"Me dejé provocar, pero nunca hubo un puñetazo": Eduardo Pimentel

"Me dejé provocar, pero nunca hubo un puñetazo": Eduardo Pimentel

Agosto 18, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El máximo dirigente y asistente técnico del Chicó recibió como castigo un año sin entrar a los estadios por supuesta agresión a un árbitro.

El máximo accionista del Chicó, Eduardo Pimentel, quien venía fungiendo como asistente técnico, se defendió de la fuerte sanción que le impuso la Dimayor por supuesta agresión al árbitro Luis Sánchez en el partido que su equipo jugó contra Nacional.

Pimentel fue castigado con un año sin entrar a los estadios y con una multa cercana a los 35 millones de pesos, de acuerdo con el informe del Tribunal Disciplinario de la Dimayor, "por agredir a un oficial del partido".

En su cuenta de twitter, el dirigente bogotano aseguró que "asumo y acepto que me dejé provocar, jalé de la camiseta, empujé suave; pero nunca jamás hubo un puñetazo. Ahí es donde mienten".

Pimentel señaló que "es falso que le haya pegado al árbitro", y dejó entrever que los miembros de la Comisión Disciplinaria no fueron los que lo sancionaron "porque ellos solo firman ya que son personas muy ocupadas en sus diferentes actividades".

Comparó su sanción con la del técnico Javier Torrente, a quien castigaron con tres meses por una conducta similar. "Si la justicia existe debe ser para todos; nadie puede quedar excluido porque ya no sería justicia".

Por último Pimentel aceptó el duro castigo, asegurando que "necesitaba unas vacaciones así de largas como estas, forzosas pero necesarias; pero lo que no acepto es que hubo puñetazo".

Chicó cumple una pobre campaña en el torneo al sumar apenas un punto en la tabla de posiciones.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad