Los viejos males que embargan al nuevo América
DEPORTES

Los viejos males que embargan al nuevo América

Febrero 06, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Francisco Henao y Fabio Posada Reporteros de El País
Los viejos males que embargan al nuevo América

Con el 'Día de la Fiesta Americana' las directivas esperan recoger fondos que ayuden a soliviar la crisis económica del club.

La incertidumbre que ronda el futuro del club escarlata se origina en la falta de claridad y los problemas que han retrasado este proceso. El País presenta la radiografía de la democratización, un cambio extremo al rojo vivo.

La pésima noticia que recibieron el viernes los ‘diablos rojos’ por parte de la Federación Colombiana de Fútbol, la negativa para inscribir sus refuerzos pese al largo lobby que durante tres días hicieron en Bogotá los directivos, fue otro durísimo golpe que afectó un carro —el Nuevo América— que desde que nació no ha podido arrancar como se esperaba.Nueve meses después de haberse suscrito el convenio de operatividad entre la Corporación, que venía manejando el equipo, y la nueva administración, que tiene el respaldo del alcalde Jorge Iván Ospina y cuyo único fin era sacar al América de la postración, las cosas no pintan bien.El viernes, la Comisión Disciplinaria de la Federación Colombiana de Fútbol ratificó el fallo de la Dimayor, en el sentido de prohibirle al América inscribir nuevos jugadores para la Liga Postobón debido al incumplimiento de sus obligaciones laborales.“Se mantuvo el fallo y eso obliga al América a jugar hoy ante el Quindío con los muchachos que traía desde el año pasado, más algunos Sub 20”, dijo el gerente de la Dimayor, Iván Novella.El fallo, ni más ni menos, impide que con el equipo se estrenen los refuerzos; son los casos del arquero Leandro Castellanos, los argentinos Éver Zárate y Jorge Artigas, y el brasileño Rony Calheira.Lo que motivó el castigo fue una deuda de $900 millones que tiene el equipo por seguridad social y salarios atrasados con sus jugadores. Aunque los directivos presentaron varias fórmulas de pago, la Comisión Disciplinaria no avaló ninguna de ellas.El alcalde Jorge Iván Ospina, principal doliente del Nuevo América, les preguntó a los aficionados en su twitter que si eran partidarios de jugar con un equipo juvenil o mejor no participar, dejando abierta de esa manera la opción de no afrontar el torneo.Más lunaresOtros motores del carro americano siguen sin funcionar, en unos casos por lo mismo que motivó la sanción anterior: física falta de gasolina (plata) y en otros por las trabas encontradas en el camino para lograr un poco de oxígeno (venta de acciones).El pacto entre la Corporación y el Nuevo América obligaba a buscar una fiduciaria para que manejara todo. Ésta, a su vez, tenía que conformar un patrimonio autónomo, que debía contar con dos integrantes del viejo América, dos del Nuevo, un delegado del Alcalde y un representante de la Dirección Nacional de Estupefacientes.Sin embargo, el patrimonio autónomo no ha funcionado como se esperaba. A él debían llegar los pasivos y los activos de la Corporación, pero tantos embargos (del Bienestar Familiar, el Municipio y otros proveedores) le ha impedido operar.“En ese punto ha habido problemas porque no hay dinero. Según el Código de Comercio, ningún bien que esté embargado puede ser llevado a un patrimonio autónomo y acá en el América hasta el bus está embargado”, dijo Álvaro Guerrero, presidente de la Corporación y de dicho patrimonio.El veterano dirigente aclaró que “es un delito trasladar a ese patrimonio bienes que estén embargados, a menos que al acreedor acepte”.Mauricio Rivas, cabeza del Nuevo América, aseguró se están buscando fórmulas para levantar los embargos.“Hemos estado hablando con los acreedores porque la idea es buscar salidas al impasse. Queremos acordar fórmulas de pago que permitan levantar los embargos”, manifestó Rivas.La superintendencia esperaEl otro motor que sigue sin arrancar, quizá el más importante de todos, es el de la emisión de acciones. Este sería la solución más clara para el equipo, porque de darse la venta de acciones entraría un dinero que garantizaría el normal funcionamiento de la institución tanto en lo deportivo como en lo administrativo.Sin embargo, ante una pregunta de El País sobre ese tema, la Superintendencia aseguró que “América no ha solicitado ningún permiso para sacar a la venta sus acciones. Ellos informaron que cuando superen algunos problemas administrativos acudirán ante esta entidad para la respectiva autorización”, dijo el ente gubernamental.Sobre ese tema, clave para el funcionamiento del equipo, Mauricio Rivas manifestó que en la primera semana de marzo harán ese trámite.“Cuando tengamos todos los requisitos que exigen vamos a solicitar el permiso para la venta de acciones; primero debemos auditar las cuentas, tener un informe de la revisoría fiscal y presentar una propuesta sobre la forma como vamos a negociar las deudas con los grandes acreedores”.Francisco Ortiz, asesor jurídico del Nuevo América, aseguró que ya se tiene el informe de la revisoría fiscal, aunque éste deberá ser examinado con lupa.“Era de tal magnitud el enredo que dejaron las administraciones pasadas en el club, que les tomó seis meses entregarnos la información consolidada de la revisoría fiscal de la Corporación”, dijo Ortiz.“Ahora nosotros tenemos que certificar el resultado de esa revisoría fiscal; cuanto termine este proceso, se acudirá ante la Superintendencia”, explicó el asesor jurídico.Otras amenazasLas grandes trabas del Nuevo América también están en otros puntos.La falta de un reconocimiento deportivo propio, la sombra de la Lista Clinton que espanta a los patrocinadores, las deudas que crecen día a día con proveedores y jugadores licenciados, el enorme pasivo que asciende a unos $15 mil millones, los embargos y el tener aún una ficha prestada (pertenece a la Corporación), son otros fantasmas que acosan a la institución escarlata.“Nosotros no tenemos el reconocimiento deportivo como Nuevo América porque no tenemos los 2.000 socios que exige Coldeportes. Mientras no logremos lo de la venta de acciones, es muy difícil”, dijo Rivas.El directivo afirmó que “por ahora jugamos con el reconocimiento que tiene la Corporación porque en el acuerdo de operatividad que se firmó, quedamos en que nosotros tomábamos todo lo que tenía que ver con el equipo en cuanto a pasivos y activos”.El Presidente del Nuevo América manifestó que la ficha también es prestada porque hasta tanto el proceso con la Corporación no llegue a su final, es decir, no se paguen las deudas, ésta no será traspasada a la nueva entidad”.Los pasivos se convierten en una amenaza seria para el funcionamiento de cualquier empresa. “Aunque no está certificado, creemos que los pasivos ascienden a unos $15 mil millones. Hemos hablado con los grandes acreedores para proponerles fórmulas de pagos porque la idea es cubrir los pasivos en un año”, dijo Rivas.Un buen patrocinador sería una ayuda importante, pero el tema de la Lista Clinton que cobija al América ha sido un obstáculo difícil de superar.“El principal enemigo que tiene América es la Lista Clinton. Eso fue lo que nos llevó al abismo porque apenas el equipo entró a ella, se esfumaron los patrocinadores”, señaló Álvaro Guerrero, presidente del viejo América.“En este tema hay que ir con mucho cuidado porque nadie quiere invertir o arriesgarse a hacer un negocio porque el equipo fue incluido en la Lista Clinton. Nosotros hicimos las gestiones con la embajada americana, contamos cómo desde la Alcaldía íbamos a garantizar transparencia y por eso tuvimos vía libre para hacer el convenio con la Corporación, pero a los patrocinadores aún les da miedo acercarse al América”, aseguró Rivas.Un negocio poco claroLa democratización del América sin duda es una buena idea, pero ponerla en marcha ha sido más difícil de lo que se esperaba. Por esa razón se escuchan las primeras voces que cuestionan algunos manejos que se vienen dando al interior del Nuevo América.“Nosotros asumimos la nómina del equipo desde el segundo semestre del año pasado, pero no recibimos un solo peso de los contratos de comercialización que estaban vigentes”, señaló Francisco Ortiz, asesor jurídico.El País conoció que para atender la nómina del equipo y los gastos administrativos, la Nueva América contó con $1.500 millones obtenidos a través de tres contratos de publicidad. Uno con Jailing por $250 millones, otro con Emcali por el mismo monto y el último con el Municipio por valor de $1.000 millones (ver te puede interesar).Una fuente cercana a la Corporación, que pidió el anonimato, dijo que los recursos que ingresaron a la entidad entre 2009 y 2010 por patrocinio, publicidad y venta de jugadores, fueron manejados a través de una fundación llamada Fundatec.El País intentó confirmar esta versión, pero sólo pudo establecer que, en efecto, Fundatec sí existió y que su representante legal fue Óscar Gallego, quien fungió hasta hace poco como gerente del América.Dicha fundación hizo parte de las entidades cuestionadas cuando se desató el escándalo de corrupción durante la alcaldía de Apolinar Salcedo, conocido como la ‘contratitis’, cuando en menos de un mes se firmaron contratos por unos $25.000 millones.Sin embargo, el Presidente del Nuevo América aseguró que Fundatec tenía un contrato de publicidad con la Corporación, “pero nosotros autorizamos la continuación de dicho convenio”.Ese es el panorama de un América que, ni con nuevos dueños, sale de su infierno. La hinchada hace fuerza para que, como dice el adagio, el remedio no salga peor que la enfermedad.En sus propias palabrasRamón Jesurún, presidente de la Dimayor"Se ratificó la sanción contra América y por sus deudas no podrá inscribir nuevos jugadores”. Jorge Iván Ospina, alcalde de Cali, en su cuenta de Twitter"Ahora, cuando todo es difícil, los líderes no se recriminan; por el contrario, dan salidas y el tema rojo no nos va a quedar grande”. Jorge Artigas, delantero argentino que llegó como refuerzo"Yo estoy muy concentrado en la parte deportiva. Ya para los problemas administrativos están los directivos”. Francisco Ortiz, asesor jurídico del Nuevo América"Ya tenemos los resultados de la revisoría fiscal, pero vamos a constatar todo a través de una firma externa”. Bélmer Aguilar, ex jugador del América"Yo espero que América me cumpla con el pago del dinero que me debe. Di unos plazos y no me han cumplido”.En detalleEl convenio entre la Corporación y el Nuevo América se firmó por cinco años, tiempo en el que se espera que se finiquiten todos los enredos que arrastra la institución.El Nuevo América S.A. se fundó el 25 de mayo del 2010 y sólo tiene 61 socios que pagaron de a un millón de pesos como aporte inicial.Se considera que seis jugadores del equipo profesional son propiedad de la institución. Por falta de pagos muchos recuperaron sus derechos deportivos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad