"No cuesta nada soñar", el emotivo artículo del Cannondale, el equipo de Rigoberto Urán

Julio 24, 2017 - 08:54 p.m. Por:
Elpais.com.co
Rigoberto Urán

El ciclista colombiano Rigoberto Urán fue la gran estrella del Cannondale en el Tour de Francia.

Tomada del Cannondale Team

Un emotivo artículo por todo lo vivido y alcanzado en el Tour de Francia escribió Matthew Beaudin, el Jefe de Comunicaciones del Cannondale, el equipo del pedalista colombiano Rigoberto Urán.

Beaudin revive de manera única lo que vivió en varias etapas, pero especialmente en esa contrarreloj de Marsella, penúltima etapa, en la que en 30 minutos de pedalazos el equipo se jugaba un puesto importante en el podio con Urán.

"Las manos del oficial registraron cuatro, tres, dos, un dedo, y se había ido un año de preparación y trabajo ahora comprimido en 30 minutos en bicicleta, solo en su casco pero frente a todos", escribió Beaudin.

"Todas aquellas botellas hechas por la mañana eran transportadas hacia arriba y hacia abajo, todos los tubulares pegados y re-encolados, todas las cosas que podrían destilarse de otra manera ahora. Por lo general, en una carrera de bicicletas, hay algo que hacer. Pero el sábado en el estadio de Marsella no hubo una sola cosa qué hacer, sino esperar. Espera, esperanza y sueña. Incluso si no eres un soñador", escribió.

Y más adelante recuerda que "antes de que comenzara el Tour, Alberto Bettiol - uno de los pedalistas del equipo - dijo que el Cannondale-Drapac quería ganar una etapa. "No cuesta nada soñar", dijo. "Así que vamos a soñar."

Beaudin recordó lo sucedido en la novena etapa que fue ganada por el colombiano Rigoberto Urán, a la postre el único triunfo de la Cannondale este año en el giro francés.

"En el Grand Colombier - una de las montañas más temidas del Tour -, Rigoberto me miró 30 metros antes de la cima y asintió con la cabeza y se acercó a mí y tomó el bidon de mi mano suavemente. Suavidad poco común en el borde desigual", escribió.

"Unas pocas horas después, un equipo grande, y una fotografía más tarde. Ganó la etapa y tomó unos segundos de bonificación. De acuerdo. De acuerdo. La puerta de la esperanza se abrió y el triángulo de luz que brillaba creció día a día hasta que la habitación estaba iluminada y estábamos de pie en la cima del Izoard, en medio de muchos aficionados,", dijo Beaudin, quien al final dice que "hay que soñar".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad