"Mi corazón está con el Valle": Saskia Van Erven

default: "Mi corazón está con el Valle": Saskia Van Erven

La esgrimista nacida en Holanda acaba de conseguir tres medallas de oro para el Valle del Cauca en los Juegos Nacionales.

"Mi corazón está con el Valle": Saskia Van Erven

Noviembre 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Por Leonard Gutiérrez Bueno, reportero de El País

Saskia Loretta van Erven García, esgrimista colombiana.

La esgrimista nacida en Holanda acaba de conseguir tres medallas de oro para el Valle del Cauca en los Juegos Nacionales.

Para sospechar de sus raíces colombianas y vallecaucanas hay que esperar hasta el final de su nombre. Saskia Loretta Van Erven García, la mejor esgrimista que tiene Colombia.

Durante la competencia de esta disciplina en los Juegos Nacionales, esta chica, a la que por momentos le cuesta hablar y entender el español, contrario a lo que muchos pensarían se siente orgullosa de vestir los colores de Colombia y el Valle. La esgrimista acaba de quedarse con las medallas de oro en las modalidades de espada y sable en la competencia individual, además de la espada femenina por equipos.

Todo en la vida suele tener una explicación y el amor de la deportista, nacida en territorio holandés, tiene una muy clara. Por sus venas corre diariamente el amor por el arte de la espada, una  herencia venida de su madre que con el tiempo logró ponerla en el sitial más alto del país.

Mucho antes de que ella naciera, su madre, Gloria García Pacheco, también se adjudicó un espacio en el deporte colombiano gracias a sus excelentes participaciones en Juegos Panamericanos y  Centroamericanos y del Caribe. En aquella época, por la cabeza de su madre no se pasaba que  tendría una hija que con el pasar del tiempo seguiría sus pasos.

“Para mí es algo muy especial competir por los colores del Valle del Cauca. Yo no tengo ningún problema en viajar y venir a ponerme los colores de la región, nunca se me ha pasado por la cabeza cambiar de liga, porque sé que mi familia también está orgullosa de que lo haga. Mi corazón siempre está con el Valle, y todos, mis amigos, mi familia, mis compañeros, tienen un lugar importante para mí”, explica la deportista, quien apenas el día lunes de la semana que pasó arribó a Colombia para ponerse la roja del Valle, tras participar en la Copa Mundo que se llevó acabo en París, Francia,  donde quedó entre las primeras 64 esgrimistas de 170 participantes.

Con este logro, Saskia consiguió seguir sumando para la clasificación a los Juegos Olímpicos de Brasil en el 2016. Hay que destacar que en la actualidad ella está en el puesto 68 del escalafón mundial.

La vida de Saskia en gran parte ha sido en aviones y los sitios de entreno, sobre todo desde que se dio la oportunidad de representar a los colores del Valle. Luis Fernando Velasco, el presidente de la Liga Vallecaucana de Esgrima, hace cerca de diez años atrás se dio a la tarea de conseguir la nacionalidad para la deportista vallecaucana, la cual se dio con el pasar del tiempo para bien no solo del esgrima del Valle, sino de Colombia. Todo lo anterior,  gracias a que ella siempre tuvo la certeza de competir por la tierra que vio nacer a su madre. Saskia, que viajaba a Cali desde los 6 años, logró a los 19 competir por los colores del departamento, y a sus 28 cree que aún tiene mucho que aportar.

“La verdad, ya ni me acuerdo de las medallas que he ganado por el Valle y Colombia, tendría que contar. Lo cierto es que me siento muy feliz de competir siempre por estos colores”, dijo la deportista.

Saskia se ha dado el lujo por mucho tiempo de ser la campeona nacional de Holanda en el esgrima y de Colombia a la vez, un objetivo que ha conseguido a pulso y bajo el silencio de su personalidad.

A su edad, la vida de Saskia todavía tiene tiempo para seguir ganando medallas en el esgrima. De hecho, está haciendo todos los pasos programados dentro de su ciclo olímpico, aunque desde  ya piensa en el que será su futuro cuando se aleje  de las espadas.

“Terminé mis estudios de periodismo y busco perfeccionar el francés porque me parece muy importante. No tengo ningún problema en el futuro en hacer parte de los medios de comunicación”, aseguró la deportista,  que buscará transmitirles  a otros deportistas lo que ha aprendido.

“Me gusta enseñarles a los niños y es algo que disfruto. Espero en el futuro enseñar lo que he aprendido y qué mejor que demostrarles mi pasión”, dice Saskia.

Por el momento, la chica de nombre holandés, pero de corazón vallecaucano, seguirá buscando su sueño de llegar a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y superar lo hecho en Londres 2012.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad