México sueña a lo grande pero hay dudas para Brasil 2014

Abril 24, 2014 - 12:00 a.m. Por:
AP - El País.com.co
México sueña a lo grande pero hay dudas para Brasil 2014

Javier 'Chicharito' Hernández, delantero internacional del Manchester United inglés y la selección México.

Los manitos enfrentarán en fase de grupos al anfitrión y favorito Brasil. También tendrán que lidiar con los no menos complicados Croacia y Camerún.

Otra Copa Mundial y la obstinada obsesión de México persiste: "el quinto partido". Después de clasificarse a duras penas, México llega a Brasil con el objetivo de conseguir su mejor resultado en una cita mundialista fuera de sus fronteras. De repente sortear la primera ronda sería el gran logro, al tocarles un Grupo A en el que se medirán con el país anfitrión, Camerún y Croacia. Para conseguir su boleto mundialista, el "Tri" tuvo que atravesar por la peor eliminatoria en su historia desde que se instauró el actual formato de clasificación previo a Francia 1998 y estuvo al borde de quedarse fuera de un Mundial por primera vez desde Italia 1990, cuando la FIFA les suspendió por un escándalo de inscripción de jugadores en un torneo juvenil. Tres entrenadores -José Manuel De la Torre, Luis Fernando Tena y Víctor Manuel Vucetich- pasaron por banquillo antes de que Miguel Herrera les diera el ansiado boleto en un repechaje que ganaron 9-3 ante Nueva Zelanda en el marcador global. El tambaleante deambular en las eliminatorias no fue suficiente motivo para mermar el optimismo de los dirigentes locales. Al igual que en los últimos cinco mundiales señalan la ronda de cuartos de final como la meta mínima. "La única forma de sacarnos la espina de la mala clasificación es siendo protagonista en Brasil", dijo Justino Compeán, presidente de la Federación Mexicana de Fútbol. "Jugar un quinto partido es una meta que tenemos como piso, los jugadores están comprometidos con ello". Alcanzar el quinto partido implica jugar los cuartos de final, una instancia a la que México sólo ha accedido cuando fue anfitrión en 1970 y 1986. Los malos resultados en la eliminatoria mermaron en el ánimo de la afición. Diversas encuestas realizadas en las últimas semanas muestran que la mayoría no creen que el equipo pasará a la siguiente ronda. Pero el "Piojo" Herrera apunta más lejos. "Se habla del quinto partido como mínimo de exigencia de los directivos, pero debemos arrancar con ilusión, con el sueño de ser campeones porque México no está sólo para cumplir sino para marcar una diferencia", dijo Herrera a The Associated Press. "México está listo para cambiar la historia de sus mundiales". Fuera de casa, la ronda de los octavos de final ha sido la etapa que marca el alto a las participaciones México en los últimos cinco, con Argentina como verduga en las últimas dos oportunidades. "La historia no ayuda a nuestras palabras porque una sólo vez hemos accedido a ese quinto partido", destacó Herrera. "Pero cada día que te levantas es un momento nuevo y diferente, es una nueva oportunidad, entonces, ¿por qué no pensar que lo podemos lograr?". Herrera tendrá que acudir a Brasil sin todo el arsenal. Carlos Vela, el mejor futbolista mexicano del momento, brillará por su ausencia. Para asombro de propios y extraños, el goleador de la Real Sociedad de España declinó ser convocado por motivos personales. Sin Vela, la dupla de atacantes estaría conformada por Giovani Dos Santos y Oribe Peralta. Dos Santos se destaca en Villarreal, mientras que Peralta fue una de las figuras de la selección que ganó el oro olímpico en los Juegos de Londres 2012. ¿Y Javier Hernández? Todo indica que el "Chicharito", tercer máximo anotador del "Tri", será relegado al papel de suplente, pagando por su poca actividad con el alicaído Manchester United. Otro hombre clave para Herrera es Rafael Márquez, quien disputará su cuarto Mundial. El veterano zaguero, que brilló durante una década con el Barcelona y ahora actúa en el León del campeonato local, es vital porque Herrera usa un esquema con cinco defensas, donde Márquez juega como tercer central y es el encargado de ordenar la retaguardia. El esquema de Herrera es un 5-3-2, empleado por Ricardo La Volpe en Alemania 2006. Había jugado con 4-3-3 con Javier Aguirre en Sudáfrica 2010 y con 4-4-2 con los tres entrenadores que precedieron a Herrera. Hasta ahora el cambio parece positivo. México arrasó en el repechaje a Nueva Zelanda, ganó dos amistosos ante Finlandia y Corea del Sur y empató sin goles ante Nigeria, en un partido en el que generaron muchas oportunidades de gol. El problema para Herrera es que sólo ha podido ensayar con el esquema y con equipo completo en el partido ante Nigeria. La repesca y los otros dos amistosos los disputó con jugadores de la liga local y ya no habrá oportunidad para más ensayos con todo el plantel hasta un par de semanas antes de iniciar el Mundial. Herrera también considera que México quedó en el mejor grupo posible en el Mundial. "Todos son rivales fuertes y sólidos, pero para el estilo del fútbol mexicano es el mejor grupo en el que pudimos habernos cruzado", indicó. "Se vale soñar, la idea es trascender, sabemos que el grupo es difícil y si avanzamos a la siguiente ronda será más difícil el cruce, pero si pasamos eso, ¿por qué no pensar que se puede pensar en hacer historia significativa para el fútbol mexicano?", finalizó el seleccionador manito.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad