Muchos los que se rajaron y pocos los que aprobaron en la Copa América

Julio 05, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Francisco Henao Bolívar- Enviado Especial a Chile

La Copa América que terminó catapultó a unos y enterró a otros. Balance.

La Copa América bajó el telón este sábado en Santiago con el último partido jugado entre Chile y Argentina, equipos que a la postre se convirtieron en los mejores de un torneo que les pasó factura a otros oncenos y a muchas estrellas.

A la hora del balance final son muy poquitos los que se salvan del desastre y sí muchos los que se fueron por la puerta de atrás, con una enorme deuda por no haber ratificado laureles en las canchas chilenas.

Eso, de cara a las eliminatorias, da un parte positivo con muy buenos augurios para algunos de los que jugaron en Chile, mientras que a otros les deja una enorme preocupación por la pobreza exhibida en casi tres semanas de fútbol.

El País presenta lo que considera fue lo bueno y lo malo del torneo, además de las consagraciones y frustraciones.

LAS FIGURAS

 

[[nid:439901;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/07/foto_home_lionel_messi.jpg;full;{AFP - El País}]]

Lionel Messi respondió a la inmensa expectativa que se había creado en torno suyo, mucho más después de ganar el triplete con el Barcelona.

El argentino fue figurón. Condujo con sapiencia a su equipo hasta llevarlo a la final y con su fútbol avasallante, claro, dinámico y talentoso sometió a sus marcadores y a los conjuntos rivales.

Jorge Valpia no estaba llamado a brillar en Chile, pero sobresalió de gran manera dándole a su Selección un toque de talento en el mediocampo.

Hubo otros destacados en Copa pero en menor escala como Javier Mascherano (Argentina), Eduardo Vargas (Chile) y Paolo Guerrero (Perú).

LOS MEJORES EQUIPOS

[[nid:440378;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/07/home_9.jpg;full;{AFP - El País}]]

Fueron los dos finalistas, Chile y Argentina. Por fútbol, por campañas, por propuestas ofensivas y por la categoría de los jugadores que tuvieron en la cancha, australes y gauchos se llevaron los aplausos.

Los chilenos, campeones, fueron protagonistas y encima tuvieron el apoyo masivo e incondicional de su hinchada, en tanto que los argentinos jugaron a placer en las canchas australes, poniendo condiciones en casi todos los partidos que afrontaron.

LOS ARGENTINOS, TÉCNICOS DE MODA

[[nid:434969;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/06/home-ricardo-gareca.jpg;full;{AFP- El País.com.co}]]

Cuatro entrenadores de esa nacionalidad llegaron a las instancias decisivas del torneo: Ricardo Gareca (Perú) y Ramón Díaz (Paraguay), que jugaron el viernes por el tercer y cuarto lugar.

Y ayer se enfrentaron por el título otros dos gauchos: Jorge Sampaoli (Chile) y Gerardo Martino. Ellos, con su estilo, se pusieron de moda.

Esta vez no hubo técnicos colombianos como sí los hubo en la Copa anterior. Tampoco se destacó el uruguayo Óscar Tabárez, que hace cuatro años fue campeón. Y Dunga, de Brasil, se fue en medio de muchas dudas.

LOS QUE FRACASARON

[[nid:315565;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2014/06/figuras.jpg;full;{Elpais.com.co | AFP}]]

Neymar, James Rodríguez y Cavani estaban llamados a ser grandes figuras de la Copa por los cercanos antecedentes con los que llegaron a Chile.

El brasileño brilló en un partido y después se fue del torneo en medio de un escándalo por agresión a un contrario y recibiendo cuatro fechas de sanción.

El colombiano no pesó nunca en su rol de armador y estuvo muy lejos del jugador que encandiló y que fue goleador del Mundial de Brasil.

Y el uruguayo tampoco pudo imponer su estilo y también se despidió del torneo, igual en medio de una gran polémica por su expulsión en el duelo ante Chile.

LA REVELACIÓN

[[nid:440112;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/07/foto_home_peru_0.jpg;full;{AFP - El País}]]

Perú, que llegó en silencio y sin ningún favoritismo, se llevó los aplausos en la Copa América.

El equipo inca hizo una notable primera fase venciendo a Venezuela, empatando con Colombia y perdiendo en el último minuto con Brasil. En cuartos liquidó a Bolivia y en semifinales cayó, pero hizo sufrir más de la cuenta al local Chile. Terminó tercero tras vencer a Paraguay.

La propuesta peruana fue con el fútbol que lo hizo grande hace unos años: balón en el piso, toque de primera, llegada por los costados y efectividad arriba con Paolo Guerrero, uno de los atacantes más potentes que se vio en el torneo.

LOS QUE SE MOSTRARON

[[nid:433825;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/06/jeison_murillo.jpg;full;{Jeison Murillo, defensa de la selección Colombia y jugador del Inter de Milán.AFP - El País}]]

Hubo jugadores que aprovecharon el vitrinazo de la Copa América para mostrarse. Los peruanos Luis Advíncula, Carlos Lobatón y Cristian Cueva hicieron diferencia en el torneo. Los colombianos David Ospina, Jeison Murillo y Carlos Sánchez fueron de lo poco rescatable en el combinado nacional.

El paraguayo Derlis González mostró categoría como volante de armado y el lateral chileno Mauricio Isla también dejó constancia de sus condiciones a la hora  de marcar y de apoyar decididamente a su equipo por el costado derecho.

Estos jugadores no figuraban para descollar en la Copa América, pero asumieron un rol protagónico y se fueron dejando buenos comentarios entre la prensa y la afición.

LAS DECEPCIONES

[[nid:434789;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/06/neymar_0.jpg;full;{AFP- El País.com.co}]]

 

Brasil, Colombia y Uruguay, por lo hecho en los últimos años y por historia, sobre todo en el onceno auriverde y en la celeste, estaban llamados a ser más protagonistas y a imponer su fútbol en el torneo.

Pero sucedió todo lo contrario, convirtiéndose estas tres selecciones en los grandes fracasos y decepciones del certamen.

Brasil nunca pudo cuajar un fútbol convincente y vistoso como ha sido su costumbre, y terminó saliendo en cuartos de final.

Colombia sí que falló. Luego de hacer un gran Mundial, se esperaba un rol importante del equipo de Pékerman, pero también abandonó Chile por la puerta de atrás, cayendo ante Argentina en cuartos de final al hacer un vergonzoso partido.

Y Uruguay no fue capaz de sacudirse y de imponer su historia y la categoría de su plantilla, al ser eliminado también en los cuartos de final.

LOS ESQUEMAS

[[nid:439858;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/07/mvd6695996.jpg;full;{AFP}]]

Terminaron imponiéndose sistemas tácticos bastante ofensivos como los utilizados por Argentina, Chile y Perú. Estos tres equipos siempre apostaron al ataque hasta con cuatro jugadores.

En el caso argentino, con Messi, Pastore, Di María y Agüero, con la idea de buscar siempre el arco contrario sin perder el equilibrio que en este caso se lo daba Javier Mascherano.

Chile apostó por Valpia, Vidal, Alexis y Vargas, teniendo también jugadores clave a la hora de marcar como Aránguiz.

Y Perú tuvo en el frente de ataque a Cueva, Farfán, Pizarro en algunas ocasiones y Guerrero, sistema que le ayudó a resolver muchos problemas.

Datos

En goles a favor,  Colombia perdió con diez selecciones en ese aspecto  y con apenas una anotación conseguida solo le ganó a Jamaica, que se fue sin marcar en la Copa América. La final de ayer  entre Chile-Argentina registró la mejor asistencia con cerca de 47 mil aficionados,  desbancando del primer lugar la registrada en el duelo Chile-Perú por semifinales, al que asistieron 45.651 espectadores. En tercer lugar  quedó el compromiso Colombia-Brasil,  con 44.008 personas en las gradas.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad