Mauricio Valencia, un atleta paralímpico que no cree en barreras

Mauricio Valencia, un atleta paralímpico que no cree en barreras

Febrero 08, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Daniel Molina Durango - Reportero de El País
Mauricio Valencia, un atleta paralímpico que no cree en barreras

Mauricio Valencia en uno de sus entrenamientos en la pista de atletismo de la Unidad Deportiva Canchas Panamericanas. Cada día quiere mejorar para representar bien al Valle y a Colombia.

A pesar de tener una carrera corta como deportista (4 años), Mauricio ha conseguido varios récords y distinciones. En el 2012 participó en las Olimpiadas que se realizaron en Londres.

Hacía bastante frío. Arriba, en el cielo, todas las nubes parecían haberse puesto de acuerdo para vestirse con el mismo color gris. Pero ese hecho es algo que no cambia en absoluto los planes de hombres que son deportistas y que tienen la única meta de ser mejores cada día. Aquella mañana, en la pista de la Liga de Atletismo del Valle, unas personas delgadas trotaban a paso uniforme cerca de la entrada, en silencio absoluto. Pero, de fondo, se escuchaba levemente un sonido. Como si algo estuviera golpeando el suelo. Pasos más adelante se alcanzaban a ver unas largas jabalinas cayendo con fuerza. Estaban siendo lanzadas por unos brazos tan robustos como el tallo de un árbol. Esos brazos pertenecen a Mauricio Valencia, un atleta de 26 años al que nada le queda grande. A pesar de tener una discapacidad llamada diplejía (que al nacer le afectó los movimientos en sus dos piernas), encontró en el deporte paralímpico una manera de ser feliz, de romper las barreras, de crecer como persona y de “ganarle constantemente a la vida”, como él mismo lo comenta.De Villavicencio para CaliEste personaje de contextura musculosa, trenzas y sonrisa franca, comenta que la mayor parte de su vida la pasó en Villavicencio. Allí, confiesa, nunca se sintió como una persona en condición de discapacidad. “No tuve problema con eso, terminé el colegio y estudié en la universidad. Lógicamente, para las empresas contratarte se hace poco atractivo, así que conocí a unos directivos que me trajeron a Cali y me dijeron que acá podría triunfar con el lanzamiento de jabalina”. Contando su historia, relata que incursionar en el deporte es algo que le ha traído muchos logros y reconocimientos. “Al principio, cuando estaba en el colegio, muchos niños se me reían por la forma como caminaba, pero después, cuando te ven en televisión ganando medallas para Colombia, eso que al inicio fue jocoso, se transformó en admiración”. Y en realidad lo de Mauricio es de aplaudir, ya que a pesar de practicar el lanzamiento de jabalina, bala y disco desde el 2010, ha conseguido en apenas tres años medallas en el Panamericano de Guadalajara en 2011, medalla de bronce en el Mundial de Lyon, Francia, y un meritorio quinto puesto en los Olímpicos de Londres 2012.Ahora, cada mañana, Mauricio está desde las 8:00 en la pista de atletismo, preparándose para mejorar cada día y cumplir uno de los sueños que más lo desvelan por el momento. “Quiero ser el mejor del mundo en lo que hago, y mi meta es levantar una medalla para mi país en los próximos Juegos Paralímpicos, que van a ser en Río (Brasil), en el 2016. Estoy enfocado totalmente a cumplir eso”.“Soy muy apasionado por lo que hago y además me gusta ganar, me acostumbré a verme figurando y estando siempre en los mejores lugares cuando compito”, señaló. No le tema a las barrerasÉl encontró en su limitación una forma de darle sentido a su vida, por lo que ve la existencia como algo que se debe disfrutar a pesar de los problemas. “Hay gente que se empeña en acumular cosas como carros y demás, y no quiero decir que eso no sea importante, pero lo cierto es que uno se muere y no se va a llevar nada. Por eso yo trato de gozarme la vida con lo que me gusta, superándome, siendo diferente y saliéndome de lo convencional”. Mauricio dice que una de las lecciones claras de su historia es que el temor es algo que no deja evolucionar a las personas. “En realidad, el miedo no existe. Hay que arriesgarse a pelear por lo que uno quiere y cuando te des cuenta, vas a estar haciendo cosas que nunca te imaginaste, convirtiéndote en alguien grande”.Para él, el momento de lanzar la jabalina con fuerza para que llegue lo más lejos posible es un reto con el que convive cada día, y seguramente no descansará hasta que lo cumple. Al final de su práctica del jueves pasado conversó un rato con su entrenador. En ese momento, las nubes poco a poco se abrieron, para darle cabida a un sol que seguirá iluminando su carrera.La Frase "El miedo y todas las limitaciones no existen, uno debe arriesgarse por sus sueños y es ahí cuando verá lo grande que se es”.Mauricio Valencia, atleta paralímpico.Un Detalle Mauricio Valencia tiene 26 años. Vivió en Villavicencio hasta los 21 y luego se vino a Cali para representar al Valle en el lanzamiento de jabalina, bala y disco.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad