Mariana Pajón, Óscar Figueroa y Caterine Ibargüen: los oros que partieron la historia

Agosto 21, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Mariana Pajón, Óscar Figueroa y Caterine Ibargüen: los oros que partieron la historia

Caterine Ibargüen, medallista de oro en salto triple.

La dorada participación que tuvo Colombia en los Juegos de Río marcará un antes y un después en el deporte. Mariana Pajón, Caterine Ibargüen y Óscar Figueroa, los responsables de la hazaña.

Mírese por donde se mire, Colombia escribió en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro la página más gloriosa en su historia deportiva.

 El rendimiento en estas justas deportivas generará un antes y un después en un país que se está acostumbrando a realizar grandes gestas de la mano de una generación de deportistas de élite, que en la mayoría de sus casos alcanzaron una madurez importante, que se ve reflejada en sus logros y que también se verá en los resultados que obtengan esos atletas que vienen atrás y que tendrán de dónde inspirarse.

Por primera vez en la historia Colombia ganó más de una medalla de oro en unas olimpiadas. Fueron tres, que llegaron de la mano de Mariana Pajón en BMX, Caterine Ibargüen en salto triple y Óscar Figueroa en pesas. Gracias a estos tres gigantes, este país, acostumbrado a gestas esporádicas, está dichoso y expectante de lo que pueda venir.

En Londres 2012 Colombia había tenido sus mejores Juegos, con un oro (el de Mariana), tres platas y cuatro bronces. En Río se consiguió esa misma cantidad, pero los colores mejoraron, con tres preseas de las doradas, dos de plata y tres de bronce, lo que pone a esta representación en lo más alto.

“Muchos pensaban que era difícil superar lo de Londres, pero gracias a estos enormes deportistas pudimos igualar las ocho medallas, pero mejorar de manera increíble en los oros”, explicó Baltazar Medida,  presidente del Comité Olímpico Colombiano.

Sin más preámbulos, conozca qué hicieron Mariana, Caterine y Óscar para lograr oro y acostumbrar a los colombianos a tener grandes alegrías.

Mariana y el arte de no perder la motivación¿Qué puede pensar alguien que a los 20 años ya ganó sencillamente demasiados títulos mundiales y un oro en Juegos Olímpicos? Pues bien, aunque resulte increíble de creer, esa sensación de tocar la gloria con las manos a tan temprana edad no mareó a la ciclista de BMX antioqueña Mariana Pajón, que siguió trabajando duro y por eso logró, en Río, defender el título olímpico logrado en Londres 2012.  Mariana, que por su gesta del viernes se convirtió en la colombiana más ganadora en la historia de los Juegos, ha logrado mantenerse por su voluntad y, sobre todo, la idea de nunca conformarse. “Es impresionante, pero Mariana nunca ha perdido las ganas de entrenar, en estos últimos cuatro años se preparó mucho para ganar su segundo oro y lo consiguió”, sostuvo orgulloso su hermano, Miguel Pajón. Y es que esa voluntad la llevó a realizar en este lapso de cuatro años (2012-2016) hazañas como ganar 18 paradas mundiales y oros en Juegos Suramericanos, Centroamericanos y del Caribe y Bolivarianos. “Por eso llegó con mentalidad ganadora a Río, se preparó bien física y mentalmente”, sostuvo el presidente de la Liga Antioqueña de BMX, Juan Fernando Castrillón. El no perder nunca la sed de gloria hace que Pajón sea una grande.
Figueroa: una recuperación que lo impulsó a la gloriaQué contraste tan grande. El 8 de agosto de este año, Óscar Figueroa ganó medalla de oro para Colombia en los 62 kilogramos de levantamiento de pesas, pero seis meses atrás tuvo que ser operado por dos hernias discales por el reconocido doctor Jorge Ramírez. De esta forma, su desempeño en Río —tras ganar plata en Londres 2012— era toda una incógnita para los colombianos.  Pero entonces fue ahí cuando llegaron dos de sus pilares deportivos: el doctor Ramírez, que lo operó con mucho éxito, y Oswaldo Pinilla, el entrenador que trabaja con él desde el 2004 y que lo quiere como a un hijo.  Ellos fueron los bastiones que le ayudaron a Óscar a que se levantara y luchara por su sueño, ser el mejor en su categoría en Río. “Tras la operación hicimos un trabajo muy arduo para recuperarlo, fue mucho el esfuerzo de él y por eso consiguió el oro que se le había escapado hace cuatro años”, sostuvo Pinilla. Luego de recuperarse de la operación y empezar en forma con los entrenos de cara a las justas de Brasil, Figueroa recuperó la confianza en sí mismo y pudo ganar el oro. “Han sido meses duros, pero con mi entrenador planeamos una estrategia perfecta para ganar y se  dio”, explicó el pesista.
Caterine saltó y saltó... y llegó a la gloriaDe salto en salto, Caterine Ibargüen ha ido escalando en el deporte, consiguiendo grandes logros, pero esta historia grandiosa que escribió en Río 2016 al ganar la medalla de oro no hubiera sido posible de no ser por su entrenador, el cubano Ubaldo Duany, quien fue el que la impulsó para que se pasara a esta modalidad del atletismo y quien la motivó durante cuatro años, tras la plata en Londres 2012. Luego de ser segunda en esos Juegos que se hicieron en suelo británico, Caterine se volvió una obsesiva del triunfo. Por eso, en el lapso de tiempo hasta Río, la preparación que hizo con Duany fue tan buena, que logró 34 triunfos en 36 competencias de la Liga Diamante y dos campeonatos mundiales en salto triple (Moscú 2013 y Pekín 2015). “Han sido cuatro años muy duros, pero nos preparamos cada día por lograr el oro que se nos fue la vez pasada. Trabajamos para mejorar las marcas y no perder la ilusión”, sostuvo Duany. Además, al igual que en el caso de Mariana Pajón, la mentalidad ganadora ha jugado un papel vital en una Caterine que se siente la número uno. “Sé que es mi momento, porque soy la calidad”, aseguró la antioqueña, que llegó a la cima tras muchos saltos de gloria.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad