Miguel Calero: La historia continúa más viva que nunca

Noviembre 01, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Francisco Henao Bolívar Reportero de El País - Pachuca (México)
Miguel Calero: La historia continúa más viva que nunca

Miguel Calero Junior y Juan José siempre se apoyan en los consejos oportunos de su mamá Sandra Sierra.

Miguel y Juan José son los encargados de mantener vivo el recuerdo del apellido Calero en Pachuca.

La dinastía Calero sigue más viva que nunca en la entraña del Pachuca mexicano. Miguel Ángel y Juan José son los encargados de prolongar la historia y el éxito de un apellido que desde el año 2000 comenzó a hacerse conocer y posteriormente a ser grande en el fútbol mexicano, gracias a las gestas del desaparecido arquero vallecaucano Miguel Calero.El padre hizo lo suyo. Fue gran figura de los Tuzos, ganó muchos títulos, se abrió un espacio gigante en el corazón de la afición del Pachuca, se retiró por la puerta grande en una jornada especial el 22 de octubre del 2011, y hasta el momento de su fallecimiento, 4 de diciembre del 2012, trabajaba como entrenador de arqueros del onceno mexicano.Hoy, después del dolor que supuso la sorpresiva partida de Miguel, el apellido Calero sigue siendo protagonista en la historia del Pachuca. Miguel Ángel Jr., de 22 años, oriundo de Cali, intentó seguir los pasos de su progenitor, jugando en Titanes de Tulancingo de segunda división, pero después de meditarlo decidió dar un timonazo y hoy trabaja en la parte administrativa del Pachuca.“Estoy estudiando séptimo semestre de administración en la Universidad del Fútbol del Pachuca y hace poco comencé a trabajar como Director Deportivo de las Fuerzas Básicas; me toca estar pendiente de todo lo que tiene que ver con los equipos de las categorías menores, que las cosas marchen bien en todos los aspectos”, manifestó Miguel Ángel, a quien en las mañanas es normal ver visitando, con planilla en mano, los diferentes campos donde trabajan las futuras estrellas de los Tuzos.Justamente en una de esas canchas se entrena con mucha intensidad su hermano menor Juan José, nacido en Medellín, un longilíneo delantero de 16 años que ya es goleador reconocido de la categoría Sub 17.“Juan, además de tener un gran parecido a su padre, es un magnífico jugador porque es goleador de la categoría Sub 17 y en tercera división también le ha ido muy bien”, señaló Jesús Martínez, presidente del Pachuca, quien está al tanto de las actuaciones de los Calero.Los dos retoños del desaparecido portero vallecaucano, además de la pasión por el fútbol, heredaron de su padre la responsabilidad y la disciplina.“Ellos salen de la casa muy temprano a entrenar y estudiar, y regresan en la noche después de cumplir con sus obligaciones; son muy juiciosos y dedicados a lo suyo, en eso el papá siempre les pidió disciplina y seriedad”, confiesa Sandra Sierra, madre de Miguel y de Juan José, quien también ocupa su tiempo en los negocios particulares.Cuando los tres, madre e hijos, se encuentran en la noche en su casa de un exclusivo sector de Pachuca, es cuando se hace el análisis de lo hecho por todos durante la jornada, quedando luego la promesa de hacerlo mucho mejor al día siguiente, como siempre fue el pedido y consejo del desaparecido arquero.De esa manera transcurre el día a día de los Calero. Miguel Junior, el mayor, desde la parte administrativa vigila que a los chicos de las fuerzas básicas no les falte nada. A Juan José, contrario a su padre, le gusta hacer goles, no evitarlos. Para ello trabaja arduamente en el amplio y moderno campo deportivo del Pachuca.Ellos, colombianos de nacimiento y mexicanos por adopción, son los encargados de mantener vivo el recuerdo de un apellido que hizo grande su padre en el Pachuca. Aunque en el fondo también quieren escribir su propia historia. “Mi papá siempre me guía” Juan José Calero Sierra tiene 16 años, es goleador del equipo Sub 17 del Pachuca y por sus condiciones también lo llevan a jugar en la tercera categoría de los Tuzos.“Estoy contento y muy motivado; en agosto cumplí dos años en el equipo y la verdad es que me he sentido bien porque me han arropado de la mejor manera”.¿Por qué delantero y no arquero como su padre?Desde pequeño mi papá siempre me inculcó la cancha; me decía que la posición de arquero era muy complicada, que podía ser héroe pero también villano, entonces me aconsejó jugar afuera y por eso decidí ser delantero. Me gustan mucho más los goles.¿Qué clase de jugador es?Un nueve de área que sabe aguantar la pelota de espaldas; no me gusta salir mucho a las bandas; prefiero estar ahí en el área, tengo buen juego aéreo. Soy lo que se llama un típico 9.¿Cuántos goles tiene en el torneo nacional con la Sub 17 de Pachuca?Llevo siete goles en 12 partidos, estoy de tercero en la tabla de anotadores a dos del primero; en cuanto al equipo, gracias a Dios estamos de líderes generales. Vamos por buen camino.¿Se siente un Tuzo más?Yo llegué muy pequeño a México; lógicamente no olvido a mi Colombia, pero sí me siento un Tuzo más y eso gracias a lo que hizo mi papá.¿Y a la hora de elegir por una Selección qué diría?Siempre que me preguntan por eso digo que escogería Colombia porque fue lo que me dejó mi papá; quiero mucho a México y le agradezco mucho a México por la oportunidad que nos ha dado, pero jugar en la Selección Colombia es uno de los sueños que tengo y eso es una motivación para seguir trabajando.¿Qué era lo que más le decía su papá, lo que más le aconsejaba?Él siempre me guió y me guía. Me decía que me divirtiera, que cada que entrara a una cancha disfrutara y me olvidara de todo lo demás, que tenía 90 minutos para divertirme y para hacer las cosas de la mejor manera.Frases"Mi padre fue muy amoroso con nosotros; siempre nos inculcó el respeto por los demás y el trabajo disciplinado. Eso es lo que hacemos en Pachuca", Juan José Calero - hijo de Miguel Calero."Miguel siempre estuvo pendiente de los chicos; los aconsejaba y les decía que tenían que ser personas de bien. Ellos por fortuna son muy juiciosos", Sandra Sierra - esposa de Miguel Calero.“Los dos son muy buenos chicos y están trabajando con nosotros por sus capacidades, no porque sean hijos de Miguel”, Jesús Martínez, presidente del Pachuca.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad