“Miguel Calero habría sido un gran director técnico”: jefe de prensa del Pachuca

Diciembre 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
EDWARD ROJAS - El País.com.co

Calero triunfó como arquero del Pachuca, Deportivo Cali, Atlético Nacional y la selección Colombia. A comienzos del próximo años obtendría su título como Entrenador. El 'Show' no se verá en un banquillo.

Jabel Marines, el jefe de Prensa del Club Pachuca de México, pudo consolidar durante 13 años una relación que trascendió de lo estrictamente profesional a la amistad. En el marco de 10 campeonatos, viajes, sobremesas y charlas de café, Marines y Calero se hicieron buenos amigos. Hoy el corazón del funcionario Tuzo está golpeado por la inesperada partida del ‘Condor’ colombiano. “Miguel fue algo más que un simple jugador; es nuestro símbolo, nuestro héroe, nuestro todo”, enfatiza. Y agrega que el exguardameta “era un tipo lleno de detalles con todo el mundo, no sólo con sus compañeros”.Para la muestra de esos detalles que menciona Jabel, una anécdota: “Una vez estando en Chile para un partido de Copa Sudamericana, el equipo de prensa del Pachuca llegamos tarde a la cena; Miguel se percató de eso, se paró de su silla y se encargó de que nos pusieran una mesa a nosotros donde nos atendieran. Como esos detalles nos podríamos pasar cuatro horas platicando”.‘El Show’, según cuenta el jefe de comunicaciones del Pachuca, no tenía corazón de mercenario en el fútbol. Jugaba por todo, menos por plata. “Un día, un equipo que se llama Tigres le ofreció más del doble de dinero para ficharlo. Pese a la tentadora oferta, Miguel dijo textualmente: ‘El dinero no lo es todo, lo más importante es estar tranquilo’. Si se ganaba 10 pesos acá, se iba a ganar 23 allá, y no quiso marcharse”, recordó.Cuenta el funcionario Tuzo que por la cabeza de Calero nunca pasó el irse del Pachuca. “Me decía que al momento de retirarse se quedaba en Pachuca. Dijo que invertiría en Pachuca y no en otra parte. Económicamente dejó bien a su familia, que seguirá en México. Sus hijos Miguel, que tiene 18 años, estudia mercadotecnia en el D.F. (Distrito Federal), mientras Juan, de 14, está en la escuela de arqueros del club. Ellos, al lado de su mamá, tienen su vida hecha acá”.Del buen sentido del humor de Calero hablan todos. Marines no fue la excepción. “Un día le quería hacer una entrevista para un medio local, se volteó, me miró muy serio y me dijo ‘no’, y siguió. Yo me quedé parado (asombrado). Después se subió a su coche y cuando pasó por el lado mío frenó y me dijo: ‘ven, cómo no te voy a atender’. Siempre era muy ameno y tranquilo”.Quince días antes de que Miguel sufriera el accidente cerebro vascular, le contó a Jabel Marines de sus sueños como director técnico. A finales de enero de 2013 se graduaría de D.T.“Hemos tenido tres símbolos muy importantes en el club: Pablo Hernán, que también falleció en un accidente; Miguel Calero y Gabriel Caballero, quien actualmente es el director técnico del primer equipo. Miguel tenía mucha ilusión de ser asistente de Gabriel. Estudió fuerte y estaba listo, desafortunadamente no pudo concluir su sueño”, aseguró.Marines está seguro que de haber debutado en un banquillo, Calero habría sido un ‘Show’ tan exitoso como lo fue bajo los tres palos. “Él te armaba un equipo solidario en el vestidor y todo eso lo transportaba a la cancha; unía a la gente. Hubiese sido, sin duda, un gran director técnico. Un entrenador que no tiene la facultad de unir a la gente, no sirve”.El miércoles la comunidad futbolera del Pachuca le dio el último adiós a Miguel Ángel Calero. Muchos, como Jabel Marines, todavía se resisten a creer que ‘El Condor’ voló para no volver: “Miguel fue y es, porque no se ha ido, un emblema, una figura, un héroe”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad