Luis Bedoya está a la espera de definir su situación con la fiscalía norteamericana

Luis Bedoya está a la espera de definir su situación con la fiscalía norteamericana

Diciembre 05, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Después de aceptar dos delitos de los ocho que se le acusan, el expresidente de Colfútbol espera que le definan su situación. La pena sería de ocho años.

Después de aceptar dos delitos ante las autoridades de Estados Unidos por el escándalo de corrupción que sacude a la Fifa y a la Conmebol, conspiración de soborno y fraude en transferencia bancaria, el expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Luis Bedoya, espera ahora que se le defina su situación por parte de la Fiscalía norteamericana.

El exdirectivo se encuentra en Estados Unidos desde comienzos de noviembre, haciendo los descargos respectivos después de que se le involucrara en el mayor escándalo que sacude al fútbol mundial, y se estima que permanecerá en ese país hasta que cumpla su castigo.

Precisamente Bedoya espera que se le defina su situación, la cual podría ser una pena de entre seis y ocho años por colaboración con la justicia y porque el acusado entregaría el dinero recibido por sobornos. 

Acusaciones contundentes

La investigación que adelantó la Fiscalía de Estados Unidos, de acuerdo con el documento divulgado ayer en ese país, tiene apartes claros y contundentes en contra de Luis Bedoya.

“El acusado conspiró con otros dirigente del fútbol y ejecutivos de marketing para solicitar, recibir y encubrir el pago de sobornos para su beneficio personal”, dice la información entregada por la fiscal, Loretta Lynch.

Señala el documento que “Bedoya, junto con otros dirigentes, conspiraron entre sí para utilizar sus posiciones dentro de la Conmebol y la Fifa para participar en esquemas de solicitud, oferta, aceptación, pago y recepción de pagos no revelados e ilegales”.

De la misma forma resalta la investigación que “el acusado y sus cómplices corrompieron la empresa mediante la participación en diversas actividades criminales, incluyendo fraude, soborno y lavado de dinero, en la búsqueda del beneficio personal y comercial”.

Primeros implicados

La arremetida de la justicia norteamericana en contra de la dirigencia del fútbol mundial comenzó el pasado mes de mayo, cuando se presentaron las primeras capturas en Suiza, aprovechando que había asamblea de la Fifa.

Los primeros dirigentes vinculados y detenidos en la operación fueron Jeffrey Webb, de Islas Caimán; el uruguayo Eugenio Figueredo, expresidente de la Confederación Suramericana de Fútbol; el triniteño Jack Warner, miembro del Comité Ejecutivo de la Fifa; el costarricense Eduardo Li, el panameño Julio Rocha, el caimanés Costas Takkas, el venezolano Rafael Esquivel, el brasileño José Maria Marín, así como el paraguayo Nicolás Leoz, quien presidió la Conmebol durante más de 15 años.

Las investigaciones siguieron su curso normal, produciéndose detenciones de otros dirigentes suramericanos como Carlos Chávez y Rómer Osuna, de Bolivia.

Aconsejado de que era mejor dejar la presidencia de la Federación para darle cara a su situación en Estados Unidos, Bedoya renunció el pasado mes de noviembre a su cargo y de inmediato viajó a ese país, donde está a la espera de que le digan cuántos años deberá pasar tras las rejas.

El exdirectivo risaraldense le tuvo que poner punto final a una carrera meteórica en el fútbol colombiano, que comenzó a mediados de los 80 cuando dejó su natal Pereira para aceptar una propuesta laboral en la Dimayor.

Rastrean sus bienes La Fiscalía de Colombia abrió una investigación por presunto lavado de activos al expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Luis Bedoya. "Llevamos un proceso por lavado de activos. Hemos hecho el rastreo de unos bienes, hay unos flujos de dinero en cuentas bancarias y si logramos determinar que esos bienes son producto de ilícitos, esos bienes pueden ser objeto de extinción de dominio", dijo el vicefiscal general, Jorge Fernando Perdomo. Agregó el funcionario que la justicia colombiana no investiga los mismos hechos por los que Bedoya fue imputado en Estados Unidos, con quienes comparte información sobre la posible implicación del expresidente de Fedefútbol en el escándalo desatado en mayo en la Fifa.
En detalle Bedoya, de 56 años y también miembro del comité ejecutivo de la Fifa, renunció sorpresivamente a su cargo en la Federación  el 9 de noviembre. De inmediato su extraña renuncia se vinculó al escándalo de corrupción de jerarcas de la Fifa que acaparaba primeras páginas desde mayo.Bedoya no ha dado declaraciones al respecto después de su renuncia y permanece en Nueva York, atendiendo los requerimientos de las autoridades de ese país. Varios dirigentes de la Conmebol y la Concacaf, y cinco ejecutivos de marketing deportivo y presidentes de federaciones suramericanas han sido imputados por aceptar millones de dólares en sobornos por la adjudicación de derechos de transmisión de la Copa América.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad