Los costos para ver el Super Bowl rompen marcas en Indianápolis

Febrero 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
EFE-El País
Los costos para ver el Super Bowl rompen marcas en Indianápolis

Hakeem Nicks (d) de los Giants de Nueva York en acción ante la defensa de Antwaun Molden (i) de los Patriots de Nueva Inglaterra, durante el juego XLVI del Super Bowl de la NFL, disputado en el estadio Lucas Oil de Indianápolis, Indiana (EEUU).

El comité organizador del XLVI Super Bowl informó este domingo que toda la capacidad hotelera de la ciudad había sido ocupada, incluyendo el noventa por ciento de las habitaciones que estuvieron vendidas desde hace un año.

El comité organizador del XLVI Super Bowl informó este domingo que toda la capacidad hotelera de la ciudad había sido ocupada, incluyendo el noventa por ciento de las habitaciones que estuvieron vendidas desde hace un año.Según los datos ofrecidos por la Oficina de Turismo de Indianápolis, más de 13.000 habitaciones disponibles en la ciudad y sus alrededores se ocuparon.Todo esto a pesar de lo elevado de los precios, que de 100 dólares un fin de semana en un hotel de dos estrellas cercano al aeropuerto, pasaron a 1.840 dólares durante la celebración del Super Bowl.Igualmente aumentó el costo del alquiler de vehículos. Un modelo que en un fin de semana regular costaba 100 dólares, durante el Super Bowl se ha incrementado hasta los 600.El aparcamiento que existe frente a Lucas Oil Stadium, donde se disputó el partido, pasó de cobrar 60 dólares, valor durante la temporada regular, a 500 por un espacio en sus instalaciones en el Super Bowl.Las entradas para ver el partido se agotaron rápidamente y las últimas 3.000 que fueron puestas a la venta por internet costaban 2.100 dólares y eran para los niveles más altos del estadio.Esas mismas entradas en la reventa ya han sido vendidas a más de 10.000 dólares. Los palcos de lujo completos cuyo valor era de 520.000 dólares, fueron todos vendidos.El precio medio de una entrada para ver el Super Bowl en Indianápolis fue de 3.984,73 dólares, un 9,17 por ciento superior a la media del año pasado en Dallas, que fue de 3.649,91 y el 71,07 por ciento más alto que el precio para el Super Bowl XLIV, que se disputó en Miami y llegó a los 2.329,26.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad