“Me dolió salir así y lloré por dentro”: Leonel Álvarez

“Me dolió salir así y lloré por dentro”: Leonel Álvarez

Febrero 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
WILSON DÍAZ SÁNCHEZ - JAIME HERRERA CORREA - El Colombiano
“Me dolió salir así y lloré por dentro”: Leonel Álvarez

Leonel Álvarez, extécnico de la selección Colombia mayores y hoy D.T. del Itagüí.

Leonel Álvarez se confiesa sin rencores. Está fortalecido, listo para dirigir y no descarta volver a la Selección Colombia. No derramó lágrimas, pero sí lloró "por dentro" mientras superaba el duelo que le generó su salida como seleccionador.

Leonel Álvarez se confiesa sin rencores. Está fortalecido, listo para dirigir y no descarta volver a la Selección Colombia. No derramó lágrimas, pero sí lloró "por dentro" mientras superaba el duelo que le generó su salida como seleccionador. Dice que se siente un hijo de Colombia con las manifestaciones de cariño que ha recibido.¿Cómo anda anímicamente en estos días? "Siempre he estado motivado, aparte de que todo lo vivido lo único que hizo fue fortalecerme como entrenador y como persona. No estoy cansado, pues mi carrera de orientador en el fútbol ha sido corta, pero nada ha sido fácil, ya que no es fácil ser campeón, tampoco es fácil manejar grupos. Todo lo último que me ha ocurrido me ha dejado muchas enseñanzas y crecimiento personal".¿Por qué se aisló cuando salió de la Selección? "Era necesario aislarse un poquito, más cuando la gente espera que uno haga un mal comentario y hable cosas en un estado de calentura luego de lo que me pasó".Se nota mucha tranquilidad en usted... "Gracias a Dios puedo mirar a todo el mundo a los ojos y estar con la cabeza levantada, porque no le debo nada a nadie, todo lo he conseguido con trabajo. Uno de los que más se pronunció tras mi situación fue el ‘Pibe’ Valderrama, porque se ha dado cuenta de cosas y no ha sido fácil que las asimile. Él, igual que yo y muchos excompañeros, anhelaban que yo continuara, pero ya hay que echarle tierra a lo que pasó. Aprendí, crecí en todos los aspectos y ahora estoy tranquilo".¿Ha sentido respaldo? "Mucho, me siento un hijo de Colombia. El cariño y el amor de la gente en todo el país ha sido inmenso y me ha comprometido a seguir creciendo para volver a triunfar, porque me quiero renovar como un hombre ganador. El día de mañana, con la ayuda de Dios, volveré a ser campeón".¿Quién lo ha animado últimamente? "Antes y después de Colombia he estado bien rodeado por mi amigo Eludio - Eladio Tamayo -, mis consejeros Hernán Darío Gómez, Hugo Gallego, los amigos y la familia".¿Se siente herido? "No guardo rencores con nadie. Soy un ser humano, pero sí sentí dolor por mí y por los hinchas".¿La Selección dejó heridas? "La única cicatriz grande que me dejó la Selección es la de ligamento de tobillo que tuve en mi época de jugador. Después llegaron cicatrices muy profundas, pero que lo fortalecen a uno sin desconocer que la única alternativa de nosotros los entrenadores es ganar y mostrar resultados, más cuando los procesos no se respetan y a todos nos tienen el plan B: otro técnico listo".¿Qué le faltó? "Creo que tenía derecho a una revancha deportiva; me hubiera gustado que me aguantaran un poco y me dieran continuidad y la oportunidad de ganar, porque me sobra sentido de pertenencia. Asumo responsabilidades y no paro de pensar en la victoria".¿Está listo para regresar? "No tengo por qué descansar, pues soy una persona joven que se equivoca en su afán de seguir creciendo. Así uno tenga mucha madurez, falla cuando está buscando el bien para su equipo partiendo de la lealtad y transparencia. La salida de la Selección no me quitará lo bueno ni me hará más malo. Yo espero dirigir pronto, sin desearle el mal a mis colegas ni candidatizarme en ningún equipo, porque las cosas van llegando solas y en su justo momento".¿Por qué cree que salió del combinado patrio? "Yo sé las causas y las razones, pero Colombia se encargará de juzgar a cada uno de los responsables, porque yo sigo tranquilo y sin rencores".¿Cómo le anunciaron su salida de la Selección? "Mediante una llamada, que no fue lo más ético y lo más profesional: Con 108 partidos con la Selección al menos uno merece ver a los directivos, es un derecho ganado. Pero todo esto fortalece y ayuda y, reitero, no tengo rencor con nadie. Al contrario, sé lo que quiero, lo que pretendo y para dónde voy".¿Quién lo llamó cuando se conoció su salida? "Cuando pasó todo esto, Hernán (Bolillo) me dijo: ‘véngase para Medellín. Acá lo rodean mucho a uno’, pero no puedo ser desagradecido con el país. La gente reconoce mi profesionalismo y sabe que quiero lo mejor".¿Cuál es el balance de su paso por Colombia? "Esto para mí no fue un fracaso. Fue un crecimiento enorme haber pasado por la Selección y me servirá hacia el futuro. De cinco partidos gané tres, empaté uno y perdí otro. Además, ganamos en La Paz, donde ni con el gran grupo que tuvimos en mi época de jugador lo pudimos lograr".¿Cree que se apresuró en aceptar el cargo? "Los momentos llegan y uno quiere aprovecharlos, son riesgos que se asumen. Yo podría haber puesto la condición de pasar a la Sub20 si no se daban las cosas; preferí asumir la responsabilidad".¿Cómo fue ese duelo? "No fue fácil, sí corto, porque hay muchas cosas nuevas y buenas por conseguir. Me dolió y me marcó. Volveré y quiero hacerlo más fortalecido".¿Volvería a la Selección? "Por ahora no, en el futuro sí quiero la revancha deportiva y sé que llegaré muy renovado y con mi grupo de trabajo".¿Qué opina de Pékerman? "Lo único que anhelo es que le den continuidad al proceso, así no lo hayan hecho conmigo. Ojalá Dios le permita conseguir buenos resultados y vamos a Brasil-2014, porque sería beneficioso para Colombia. Pékerman no tiene la culpa de nada y sí que menos los jugadores. Mi deseo es de éxito, reconociendo que no será fácil".¿En el fútbol si hay amigos? "Poquitos, pero existen. Son escasos los transparentes y leales, por eso hay que conservarlos. Mi consigna es: menos suma más, porque poquita gente a tu lado te da más amor y cariño sincero".¿Su evolución fue rápida? "Mi vida ha sido acelerada y poco fácil; cuando fui campeón con el Independiente Medellín también perdí, pero me aguantaron y respaldaron para recuperar el grupo en los momentos críticos. Todo este proceso me deja enseñanzas y me harán planear y tomar decisiones".¿Esta situación incómoda para usted lo acercó a Dios? "Yo siempre he estado con Dios, no necesito momentos difíciles, que son muy lindos también, porque fortalecen, para acercarme más a Él. Cuando usted actúa con rectitud, es serio y le duelen las derrotas, cuando le duele lo que siente el pueblo colombiano por no haber ganado, cuando usted mira a los ojos a un compatriota y está reflejado en uno y siente el mismo dolor, eso no tiene precio".¿Siente la energía de la gente por donde pasa? "Seguiré mi camino y voy a lograr cosas importantes, porque me siento arropado, hoy más que nunca. Desde luego que no soy monedita dulce para gustarle a todo el mundo, pero tampoco tengo por qué cogerla contra alguien tras una crítica negativa. Si le pasa a José Mourinho que es el mejor...".¿Cómo pasa estos días? "En la bicicleta yo diseño y ordeno mis ideas. Me bajo y apunto, la bicicleta me ha servido para despejar la mente".¿Es feliz hoy en día? "Muy, muy feliz... Yo soy una persona separada, feliz con mis dos hijos, con los que tengo buena relación. Pero llegará el momento en que alguien lo llene a uno en la parte sentimental. Y no es que esté diciendo que voy a buscar novia, pero sí es bueno una compañía para compartir los momentos lindos y los difíciles".¿Qué lo hace llorar? "Lloré tanto en el reality -Isla de los Famosos- y con la muerte de Andrés Escobar ... Y ahora, en esto de la Selección, lloré por dentro. Pero las injusticias y la deslealtad lo dejan a uno muy triste".CORTARÍA SU MELENA POR 300 MILLONESLeonel Álvarez está analizando una oferta que le presentaron para participar en un reality, en el que estaría con otros técnicos, entre ellos el español Pep Guardiola. Los colombianos aún recuerdan su actuación con René Higuita en la Isla de los Famosos, en la que resultó ganador.Leo, como lo llaman sus amigos, entre ellos su entrañable Eladio Tamayo, no aceptó en esa ocasión la oferta de cortarse su melena, "porque ofrecieron muy poco". Ahora dice que lo haría, pero el costo para la empresa interesada es de 300 millones de pesos, sin impuestos, dijo sonriente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad