“Me falta confianza”: Edixon Perea, delantero del Deportivo Cali

Mayo 23, 2013 - 12:00 a.m. Por:
DANIEL MOLINA DURANGO- Especial para El País
“Me falta confianza”: Edixon Perea, delantero del Deportivo Cali

Edixon Perea, delantero del Deportivo Cali.

El ariete internacional es consciente de que no está pasando un buen momento con el Cali. Asegura que busca la manera de reconciliarse con él mismo y con el gol.

Una sonrisa oculta sus dudas internas. La expresión de su mirada, que a veces suele ser vivaz, luce ahora tan apagada como una noche sin estrellas y su tono de voz es más bien reflexivo. No padece una grave enfermedad, ni tampoco una reciente lesión. Lo que ocurre con él es que, al parecer, sufre por no poder realizar el arte que más le gusta y que siempre lo caracterizó: inflar las redes contrarias. De acuerdo con sus palabras, hoy Édixon Perea es un delantero sin confianza. Y un artillero sin esa característica es como un samurai que teme desenfundar su katana o como un pistolero al que le tiembla la mano cuando debe disparar en el momento definitivo.Para este atacante de 29 años, es claro que no está pasando su mejor momento en el Deportivo Cali, pero asegura que está luchando por que las cosas cambien. “No sé muy bien qué pasa, cuando estoy solo visualizo las cosas y veo que en ocasiones el balón no me llega. Otras veces trato de rebuscarme las oportunidades, pero todo pasa por la confianza que me falta, tengo que creer en las condiciones que tengo para marcar la diferencia. Esta situación se ha tornado muy difícil para mí, a veces ya no sé ni qué pensar, si el problema es el sistema o es uno”.Resulta que Perea únicamente ha anotado dos goles con la camiseta del equipo verdiblanco. Uno se lo hizo al Pasto en la tercera fecha de la Liga, y el otro lo marcó ante Alianza Petrolera el 20 de abril pasado. Las cifras no le ayudan. Esta situación ha producido un desencanto entre el jugador y una fanaticada exigente que cada vez lo critica más cuando sale del campo sin marcar. Cuando un delantero pasa por una sequía, el arco contrario parece volverse más pequeño, los defensas rivales aparentan volverse una muralla difícil de penetrar y, afuera, el látigo de palabras malintencionadas y de silbidos de los hinchas termina por socavar en lo más profundo del atacante. “Eso me produce impotencia porque lo que uno no aguanta son las ofensas, pero hay que tragárselas, las críticas hay que saberlas aceptar y esperar que pronto me empiecen a llegar las oportunidades para marcar. Pero más que el gol, a mí lo que me preocupa es mi parte futbolística, si eso está bien lo demás va a mejorar”.Sobre su soledad en algunos partidos en el frente de ataque aseguró: “Uno siempre que va a la cancha lo hace con la intención de dejarlo todo y aportar, pero cuando no te llega el balón te desesperas y eso hace la situación más complicada”. Sobre esto, Édixon pide a gritos que le quede de nuevo una buena chance para logar un gol que le permita alimentar su confianza. “Como delantero hay que estar muy pendiente de cualquier espacio o rebote que te brinde el rival, espero estar bien preparado para cuando eso ocurra. Quiero que eso ocurra pronto para reconciliarme conmigo mismo y con mis compañeros”.En este capítulo complicado de su carrera como futbolista dice haber encontrado apoyo en su familia. “Me he refugiado en mis seres cercanos, esto simplemente es un bache, no una catástrofe, como muchos dicen”. En medio de la tormenta, Perea dice haber encontrado respaldo por parte de los directivos. “Le pido a Dios que me dé esa lucecita para responderles a ellos con muchos goles”.Aunque la vida de un goleador está llena de odios y amores, Édixon espera reencontrar pronto la confianza que algún día tuvo en sí mismo y que hoy parece habérsele extraviado en un lugar recóndito.En detalleÉdixon Perea nació el 20 de abril de 1984. Tiene 29 años. Este atacante ha defendido la camiseta de equipos como Huila, Quindío, Pasto, Nacional, Bordeaux (Francia), Gremio (Brasil), Las Palmas (España), Cruz Azul (México) y Changchun Yatai (China). En Atlético Nacional fue campeón del Torneo Apertura del 2005.También defendió los colores de la selección Colombia, en la que marcó hasta el momento nueve tantos. Aunque tuvo una gran época como delantero, algunas lesiones le hicieron perder continuidad en muchos de los equipos internacionales en los que estuvo militando. Al Deportivo Cali llegó como refuerzo a principios de este año, pero su rendimiento no ha sido óptimo, solamente ha marcado dos goles.En los últimos partidos, Édixon ha arrancado desde el banco de suplentes.La Frase* Cuando uno no está bien se vive con mucha presión, pero eso se debe asumir porque uno es un profesional. Sin embargo, cuando un delantero no puede llegar al arco rival y anotar goles, la situación se pone difícil”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad