“No queremos 60, sino 500 mil socios”: Oreste Sangiovanni, presidente América de Cali

Abril 06, 2013 - 12:00 a.m. Por:
César Polanía - Editor de Afición El País

El directivo afirma que el equipo debe someterse a un proceso más profundo de democratización. Acepta que hubo “charlas” con la empresa del magnate mexicano Carlos Slim para una alianza económica. Adidas también tocó la puerta.

Paso a paso, América de Cali comienza a dejar atrás el infierno en que vivió durante 16 años por estar reseñado en la Lista Clinton. Tras varios días después de recibir por parte del Gobierno de Estados Unidos la certificación que lo desbloqueó comercialmente, hay luces que avizoran un futuro mejor para los ‘diablos rojos’. En diálogo con El País, el presidente del América, Oreste Sangiovanni, admitió que ha habido acercamientos con el Grupo Slim (del empresario y filántropo mexicano Carlos Slim) y con la firma alemana Adidas.Además, es un hecho que el equipo será sometido a un proceso de democratización más profundo, que le permita tener “no solo 60, sino 500 mil socios”, al decir de Sangiovanni.Terminada la euforia que produjo la noticia, la máxima cabeza directiva del conjunto escarlata contó detalles del proceso que sacó del infierno a los diablos y lo que viene para el América, que todavía tiene una asignatura pendiente: regresar al fútbol de primera división. ¿Qué esperar en el futuro inmediato? "La salida de la Lista Clinton es apenas un primer paso. Hay que recordar que estamos en la llamada ‘ley de quiebras’ y el paso que sigue es con los acreedores, es decir, asumir los acuerdos hechos con ellos. En ese orden de ideas, hay que buscar recursos con destino a la deuda y la operación del equipo. Tenemos claro, al menos, que con lo que produce el equipo, podemos sufragar la operación, pero para el pago de la deuda hay que conseguir el dinero, ya sea con venta de jugadores, con venta de la camiseta, patrocinios, capitalización de los socios, crédito ordinario o extraordinario, o sacando a venta pública las acciones. Esto es, grosso modo, lo que debe anteceder a otro objetivo, que es el ascenso a la primera división del fútbol colombiano". ¿A la fecha, cuál es la deuda del América con sus acreedores? "Son aproximadamente 22 mil millones de pesos. En el momento en que se haga concreto el tema Dian (impuestos), que es el que falta, porque probablemente haya algunas amnistías con la reforma tributaria, sabremos exactamente la cifra". ¿Es cierto o no que el Grupo Slim quiere comprar al América o al menos hacer algún tipo de negociación? "Cualquier empresa del mundo quisiera ser un subproducto comercial del Grupo Slim. Nosotros intentaremos acercarnos a cualquier grupo empresarial para que sea patrocinador de la camiseta del América o un aliado estratégico. El tema del Grupo Slim se ha ventilado y no ha pasado de ser una charla, pero en cualquier momento puede tener un tono real". ¿Pero usted tuvo en México algún contacto formal con el Grupo Slim? "La verdad, quisiera guardar reserva hasta que el tema del América esté dilucidado en lo que es el patrocinio o las alianzas estratégicas". ¿O sea que sí es cierto que estuvo en México adelantando esa gestión? "A ver, por mi trabajo, a mí me toca moverme por todo el mundo y digamos que las gestiones con el Grupo Slim no necesariamente se hacen en México. El Grupo Slim tiene presidencia en Bogotá". ¿Y el viaje que hizo el técnico Diego Umaña a México fue algo personal o tiene que ver también con el equipo? "Según entiendo, México es de los países más turísticos de América y si se fijan bien, Diego Umaña llegó bastante bronceado. Ese hombre estaba era amando la vida en México. No tiene que ver nada con jugadores ni con negocios del América". Es entendible su prudencia al respeto, ¿pero desde que se supo que la salida del América de la Lista Clinton era inminente, cuántas empresas han tocado la puerta del equipo para aliarse de alguna manera? "Son varias empresas las que han tocado la puerta para ser patrocinadoras, para producir los uniformes y la ropa de entrenamiento y presentación del América. Esta es una marca muy representativa. Empezaremos esta semana a evaluar los ofrecimientos de Adidas, Kelme, en fin, firmas que nos han contactado. Ahora, queremos ser muy respetuosos con FSS, que es la marca que estuvo con el América cuando nadie podía, y queremos respetar su contrato al cien por ciento". Pero la de Adidas debe ser una muy buena oferta... "Sí, la gente de Adidas habló con nosotros. Coincidencialmente mi sobrino trabaja en Adidas y fue él quien me llamó hace un mes y, bueno, pues vamos a evaluar esa posibilidad". Las cabezas visibles del grupo accionista del América son los Sangiovanni, los Orozco y los Navia. ¿Qué podemos decirle a la opinión sobre los otros accionistas? ¿Quiénes son? ¿Cómo garantizan que no son testaferros de personas con negocios ilícitos? "Pensar en contrario es estúpido. Y aprovecho para manifestar lo siguiente: yo espero que la gente de los medios, que son personas con experticia, con capacidad de raciocinio y conocimiento, le pongan coto al tema. Cuando una persona jurídica es excluida de la Lista Clinton, eso significa que no tienen la más mínima tacha moral, ni en el origen de sus dineros, ni en su vida cotidiana o en su pasado histórico. ¿Por qué razón? Porque entre otras cosas, este proceso de exclusión fue en comunión con Coldeportes y la Superintendencia de Sociedades, y hubo una revisión minuciosa de la Unidad de Lavado de Activos. En síntesis, es imposible que en este momento en el América exista un solo socio que haya adquirido su acción con dineros ilícitos. No hay la más mínima duda de que ninguno de los accionistas del América tiene hoy problemas con la justicia". ¿Qué pasaba, entonces, hasta este miércoles 3 de abril, que el Gobierno se negaba a sacar al América de la Lista Clinton? ¿Qué nombres o personas impedían la exclusión durante 16 años? "Este proceso de exclusión de la Lista Clinton yo lo defino como una carrera de posta. Como una carrera 4X100, donde los primeros cien metros los hicieron el alcalde Jorge Iván Ospina y su grupo en su momento. Ellos le pasaron la posta de la Lista Clinton al grupo de Carlos H. Andrade (anterior presidente), donde estaba Édgar Navia. Este grupo le entrega la posta al grupo de Sangiovanni y sus compañeros, donde también está Édgar Navia. El momento clave es desde que nace la sociedad anónima y la meta era clara, la exclusión de la Lista Clinton. Faltaban los últimos cien metros de la posta, donde entró el abogado Luis Valero, a quien le encargamos esa misión de terminar la carrera. No hay que olvidar que en la reestructuración del América había 2500 accionistas y hoy son 60, los cuales debieron, por medio de la Ley del Deporte, someterse a un proceso de investigación sobre su buen nombre y sus recursos". ¿Por qué, justamente ahora que el América fue excluido de la Lista, el señor Édgar Navia, sobre el cual ha habido cuestionamientos, se retira como asesor del equipo? "Édgar Navia es hincha del América y abogado. Trabaja para Café Águila Roja (empresa de los Sangiovanni) y representa desde mi retiro de la primera presidencia, después del 92, las acciones mías y de Pepino (padre de Oreste) en el América. ¿Por qué Édgar Navia presenta ahora su renuncia como coordinador administrativo? Si se fijan y revisan en el América, hay un contrato de servicios suyo que terminó en marzo. Y puedo exhibir el contrato. Édgar Navia está muy cansado y su propósito era trabajar en el acuerdo con los acreedores, que ya está listo, esa es su experticia. Édgar Navia continuará como asistente de la Presidencia, de la junta, y no descartemos que siga siendo coordinador administrativo y que hagamos un empalme eficiente con Antonio José Uribe, porque en el América todavía hay documentos con contaminación jurídica. Una cosa es el Quindío quebrado, perdón por el ejemplo, y otra muy distinta es el América en esa situación". También se dice que su misión era dejar al equipo por fuera de la Lista Clinton y luego renunciaría. ¿Es eso cierto? "No es cierto. Oreste Sangiovanni es hoy una coincidencia en la Presidencia del América. Mi intención, cuando se hizo la sociedad anónima en el 2011, no era estar en este cargo. Se dio, me lo pidieron y les dije que estaría aquí un rato. Lo he dicho claramente a los miembros del equipo: si no disponen otra cosa, el 31 de diciembre entrego el cargo a quien llegue. Y espero que para ese día, América haya logrado su regreso a la A. Que me toque irme antes o después por presiones en esa decisión, no lo sabe nadie. ¿Qué tal que grupos internacionales o nacionales quieran estar aquí, que quieran hacer parte del músculo financiero y me pidan que siga o que me vaya? Son suposiciones". Con base en eso que acaba de decir, ¿América está a la venta? "América es una empresa ‘sui generis’, muy particular. América no se puede poner en venta, al equipo hay que democratizarlo, parte de la composición accionaria hay que abrirla al público, porque es la única manera de que se mantenga y se desarrolle ese sentido de pertenencia del hincha. No queremos 60, sino 500 mil socios. Vamos a democratizar al América, eso está absolutamente claro". Pero está claro que América no puede caer de nuevo en la Lista Clinton. ¿Cómo garantizar un filtro confiable en la democratización del equipo para evitar que vuelvan a ingresar dineros del narcotráfico? "América elevó a estatutos el convenio con la Ofac (Oficina de Control de Activos de Extranjeros de Estados Unidos). Esto ya no es responsabilidad de los cinco, seis o diez miembros de junta si llega un nuevo socio. En adelante, antes de ingresar un solo peso al América, un fiscal de cumplimiento lo revisará. Y no es porque nosotros lo pidamos. Así lo harán de manera automática la Ofac, Coldeportes y la Superintendencia de Sociedades. Es un proceso limpio".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad