Óscar Figueroa recibido como héroe olímpico

default: Óscar Figueroa recibido como héroe olímpico

El pesista llegó a territorio vallecaucano, luego de su triunfo olímpico en Londres, donde alcanzó la presea de plata en levantamiento de pesas.

Óscar Figueroa recibido como héroe olímpico

Agosto 03, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Diana Carolina Hernández- Elpais.com.co

El pesista llegó a territorio vallecaucano, luego de su triunfo olímpico en Londres, donde alcanzó la presea de plata en levantamiento de pesas.

Un grande se aproximaba a Cali. El muelle nacional del aeropuerto Alfonso Bonilla Arango estaba colmado de seguidores que esperaban al campeón, al héroe olímpico, Óscar Figueroa. Su madre y su hermano eran trasladados de un lado a otro para poder tener un encuentro intimo con el deportista, antes de que éste, fuera abordado por periodistas y seguidores. A las 6: 25 de la tarde del viernes, el gran momento llegó. El hijo adoptivo del Valle regresaba a casa, esta vez bañado en plata, luego de la gloria olímpica en Londres. Un gran abrazo, lágrimas de alegría y una enorme beso fue lo que recibió Óscar de su madre, doña Hermelinda Mosquera, quien afirma que se sintió “la más madre más feliz y orgullosa del mundo”, luego de tener entre sus brazos a su hijo adorado. “Fue un momento muy emocionante, lo abracé, lloré. De verdad que es un orgullo tener un hijo como Óscar”, menciona la madre de Figueroa.“Campeón, Óscar Campeón” y “te queremos, Óscar te queremos”, eran los cánticos con los que los caleños recibieron al deportista. Mientras que Figueroa, aturdido entre tanta gente, intentaba saludar y brindarle una sonrisa a quienes había ido a verlo. Un carro de bomberos con su imagen, un bus con un enorme cartel de felicitaciones y una caravana de de carros acompañó al campeón hasta la Gobernación del Valle del Cauca, para hacer la presentación formal del héroe olímpico que llegaba a casa. Ya en el centro de Cali, Figueroa tuvo la oportunidad de contarle a los caleños cómo vivió el momento de gloria luego de alzar los 177 kilogramos en la modalidad envión, que lo inscribió en el libro olímpico. “Es indescriptible la emoción, aunque creo que sufre más el espectador que el deportista. En ese momento se me vinieron muchas imágenes a mi mente, pensaba en como se sentía mi madre, Colombia, mi entrenador Jaime Manjarrés, fue una gran alegría”, aseguró el medallista olímpico.Para Figueroa, “la calidad humana, la conciencia, el equipo de trabajo y el compromiso total”, fueron los ítems que le permitieron prepararse para conseguir el logro olímpico.Ahora a Figueroa, tan sólo le queda descansar y empezar hacer realidad los grandes proyectos que tiene para el levantamiento de las pesas en la capital vallecaucana, los cuales presentará al Concejo de Cali para que éste le ayude en la realización de los mismos. Óscar, un pequeño hombre en estatura, pero grande en logros, quiere “vivir y disfrutar” su triunfo olímpico, el cual no sólo hizo feliz al Valle del Cauca, sino a la patria que se viste de amarillo, azul y rojo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad