"No hay derecho a que se toque a una mujer", dijo 'Bolillo' Gómez entre lágrimas

Diciembre 16, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa

Hernán Darío Gómez, extécnico de la selección Colombia y en la actualidad el timonel de la selección Pamaná.

En entrevista concedida a Noticias Caracol, Hernán Darío Gómez aseguró no conocer a la mujer con la que estaba acompañado y afirmó que no hubo lesiones físicas.

El ex técnico de la Selección Colombia Hernán Darío ‘Bolillo’ Gómez atribuyó a su comportamiento la noche del sábado 6 de agosto de 2011, cuando golpeó a una mujer en las afueras de un establecimiento público en Bogotá, a una descompensación emocional mezclada con alcohol.En entrevista concedida ayer al Canal Caracol, Gómez lloró y confesó que consume medicamentos para controlar la paranoia que le produjo su trabajo como técnico de la Selección de Ecuador en 2001, cuando fue herido de bala en la pierna derecha y sufrió fractura de tabique nasal durante una agresión en Guayaquil.“No hay derecho a que se maltrate a una mujer, hay que respetarlas, amarlas, son una gran compañía para el hombre. Ahora me siento solo, mi pareja está haciendo un esfuerzo. Por eso cada día hay que valorarlas más. La mujer no se toca”, dijo.Gómez se mostró arrepentido. “Quisiera volver a nacer; a mi me pasó por inconsciente. Yo le pedía a Dios: llevame ya, yo no aguanto más y quiero que el país me conozca. No sé manejar esta situación y no ha habido Navidad en mi casa”.El técnico de fútbol ofreció perdón públicamente a la mujer que agredió, cuyo nombre no reveló: “No sé cómo es su vida. Sé que no es una mala persona”.Para ‘Bolillo’, en esa noche no tuvo “fortuna”. Explicó que no es una persona que acostumbra a visitar lugares públicos solo ni a estar con otras mujeres distintas a su pareja actual. “No soy una persona que salga a tomar trago, todo por ser un personaje público”.“Tomé pastillas para la presión y para el corazón y esa combinación no fue buena. Tomé mucho y me perdí por momentos, no me acuerdo qué hice, cómo actué, si era hombre o mujer, no me acuerdo de nada”. Esa noche Gómez consumió vino y aguardiente en un establecimiento de salsa en Bogotá.“No debía estar allá, no sé si me dejé llevar, me fui para un lugar que no conocía a oír salsa que me gusta”.Gómez aseguró que “no estoy pidiendo puesto en la Selección”, que “si hubiera sido consciente no había golpeado a la mujer y no sé cuánto me va a durar la pena y el dolor”. Sobre la posibilidad de que llegue un técnico extranjero a la Selección Colombia, dijo: “Yo fui extranjero en Ecuador y Guatemala y no es una idea descabellada”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad