Los 7 pecados capitales del Barsa

Los 7 pecados capitales del Barsa

Abril 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Wílmar Cabrera Pinzón - Especial para El País - Barcelona, España
Los 7 pecados capitales del Barsa

Lionel Messi y Neymar, de irregular campaña con Barsa en 2014.

Tras la eliminación de la Champions, la pérdida de la Copa del Rey ante el Madrid y su declive en la Liga, los azulgranas viven su peor momento en los últimos seis años.

“Mercenarios”. “Dar la cara”. “Tata, vete ya”, “Bartomeu, dimisión”. “Messi: solo te interesan Argentina y el Mundial”. “Hay que sudar la camiseta”. Con esas palabras fue recibido el Barcelona en la ciudad, por un grupo de fanáticos, la noche del miércoles, tras la final de la Copa del Rey.Ese gesto resume el sentimiento de frustración del hincha de a pie para con el club. Y es que todo parece indicar que el Barsa ha regresado al pasado. Ese que lo marcó como un equipo de segundos lugares y finales perdidas, que siempre estuvo a la saga de otros clubes en España y Europa. Una época enquistada en el ADN culé, mucho antes de que se sentaran en el banquillo del director técnico, en su orden, Johan Cruyff, Frank Rijkaard y Pep Guardiola.Primero fue en el Vicente Calderón. Luego, en Los Cármenes. Y por último, en Mestalla. Así, los estadios de Madrid, Granada y Valencia fueron los lugares que, en los últimos quince días, dejaron ver al mundo el declive del que fuera considerado por los especialistas como el mejor equipo de fútbol en el mundo, el Barcelona. Primero fue el Atlético, que lo eliminó de la Champions League. Luego, el Granada, que le ganó sorpresivamente 1-0 y le restó puntos y posibilidades en la disputa de la Liga. Y, por último, el Real Madrid, que lo venció en la Copa del Rey. Ahí llegaron los gritos de “mercenarios”, “dar la cara”, “Tata, vete ya”, “Bartomeu, dimisión”…Tres derrotas seguidas que han sumido a los azulgranas en la peor crisis desde que Pep Guardiola y Tito Vilanova dejaran el club, después de llevarlo a lo más alto del mundo futbolístico, y la silla de D.T. fuera ocupada por el argentino Gerardo ‘Tata’ Martino.Muchos en la ciudad identifican a el exentrenador de, entre otros, Libertad, Cerro Porteño, la selección del Paraguay y el Newell’s Old Boys como el culpable de esta debacle. “Nunca tuvo el perfil para estar aquí”, esgrime como lema un grupo significativo de socios. El no entendimiento del modelo de juego, su comunicación limitada con el vestuario y la falta de liderazgo lo confirman y son signos que señalan a Martino como causante de la venida a menos del equipo. Ese mismo grupo es de los que añoran a Guardiola y desean su pronto regreso.Sin embargo, otro número de socios miran en distinta dirección. Y lo de Martino solo sería la punta del iceberg contra el que se estrellaron las ambiciones culés en la presente temporada. Debajo de esta superficie hay una serie de factores que sumados dan como resultado el bajo rendimiento de la plantilla y la no consecución de títulos. Vicios que fácilmente se enmarcarían como los siete pecados capitales que ha generado otros sucesos y han hecho que el Barcelona ceda su lugar en lo más alto de la tabla a equipos como el Atlético y el Real Madrid. Pero ¿cuáles son esos siete pecados capitales que han hecho del mejor equipo del mundo un club que vive apagando incendios todos los días? No son la lujuria, pereza, gula, ira, envidia, avaricia y soberbia, pero son palabras y hechos que podrían funcionar como sinónimos del listado hecho por el papa Gregorio Magno en el siglo VI.1. EntornoAsí, con mayúscula, este término fue acuñado en los años 90 por Johan Cruyff, cuando dirigía al llamado Dream Team y se refiere a factores extradeportivos que influyen y repercuten directamente en el vestuario. Es ese ruido que llega de la calle y no deja que la música de la orquesta alcance la armonía deseada. Quizás el más sonado esta temporada es un mensaje de texto en WhatsApp que el mismo día del partido contra el Real Madrid, en la final por la Copa del Rey, les llegó a muchos de los socios y rompió cualquier intento de tranquilidad dentro del equipo.En el mensaje, escrito por un presunto trabajador del Barcelona, éste le cuenta a un amigo detalles de la salida de Gerardo Martino y el desinterés de Lionel Messi por esta temporada, pues se cuida para el Mundial de Brasil 2014. En Barcelona se dice que dicho texto es un intento de un sector opositor a la directiva culé para debilitarla mediante informaciones falsas.2. Presidencia“Mi etapa aquí ha terminado. Debo evitar que un ataque injusto afecte negativamente la imagen del club”, dijo Sandro Rosell cuando, en enero, acosado por una investigación de delito de apropiación, ligada al fichaje de Neymar, renunció a la presidencia del club, (Rosell y el Barsa afirman haber pagado por el brasileño 57 millones de euros, mientras el socio que lo denunció dice que fueron 95).Rosell, un ejecutivo joven y ambicioso, quien fuera elegido en el cargo para proteger y evitar ese tipo de noticias, y que llegó al puesto enarbolando la bandera de la lucha anticorrupción dentro del FCB, tuvo que hacerse a un lado y darle paso a su mano derecha, Josep María Bartomeu. Rosell ya no está, pero los resultados de su mala gestión todavía causan efectos dentro del club. Sus mismos adversarios lo acusan de haber contratado un DT de acuerdo con sus intereses económicos y no con el perfil para ser capaz de dirigir al equipo.3. No fichajesEn la ciudad se dice que el director deportivo, Andoni Zubizarreta, no acertó esta temporada y que tampoco tuvo el valor de hacerle frente a las decisiones de Rosell. Por ejemplo, el caso Neymar fue un capricho del presidente que le salió costoso al club, no solo desde lo económico sino desde lo social. “No era necesario, lo ideal hubiera sido con ese dinero traer dos porteros, dos centrales, un lateral derecho”, clamaban todos. Se necesitaba más plantilla. “El presidente del Barcelona tenía claro que su prioridad esta temporada era Neymar. Nada más. Los intentos por Thiago Silva o David Luiz fueron más una puesta en escena que una negociación real”, comenta el periodista Carlos Sánchez. Si Zubizarreta hubiera planificado y hecho bien su trabajo, un equipo como el Barcelona, que normalmente disputa tres campeonatos paralelos (Copa, Liga y Champions), no se las vería con una nómina tan corta, por las lesiones u otro tipo de problemas, a esta altura de la temporada. Ahí están las bajas de Valdés, Puyol, Pique, Alba, y el mismo Neymar. Por no citar que Song no cuenta para el entrenador.El corolario de esta mala gestión de presidencia y la dirección deportiva está marcado con fuego por la sanción que la Fifa le impuso al equipo al prohibirle realizar fichajes para la siguiente temporada, por infracciones relacionadas con el traspaso y la inscripción de futbolistas menores de 18 años.4. ’Messidependencia’A finales de noviembre del año pasado, Messi viajó a Argentina para completar su recuperación, luego de sufrir una rotura en el bíceps femoral izquierdo. Tras las vacaciones navideñas, reapareció aparentemente en buena forma, pese a sus recurrentes vómitos no explicados, y poco a poco fue desapareciendo del mapa. El que para muchos es el mejor futbolista del mundo y que lideró la obtención de catorce títulos durante la era Guardiola y dos con Tito Vilanova, también puede ser un problema actual para el Barcelona. Sobre todo si el equipo es “Messidependiente”. Messi no llega al nivel de otras temporadas. Y el si el argentino no está, el Barsa tampoco. Los comentarios a pie de calle es que se está cuidando para llegar al Mundial. Y no les falta razón. A pocos días de que empiece el torneo de Brasil, la cabeza del 10 rosarino puede estar pensando en el único título que le falta en su carrera: ser campeón mundial con Argentina. Así que para qué esforzarse con el Barcelona, equipo con el que ya ganó todo. Prueba de ello es que no ha anotado en ninguno de los últimos tres partidos. Y contra el Atlético, en el Calderón, corrió 6,8 kilómetros, solo 1,5 más que Pinto. Otros acusan su falta de compromiso a que no ha llegado a un acuerdo de su renovación con el club. La oferta que el Barcelona le ha presentado a Jorge, el padre de Messi, ha sorprendido tanto al entorno que han llegado a pensar si es una invitación para marcharse del club.5. Nuñismo“El dinero debe estar en el campo”, le dijo en su momento Johan Cruyff al entonces presidente del Barcelona Josep Lluís Núñez, pero éste le respondió: “El dinero debe estar en el estadio”. Cruyff se refería a que la inversión debe hacerse en jugadores para conformar un buen bloque, un óptimo equipo. Pero Núñez no pensaba así. Compraba y vendía jugadores sin importar. Llegado del mundo inmobiliario al fútbol, entendía el negocio de esa forma. Comprar y vender. Y dentro del Barsa actual esta aseveración de Núñez parece que se mantiene latente. Eso quedó demostrado tras el referéndum del pasado 5 de abril para decidir si se comenzaba o no una remodelación del Camp Nou. El sí ganó, y el F.C. Barcelona emprenderá en los próximos años un proyecto de reforma integral del estadio por valor de 600 millones de euros.6. Modelo de juegoTodos los equipos saben a qué juega el Barcelona. El famoso rombo, el 4 como eje del mediocampo y cabeza de área, el discurso de tocar y tocar para llegar al área y hacerle daño al contrario. La pelota pegada al botín, la asistencia al compañero, salir jugando desde atrás, asegurando la bola en el compañero libre mejor situado. Todos rodeando y apoyando a Messi, como falso 9. Ejercicio de presión en la misma área de los rivales, taponando sus salidas. Defender, atacando. Al conocer eso, algunos hablan de estilo de juego agotado. ¿Cómo enfrentar a los rivales si todos saben a qué juega el equipo azulgrana? Hasta hace poco se decía que los demás clubes lo sabían, pero no tenía el ritmo ni el talento para contrarrestarlo, pero al venirse abajo tanto físicamente como de compromiso, el sistema y el equipo no funcionan. De ahí que cualquiera equipo le puede ganar. Llámese Real Madrid o Granada.Hubo un momento, cuando se ganaron los seis títulos en la primera temporada de Guardiola, en que se dijo que los jugadores del F.C. Barcelona eran tan buenos que el equipo podría jugar sin D.T., solos. Pues no. Se necesita una cabeza que sepa de la presión a la que están sometidos los futbolistas, se requiere a alguien que conozca sobre el entorno y que blinde al grupo, que los mantenga alejados y concentrados. Que le dé coherencia a la escuadra. Ahí está la razón de Guardiola. Cosas que no ha conseguido Martino.Sin juzgar que su papel sea bueno o malo, Martino no ha hecho de escudo entre la prensa, el entorno, la calle y los jugadores. Toda esta presión ha desbordado al técnico argentino que se ve inseguro y descontento. Esto le ha llevado a no aceptar la renovación que le ofreció Bartomeu antes de esta crisis. Algunos dicen que ya tiene un precontrato para volver a Suramérica, para dirigir la selección de Venezuela. El periodista Miguel Rico escribió: “En verano, Martino se va a Rosario, pero no de vacaciones”.7. PrensaEl Barcelona no es un solo un equipo de fútbol. Es casi una república independiente dentro de España. Y ese país llamado Barsa tiene centrado el foco de atención de todos los medios. Medios en los que la prensa escrita de la ciudad juega un papel particular. En la capital catalana hay dos diarios deportivos que más que informar sobre el equipo son verdaderos medios que ejercen como voceros extraoficiales, hacen oposición y hasta se sirven de fuentes anónimas dentro del club para filtrar rumores o noticias que se publican dependiendo de estar o no de acuerdo con la directiva de turno. Este tipo de prensa no solo informa, sino que se muestra como otro integrante de club, que viste los colores y creen que juegan los partidos desde el papel. Cada párrafo que se escribe se imprime con tinta azulgrana. Son diarios escritos por hinchas y para hinchas. Es la columna vertebral del llamado “entorno”, que le hace más mal que bien al equipo. “No quiero que nadie filtre nada a la prensa, no quiero que la prensa tenga amigos en este vestuario”, dijo Guardiola al tomar el equipo en el 2008. Sabía a qué se enfrentaba.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad