Los más y los menos de la Liga Postobón II

Los más y los menos de la Liga Postobón II

Diciembre 19, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Marco Antonio Garcés- El País

Al finalizar el torneo, aquí están los equipos y jugadores que brillaron, así como los que quedaron en deuda. Millos se lleva todos los honores con el título, mientras Nacional acumuló un nuevo fracaso.

Con toda justicia, Millonarios se hizo al título de la Liga Postobón II, con lo que rompió una larga espera de 24 años en el fútbol colombiano. Sin duda, fue el premio al mejor equipo del año, al que mejor fútbol jugó y que se impuso en los dos torneos de la temporada que termina.Con un técnico relativamente nuevo en el medio, pero no por eso inexperto, como Hernán Torres, los albiazules demostraron que el 2012 podía ser su año y desde el comienzo conformaron un equipo equilibrado en cada una de sus líneas, con jugadores que respondieron a la confianza de la directiva y el cuerpo técnico ‘embajadores’.La Liga Postobón II también sirvió para que jugadores como Germán Ezequiel Cano, Carmelo Valencia, Henry Hernández y después Wilberto Cosme demostraran su capacidad anotadora.Hubo varios futbolistas que se destacaron y volvieron a sentirse importantes en sus respectivos equipos: Lewis Ochoa, Román Torres, Máyer Candelo, Hárrison Otálvaro, Wason Rentería y el mismo Cosme (Millonarios); Leandro Castellanos y John Viáfara (Medellín), Teófilo Gutiérrez (Junior) y Edwards Jiménez (Pasto).Otros, sin tener mucho tiempo en el campeonato rentado, pusieron a sonar sus nombres con insistencia y despertaron el interés de los conjuntos grandes, caso Juan Fernando Caicedo, Hilton Murillo (Quindío), Brayan Perea (Cali), Sergio Romero (Once Caldas), Víctor Zapata (Pasto), Juan David Pérez (Boyacá Chicó) y Luis Carlos Ruiz (Junior).En contraste, Atlético Nacional volvió a experimentar un rotundo fracaso, esta vez de la mano del técnico Juan Carlos Osorio. La millonaria inversión en jugadores que ya estaban en la plantilla y de otros que llegaron no fue suficiente para que los verdolagas llegaran a la definición del título, superados en su cuadrangular por el sorprendente Medellín.Entre los equipos que decepcionaron están Santa Fe —campeón del primer torneo—, Once Caldas, Tolima y el Cali, que después de un buen primer semestre no pudo siquiera meterse entre los ocho.Millos, el más campeónEl cuadro albiazul consiguió la estrella 14 con una gran justicia, después de cabalgar el primer y segundo torneos, obtener el punto invisible y vencer en definiciones desde el punto penal una serie que resultó muy pareja con el Medellín (0-0 en el Atanasio Girardot y 1-1 en El Campín).Millonarios volvió a celebrar después de 24 años y se convirtió de nuevo en el club más ganador en la historia de la primera división, en esta ocasión con varios récords.Desde la segunda fecha de la Liga Postobón II asumió el liderato y no lo soltó, algo parecido a lo que hizo en 1987, cuando fue primero toda la segunda mitad del segundo semestre.Con 37 puntos en la fase inicial también consiguió un nuevo logro para la institución, que nunca había sido primera en un torneo semestral. Además, consiguió su primera final en torneos cortos tras perder sus dos primeros encuentros en los cuadrangulares, algo que otros 17 equipos habían intentado sin éxito.Wilberto Cosme fue el goleador del equipo con 8 tantos, y en cada uno de los partidos en los que marcó el cuadro azul ganó, a excepción del empate (1-1) ante el Medellín en el último partido. Su líder en asistencias fue el capitán Máyer Candelo, con cinco pases que terminaron en gol.La figuraEl volante vallecaucano Máyer Candelo ratificó que es uno de los jugadores más talentosos del fútbol colombiano. De su pierna zurda salieron las principales acciones ofensivas de Millonarios, la mayoría finalizadas en gol por parte de sus compañeros de ataque, a los que prácticamente dejó mano a mano con los arqueros.Candelo, de 35 años, puso en beneficio del cuadro albiazul toda la experiencia acumulada durante 17 temporadas de carrera deportiva en equipos como el Deportivo Cali, América, Vélez Sarsfield (Argentina), Cortuluá, Universidad de Chile, Universitario, Juan Aurich y la Universidad César Vallejo (Perú) de donde llegó en el 2011.Su estilo descomplicado, pero efectivo, fue clave en la excelente campaña de Millonarios. Candelo fue la brújula, al lado de Hárrison Otálvaro, de un equipo que se divirtió con la pelota y mostró su efectividad en las redes contrarias, al contabilizar 34 goles en los 26 compromisos que llevaron al cuadro capitalino a su estrella 14.El jugador caleño aportó también brillantes ejecuciones de tiro libre y dos anotaciones en la cuenta del campeón.Así, se resarció de distintas lesiones que amenazaron con truncarle su futuro.El mejor técnicoEl tolimense Hernán Torres cumplió una campaña notable con el Itagüí el año pasado, por lo que los directivos de Millonarios se aseguraron en vincularlo antes de terminar el torneo del segundo semestre de la temporada 2011, para reemplazar al venezolano Richard Páez.Torres, a quien Gabriel Camargo le dio la oportunidad de dirigir en propiedad al Tolima en el 2007, ya había dado muestras de sus conocimientos tácticos con el cuadro ‘vinotinto y oro’. Como arquero que fue en su época activa, tiene la mentalidad de armar sus equipos con mucha seguridad en el cuarteto posterior, pero que también jueguen bien al fútbol, filosofía que interpretó a la perfección la plantilla de Millonarios.El estratega le dio continuidad a la nómina que había fracasado con Páez, pero unió a Wason Rentería, Jorge Perlaza y Rafael Robayo, conformando un equipo equilibrado.El 8-0 del amistoso contra Real Madrid en España y la eliminación en semifinales a manos de Tigre, de Argentina, en la Copa Sudamericana, más que un golpe anímico significó el punto de partida para reafirmarse en el cuadrangular A, por el punto invisible sobre Pasto, y clasificarse a la final frente al Medellín, con el resultado conocido.Los goleadoresHenry Hernández (Cúcuta Deportivo), Carmelo Valencia (La Equidad) y Germán Ezequiel Cano (Medellín, foto) concluyeron como los máximos artilleros con nueve anotaciones cada uno. Sin embargo, no todos jugaron la misma cantidad de partidos y por ello tampoco actuaron la misma cantidad de minutos.De los tres jugadores en mención, solo el argentino Cano pertenecía a uno de los equipos finalistas, pero no actuó en la serie definitiva ante Millonarios por estar lesionado de una rodilla.Con respecto a Henry el ‘diablito’ Hernández, fue el que menos partidos disputó, porque su equipo, Cúcuta, no clasificó a los cuadrangulares. Además, fue expulsado en el último partido del ‘Todos contra todos’ y por eso tampoco pudo actuar en los juegos por la Promoción.Valencia fue de los pocos jugadores que actuó en todos los compromisos de su equipo. El goleador, ausente de la final por la eliminación de La Equidad, jugó 2143 minutos en los 24 partidos que disputó (18 del torneo regular y 6 de los cuadrangulares).Como dato curioso se destaca que todos sus tantos fueron en Bogotá, ocho en el Estadio de Techo y el otro en El CampínEl fracasoNo es un secreto que en el fútbol colombiano dos de las plantillas más costosas las conforman cada año Nacional y Junior. El primero, este año optó por mantener a varios de los jugadores que venían de la plantilla del 2011, entre ellos con los que el nuevo técnico, Juan Carlos Osorio, tuvo una grata experiencia en el Once Caldas. A hombres como Macnelly Torres (foto), Luis Fernando Mosquera, Alexis Enríquez, John Freddy Pajoy, que ya estaban, se sumaron Fernando Uribe, Jefferson Duque, Francisco Nájera, Félix Micolta y el juvenil guardameta Cristian Bonilla, quien le quitó la titularidad a Gastón Pezzutti y lo envió de regreso a su país. Al final del torneo del primer semestre se fueron el arquero argentino Franco Armani, el defensa gaucho Cristian Tula, el volante Jairo Patiño, Juan Fernando Quintero (al Pescara, de Italia), los atacantes Carlos Rentería, Johan Fano y Dorlan Pabón (Parma, de Italia).Según un informe de la empresa consultora brasileña Pluri sobre los equipos que participaron en la Copa Libertadores del 2012, “la plantilla verdolaga tenía un valor de 34 millones de euros”, lo que representa un costo mensual de $6.000 millones, demasiada inversión para un equipo que este año solo levantó el trofeo de la Copa Postobón.Por su parte, el Junior fue valorado por la misma empresa brasileña en 23 millones de euros, lo que equivale a más de $4.000 millones mensuales, sin ningún logro.Las decepcionesVarios equipos, por infraestructura, conformación de sus plantillas o por sus últimas actuaciones en el fútbol nacional, quedaron en deuda en la Liga Postobón II.Uno de ellos fue el Once Caldas, acostumbrado en los últimos años a ser gran protagonista, cerró en el penúltimo lugar de la reclasificación con 33 puntos, uno más que Real Cartagena, que este año perdió la categoría.Igual situación ocurrió con el Tolima, que flaqueó en su condición de local y cedió puntos valiosos que le abortaron la posibilidad de disputar el título.El campeón del primer semestre, Santa Fe, tuvo un notable descenso en su producción futbolística y fracasó en su objetivo de llegar por lo menos a los cuadrangulares. Los ‘cardenales’ acumularon 23 unidades y también se despidieron pronto.Por su parte, el Deportivo Cali no pudo mantener la buena reacción del primer semestre y en el segundo no alcanzó el tiquete entre los ocho. Los verdiblancos sumaron 22 puntos en la undécima casilla, a 3 del Pasto, que fue el octavo clasificado.Con Julio Comesaña en el banco no hubo reacción para enderezar el camino y la buena intención del joven Héctor Cárdenas tampoco fue suficiente. De igual forma, fue extraño no ver en las últimas fechas del torneo a Boyacá Chicó y Envigado, conjuntos que, con plantillas sencillas, han animado el campeonato colombiano en las últimas ediciones.La revelaciónEl volante antioqueño Juan Fernando Caicedo (foto) fue uno de los jugadores jóvenes con mayor regularidad en el campeonato, consiguiendo 7 goles con el Quindío. Esa cuota anotadora, su fortaleza física y capacidad para rematar de larga distancia hicieron que otros clubes del país se detuvieran en hacerle un seguimiento, pero a finales de octubre el futbolista entró en rebeldía con los directivos, no quiso volver a entrenamientos con el elenco ‘cuyabro’, y recientemente llegó a un acuerdo con el Querétaro, de México.Cuando tomó la decisión de marcharse fue con el argumento de que iba a Medellín a acompañar a su mamá, enferma de trombosis. Sin embargo, versiones periodísticas hablaban de una inconformidad con su salario y la bonificación que recibía. Lo cierto es que Caicedo hoy en día tiene lista su participación con el Querétaro, en el que espera que le vaya muy bien en su primera salida internacional.Caicedo tiene buena talla y domina la pelota con propiedad, factores que facilitarían su adaptación en México. La Liga Postobón II dejó otros jugadores jóvenes destacados como Brayan Perea (Deportivo Cali), Kevin Rendón (Pasto), Sergio Romero (Once Caldas), Cristian Bonilla, Stefan Medina (Nacional), Cristian Martínez Borja (Santa Fe), Yulián Mejía y Jamillacson Palacios (Envigado).

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad