"No descarto volver al fútbol colombiano": Mauricio Molina

Diciembre 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El volante colombiano Mauricio Molina suma tres títulos en el fútbol coreano.

El volante colombiano lleva seis años en el fútbol coreano y cree que es el momento de retornar al balompié colombiano.

Mauricio Molina es de los pocos jugadores que empaca maletas sin ningún problema, siempre y cuando haya de por medio una oferta atractiva en lo económico, un proyecto serio en lo futbolístico y una posibilidades claras de educación y de proyección para sus hijos.

Por eso no tuvo reparos en jugar en Emiratos Árabes casi dos años, en pasar por la poco conocida liga de Serbia en el 2007 y en aterrizar en China hace ya seis años, sin contar con su experiencia por el fútbol de Paraguay y de Argentina.

Luego de muchos años en el exterior, Molina cree que es el momento de regresar a Colombia, así su familia, especialmente sus dos hijos, se sientan a gusto en Seúl.

El volante paisa, que hace poco quedó campeón de la FC Cup de Corea, dice que está abierto a cualquier posibilidad, reconociendo eso sí que debe ajustarse al tema económico en Colombia.

Hasta el momento he ganado tres; en el 2010 con el Seongnam que fue el primer equipo con el que jugué acá; en el 2012 con mi actual equipo, el FC Seul, logramos la K-League y este año alcanzamos la FC Cup qie da cupo para la Champions de la AFC del próximo año.

Me adapté muy rápido y eso fue clave; pero lo principal es que es un país desarrollado, estructurado, que ofrece tranquilidad y seguridad para vivir; eso ha hecho que tanto mi familia como yo nos adaptemos fácil. Nos gusta el día a día en Seúl. Eso ayudó en lo deportivo; ver a mi familia y a mis hijos contentos hace que en lo futbolístico me vaya bien.

Yo llegué a Santos en 2008 y a mitad de ese año me llegó la primera propuesta para venir acá. La rechacé porque no quería moverme más ya que había estado en Serbia, Paraguay y Argentina, moviéndome cada seis meses. Pero en el 2009 volvió otra vez el Seongnam, me hizo una mejor propuesta y ahí tomamos la decisión de venir. 

Para ellos fue normal porque mi hija llegó de un año a Corea y mi hijo de cuatro, entonces ellos han vivido su niñez acá, han crecido con amigos coreanos, estudian en un colegio internacional donde más niños extranjeros; mis hijos han estado rodeados de niños coreanos y por eso su vida está acá. Cuando les hablo de que nos tenemos que mudar a otro país, se ponen tristes porque sienten que Corea es su casa.

Acá hay tantas cosas para visitar que no tenemos un sitio especial. En Corea es impresionante la parte de culinaria, hay muchísimos restaurantes de muchas partes del mundo, hasta argentinos y brasileros. Siempre salimos a cenar con amigos, y hay otros sitios que hemos conocidos en estos seis años por acá.

Cuando decidí venir no pensé que me fuera a quedar tanto tiempo; pero a medida que fueron pasando los años y al adaptarme al fútbol coreano, tomé la decisión de hacer una carrera larga acá. He tenido ofertas de otros países asiáticos, pero decidí quedarme en Corea para estabilizarme.

Claro que lo recuerdo. El día que debutó entró por mi y eso no se olvida porque era un chico que todo el mundo en Brasil esperaba que fuera la figura que es hoy día.

Sí, compartimos un año, desde que lo subieron a la profesional del Santos. Fue una relación muy buena, Neymar era un chico muy humilde y buena gente. A pesar de todo el carisma y lo que movía siempre se mantenía muy tranquilo.

Yo termino contrato en diciembre y creo que mi ciclo en Corea termina acá. Esperaré a ver qué opciones aparecen.

Me gustaría terminar en el Medellín, pero los futbolistas no tenemos nada seguro; si no llega una oferta del Medellín, debo estar abierto a cualquier otro proyecto. No le digo no a nada ni descarto cualquier opción y menos la de regresar a Colombia.

Sí, claro; sé que eso es así, que en el momento de volver, hay que adaptarse al mercado y eso normal, hay que ajustarse a lo que se maneja en Colombia en ese aspecto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad