'Mou', el mejor D.T. en 2010

Enero 10, 2011 - 12:00 a.m. Por:
EFE-Enlajugada

José Mourinho subió el lunes a la cima del reconocimiento mundial con el Premio FIFA al mejor entrenador de 2010, por una temporada repleta de éxitos en el Inter de Milán, firmando un histórico triplete, antes de llegar al Real Madrid con el reto de superar al Barcelona de los récords.

José Mourinho subió el lunes a la cima del reconocimiento mundial con el Premio FIFA al mejor entrenador de 2010, por una temporada repleta de éxitos en el Inter de Milán, firmando un histórico triplete, antes de llegar al Real Madrid con el reto de superar al Barcelona de los récords.Mourinho (Setúbal, 26 de enero de 1963) es 'The Special One'. El calificativo que nació en su etapa en Inglaterra refleja su personalidad. Alabado por sus continuos éxitos deportivos. Criticado por ser objeto de polémica por sus gestos y declaraciones. El portugués no deja indiferente a nadie. Es tan querido como odiado.En Italia, siempre será venerado por los aficionados del Inter de Milán. Firmó el pleno en una campaña para los anales de la historia del fútbol conquistando Liga de Campeones, la Liga italiana y la Copa de Italia.Estudioso del fútbol hasta rozar lo enfermizo, los títulos desde el inicio de su carrera son su gran aval. Tiene un método. El método 'Mou' que es garantía de éxito. Todos los equipos a los que dirige tienen una cosa en común, el respeto y la admiración de sus jugadores. Forma bloques unidos en torno a su figura, con un trato muy cercano al futbolista de puertas hacia dentro y expresándose con dureza de puertas hacia fuera. Claridad para el elogio y la crítica.Los títulos adornan la carrera de Mourinho como técnico: ha ganado las ligas nacionales en Portugal (Oporto), Inglaterra (Chelsea) e Italia (Inter de Milán), dos veces en cada ocasión; dos Ligas de Campeones (Oporto 2004 e Inter de Milán 2010) y una Copa de la UEFA (Oporto 2003). Todo aderezado con una Copa y dos Supercopas de Portugal; una Copa y dos Copas de la Liga Inglesas; una Copa y una Supercopa de Italia.Un palmarés envidiable a sus 47 años, fruto de una gran pasión por el banquillo que le viene desde muy joven. Su padre ya le encargaba espiar a los rivales cuando entrenaba al Os Belenses, equipo del que había sido guardameta. Su abuelo, además, fue presidente del Vitoria de Setubal.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad