Nelson Ramos, el amuleto de la buena suerte de Millonarios

Diciembre 13, 2012 - 12:00 a.m. Por:
ERICK NIEVES - Colprensa
Nelson Ramos, el amuleto de la buena suerte de Millonarios

Nelson Ramos, arquero caucano de Los Millonarios.

A finales de septiembre de 2012, Ramos sufrió una rotura del talón de Aquiles de su pierna izquierda.

Asistir a una práctica de Millos por estos días es algo especial, no solo por el ambiente de alegría y esperanza que se respira, sino por la presencia del portero Nelson Ramos, quien adelanta su recuperación tras sufrir la ruptura de su tendón de Aquiles. “Corre Nelson, vamos aprieta, tu puedes”, son los gritos que en medio de la concentración ‘embajadora’ se escuchan a lo lejos. Es Sandra, la encargada de supervisar su terapia de recuperación, y en general de todos los muchachos. Con esa motivación y el anhelo de muy pronto regresar, Nelson cumple a cabalidad cada una de las indicaciones de la doctora. Realiza ejercicios de estiramiento, flexibilidad y fuerza. Y eso que apenas pasaron dos meses desde que fue operado. “La doctora me dice que tengo mucha fuerza, porque pocos pueden caminar a esta altura de la recuperación...Estamos en un 60 por ciento del proceso, por lo que creo en enero ya estaré de vuelta”, cuenta el payanés, de 1.88 metros de estatura. En medio de lo bueno que es volver a pisar el campo de prácticas, algo le crea una sensación de amargura a Ramos. Y es no poder estar en este momento tan trascendental en la historia azul. “No ha sido fácil ver el equipo desde afuera. Me gustaría estar en este momento, pero me siento tranquilo porque aporté mi granito de arena en este buen momento…”, señala el arquero de 31 años. Aún así, siente una inmensa felicidad porque se están recogiendo los frutos de un trabajo que e inició hace año y medio. “Desde 2011, cuando llegué a Millos, se viene construyendo esto. En ese año obtuvimos un título y llegamos a las finales. Ahora se ven los resultados de ese proceso”. Es por eso que este ‘ángel guardián’ cree que el título sería una gran recompensa para el grupo y para la gente. “Esa estrella es para los hinchas y para el club, por eso está en nuestras manos hacer historia, algún día nos iremos y podremos decir que dejamos huella”. Nelson confía en seguir siendo el amuleto de la buena suerte de Millos, por eso asistirá como un hincha más al estadio el domingo, soñando con ser campeón y con dar la vuelta olímpica, así sea caminando (aún no puede correr). CERCA DE SER PAPÁ Estos dos meses fuera de las canchas no han sido del todo malos para Nelson, quien ha aprovechado cada instante para disfrutar el embarazo de su esposa, Anamilé González. “Estamos a tres meses de tener a nuestro hijo, que será niño. Se llamará Elián, que significa rey de la luz”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad