Luis Francisco, el heredero caleño de los guantes de Luis Barbat, ex América de Cali

Abril 08, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Juan Carlos Pamo - Reportero de El País
Luis Francisco, el heredero caleño de los guantes de Luis Barbat, ex América de Cali

Luis Francisco Barbat, arquero caleño del Danubio de Uruguay.

Luis Francisco es hijo del exarquero de América. Este chico caleño, que sigue los pasos de su padre, quiere atajar para la Selección Colombia. Juega en Uruguay.

‘Hijo de tigre sale pintado’. Ese  viejo refrán es perfecto para referirnos a la familia del exarquero uruguayo Luis Alberto Barbat, campeón en tres ocasiones con el América de Cali.

Tras vivir una dilatada carrera de 24 años custodiando el arco  de varios equipos en su país, Colombia, Argentina y Chile, así como el del seleccionado albiceleste, Luis Alberto transmite ahora todos esos conocimientos y vivencias a su hijo.

 Luis Francisco, quien es el menor de sus tres hijos, tiene una historia particular. Además de tomar la posta futbolera de su padre, este chico nació hace 14 años en la Clínica Farallones de Cali y asegura que se siente tan caleño como el más raizal de los nuestros.

A pesar de que en su vocabulario no tiene registrado el “mirá vé” o el “vos qué”, expresiones con que se identifica a los vallecaucanos, Luis Francisco se siente orgulloso de haber nacido en estas tierras y sueña en un futuro cercano vestir la camiseta de la Selección Colombia.

Aunque se fue con tan solo unos meses de vida de la capital vallecaucana cuando su padre dejó las toldas americanas, anhela regresar a la ciudad a la que aprendió a amar a la distancia.

“Mis padres me dicen que Cali es una linda ciudad. Con ese calor que la hace muy especial. Me encantaría ir a visitarla”, comenta Luis Francisco.

[[nid:524937;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/04/ep001108825.jpg;full;{Luis Alberto Barbat, vistiendo la camisa del América de Cali, junto a su hijo Luis Francisco.Especial para Elpaís.com.co}]]

Recuerda con imágenes en el álbum familiar cómo fue ese contacto inicial con el fútbol. La primera vez que visitó un  estadio fue precisamente en los brazos de su padre, quien lo sacaba cargado en hombros antes de los partidos del América en la cancha del Pascual Guerrero.

“Mi papá siempre me habla del cariño y respeto  que la afición del América le hacía sentir”, agrega.

 Su amor por los guantes sin duda que lo heredó de Luis Alberto. Aunque siendo muy niño intentó jugar en otra posición, el oficio de ser golero fue una oportunidad que le llegó y aprendió a quererlo.  

Actualmente ataja en las categorías juveniles del Danubio, uno de los clubes tradicionales de Uruguay. Dice ser un líder dentro del equipo y menciona que sus condiciones se asemejan a las que exhibía su padre.

“Me gusta ser líder y ordenar a mi equipo desde atrás”, menciona el joven guardameta, que tiene como ídolo al alemán Manuel Neuer, arquero campeón del mundo con Alemania y hombre clave en el andamiaje del Bayern Múnich.

[[nid:524939;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/04/ep001108826.jpg;left;{Luis Alberto Barbat y su hijo Luis Francisco, ambos ligados al fútbol uruguayo.Especial para Elpaís.com.co}]]

Su progenitor no solo se ha convertido en su principal consejero. Durante todos estos años ha sido su entrenador personal y eso hace que el nivel de exigencia sea aún mayor, sobre todo para una posición que no te permite cometer errores.

“Si atrás cometes un error, pues sencillamente termina reflejado en gol. Si eso pasa, no queda de otra que ir con el balón y sacar del medio”, explicó el menor de los Barbat.

“Mi padre me insiste en mejorar la técnica en movimientos especiales. Junto a él veo videos de sus partidos y entrenos, y eso hace que me ayude para corregir cosas”, atinó.

Todo su proceso de formación futbolística lo ha adelantado en territorio uruguayo. Juega como colombiano en los torneos juveniles de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

El llevar el apellido Barbat no le ha bastado para ser ciudadano charrúa. Debe esperar a cumplir la mayoría de edad para solicitarlo si así lo desea.

Dice ser un profundo admirador del fútbol colombiano, en especial del seleccionado nacional por las virtudes que ha  demostrado en el último tiempo. Le encantan las condiciones de James Rodríguez y, por supuesto, del cancerbero David Ospina.

“Me gustaría jugar en algún equipo colombiano. Si fuera en América, sería genial porque me considero un seguidor de esa institución”, expresó el futbolista. Busca ser valorado por los técnicos de las selecciones menores cafeteras para ser tenido en cuenta para procesos con la ‘tricolor’.  

Sus obligaciones deportivas van de la mano con las académicas. Cursa tercer grado de secundaria y otro de sus retos personales es graduarse como arquitecto.

Su madre, Andrea, nacida en La Plata, Argentina, define a Luis Francisco como un hijo muy serio y responsable de sus compromisos y recuerda con agrado su estadía en Cali.

“Nos encantaba ir con Luisito y sus dos hermanas a visitar centro comerciales, los llevábamos al zoológico. Cali me gustaba porque su geografía es muy parecida  a como es nuestro país”, opinó Andrea, una de las cabezas del núcleo familiar de los Barbat, quienes vivieron cerca de tres años en la ‘Sucursal del Cielo’.

Los primeros meses de vida de Luis Francisco los pasó entre el jardín infantil, ubicado a tres cuadras del Pascual, y el coliseo sanfernandino, precisamente ese otro lugar donde empezó a forjar su personalidad y carácter en el fútbol, tal vez sin que a su edad lo supiera.

“Luis es un arquero serio, tiene un muy buen juego aéreo. Poseedor de una gran técnica y especialmente transmite tranquilidad a su equipo, fundamental para triunfar en el profesionalismo”, comentó el exjugador de los ‘diablos rojos’.

La realidad de los guardametas colombianos también fue objeto de análisis por parte de Luis Alberto. Consideró que en una liga donde en un alto porcentaje hay porteros foráneos, es sinónimo de que el proceso de  formación no se viene trabajando de la mejor manera.

Barbat, padre, es en la actualidad asistente técnico de El Tanque Sisley, en Primera División uruguaya. Dice estar listo para arrancar solo su carrera como DT y confiesa que le gustaría tener una posibilidad en Colombia.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad