferentes protagonistas y medios, todavía hace trasnochar a los aficionados del deporte. Los recuerdos son frescos, aunque algunos se contradicen. A la capital panameña llegaron los periodistas Fabio Poveda Márquez, Melanio Porto Ariza, Napoleón Perea, Marcos Pérez Caicedo (fallecidos), Edwin Tuirán (Radio Súper), Antonio Andraus (El Espectador) y Édgar Perea (Todelar). "Y uno que otro colombiano mezclado en la tribuna. Pero realmente éramos visitantes", recuerda Andraus, quien suma a Juan Gossaín quien trabajaba para Cromos. De aquella noche, Tuirán recuerda que "tenía 17 años y viví una de las noches con más emoción de mi vida. Fui a narrar para Radio Súper, pero me tocó hacer el unilateral para Fernando González Pacheco y Carmelo Hernández, que estaban en Bogotá", recuerda Tuirán, quien confirma que no hubo televisión. Pocos apostaban por un hombre con nueve derrotas y una vida de malos amigos. La pelea fue histórica. Un Pambelé contragolpeador, que en el décimo asalto mandó tres veces a su rival a la lona, mientras el juez trataba de ayudar al canalero. El nocaut técnico llegó, y la alegría colombiana. "Una emoción de esas no la volví a sentir en la vida", explicó Andraus Burgos, quien fue con El Espectador. Solo al saber de la victoria del palenquero, Mike Schmulson contactó al empresario panameño Carlos Eleta , le compró los derechos por mil dólares, gracias al respaldo del presidente de la República Misael Pastrana , y con el hijo menor -Andrés- trasmitieron tres días después. "Ahí mostramos la pelea, un martes 31, por la única cadena. Después vinieron muchas más. Hasta 15 grandes peleas le llevamos al país", sostiene el lituano hecho barranquillero, hoy de 80 años. La retransmisión del primer título colombiano fue el comienzo de un fenómeno que hoy no muere. "Pambelé fue el primero que nos puso a madrugar. Una vez nos hizo levantar a las 4:00 a.m. cuando noqueó a Shinichi Kadota en Tokio. Fue una de esas transmisiones que todos recordamos", anota Andraus. De ahí vinieron cientos de madrugones. En los ochenta con ‘Lucho’ Herrera, que hizo popular los radios escondidos en colegios; o los trasnochones de series mundiales de Édgar Rentería , o las mañanas de Juan Pablo Montoya y sus grandes premios al otro lado del mundo. "El boxeo cambió desde ese momento, sus mejores años fueron en los 70 y 80. Luego el negocio se fue para Las Vegas, para los canales privados y el Pay Per View en el mundo, y no volvió a ser lo mismo", sostiene Don Mike, un hombre que todavía llega a la medianoche con las Grandes Ligas. Hoy, la televisión satelital, el streaming en internet y hasta los canales que pueden llegar a un teléfono inteligente traen desde un partido de fútbol en China hasta una pelea por título mundial en Tanzania. Pero Pambelé y su jab que parecía un recto fueron los primeros en poner a madrugar a un país.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad