“Me falta conquistar a Colombia”: Jhonathan Flórez

“Me falta conquistar a Colombia”: Jhonathan Flórez

Noviembre 04, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Mailyn Castro - Colprensa
“Me falta conquistar a Colombia”: Jhonathan Flórez

Deportista extremo colombiano, Jhonathan Flórez.

El ‘hombre pájaro’ ya ha logrado cuatro Guiness Record y es campeón del mundo en paracaidismo, pero afirma que su gran premio sería el corazón y apoyo de los colombianos.

Conocido como el atleta más veloz del mundo, en lo que se refiere a deportes aéreos, el antioqueño Jhonathan Flórez apenas hace carrera en Colombia.El ‘hombre pájaro’, quien hace un año rompió cuatro Guinness Record en el departamento de la Guajira por su salto en honor a los soldados afectados por la guerra, y quien hace dos semanas se coronó campeón del World Wingsuit League, desea, antes de ganar más medallas, conquistar su país.Hace diez años practica el paracaidismo profesional y hasta este jueves realizó su primera exhibición en Colombia. Con su espectacular traje, sobrevoló los cielos bogotanos a la altura del Cerro de Monserrate, al oriente de la capital. Con este da inicio a su conquista y al reconocimiento que merece en su tierra.¿Qué lo llevó a decidirse por los lanzamientos con traje de alas?Todo empezó desde pequeño, siempre tuve fascinación por las cosas que volaban, desde cucarrones, aves, mariposas hasta aviones o cometas. Fue cuando tenía 13 años que vi que estaban ofreciendo la oportunidad de hacer un salto amarrado a un instructor y lo logré. Cuando aterricé les dije a mis amigos: algún día seré paracaidista. Esto abrió una caja de Pandora en mi vida, hice mi curso de aviación privada a los 20 años, que eventualmente se convirtió en toda mi vida y dentro de esa búsqueda por el vuelo humano encontré el traje con alas, lo cual prácticamente te lleva a volar como un ave. Es uno de los sentimientos más puros, libres y alucinantes que uno puede sentir.¿Cuando se encuentra ya en las alturas, a punto de realizar su salto, en qué piensa?En lo afortunado que soy de poder vivir una vida que día a día me permite hacer lo que amo. Yo me levanto para irme a mi ‘trabajo’, sonrió porque tengo que bañarme, montarme en un carro y saltar desde un avión o un precipicio y vivir una vida que está llena de momentos mágicos y paisajes alucinantes, así como de sentimientos que de ninguna otra manera podría experimentar.¿Cómo podría describir esas sensaciones que le genera cada salto?Para entenderlo toca vivirlo y aquellos que lo hemos hecho no lo podemos explicar. Yo lo vinculo a un sentimiento de libertad, de paz, tranquilidad, en la que tu mente y tu cuerpo están totalmente en sincronía y son uno en el instante, ahí no existe nada en tu mente, sino ese momento.Habla de tranquilidad en ese momento, entonces, ¿siente que después de más de 4000 saltos que ha hecho ha perdido un poco el miedo?El miedo nunca se pierde, es algo importante que debemos sentir, porque una vez que se pierda, perdemos el respeto por lo que estamos haciendo, ahí es cuando empezamos a cometer errores. En cada salto hay miedo y un respeto sano que se aprende a dominar.Ostenta lo que seguramente ningún otro colombiano tiene: cuatro Guinness Record...Para mí las medallas o las insignias son irrelevantes, mi competencia soy yo mismo, siempre quiero mejorar. Lo importante de esos Guinness Record es qué hicimos con ellos. Le pudimos entregar al país cuatro reconocimientos, así como les dimos a dos soldados heridos en combate que algún día tuvieron el sueño de volar, pero por ser víctimas de minas no lograron ese sueño, y pudieron convertirse en lanceros honorarios, ese es el premio.¿A qué se debe que sus logros más grandes se hayan dado en el exterior y no en el país?Hemos recorrido un camino por fuera de Colombia haciendo cosas importantes, pero ahora estamos en ese proceso de mostrarles a los colombianos, a las entidades gubernamentales y a los diferentes parques nacionales que podemos hacer este tipo de cosas en el país, que lo que necesitamos es trabajar juntos para llevar una imagen positiva de Colombia al mundo, mostrar la belleza de nuestros parques e íconos de la ciudad.¿Ser casi que el único deportista profesional de base salto en Colombia qué le dice?Bueno, en Colombia no soy el único que hace este tipo de saltos, ya que he entrenado a varias personas, incluso un gran amigo mío, Pirry. ¿Pero qué es hacer salto base? Base quiere decir ‘buildings, antennas, spans and earth’, los cuatros objetos en los que se puede practicar eso. Hay mucha gente que cree que hacerlo es saltar en cada uno de esos objetos y ya. Creo que ser un atleta en cualquier deporte es alguien que está comprometido con él, que su vida va alrededor del deporte y eso es lo que lo convierte a uno en un basejumping, si lo miramos dentro de esos parámetros, entonces sí soy el único en el país que lo hace.Ganó en octubre en China el máximo triunfo que un atleta de su clase puede aspirar. ¿Qué le queda por conquistar entonces?El último campeonato fue el WWL en China, un orgullo, pero en realidad yo diría que lo único que me falta por conquistar es prácticamente los corazones de 47 millones de colombianos para que crean en mí. Me gustaría que las autoridades que gobiernan este país se den cuenta de lo que podemos hacer en Colombia, ya que podría ser una potencia en deportes no convencionales, de turismo deportivo y en general. Eso es algo que me queda por hacer.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad