“Lo estético y lo físico me tienen bloqueado”: John Anderson Home

Noviembre 05, 2014 - 12:00 a.m. Por:
FRANCISCO HENAO BOLÍVAR - Reportero El País
“Lo estético y lo físico me tienen bloqueado”: John Anderson Home

John Anderson Home Londoño tiene 25 años. Combina el arbitraje con su trabajo en una empresa familiar.

El árbitro vallecaucano dice que es consciente de que su exceso de peso le impide ser escalafonado a nivel nacional. Asegura que tiene que bajar 14 kilos si quiere aspirar a pitar en el torneo de la B.

Su figura robusta no pasó desapercibida el lunes en la cancha de La Troja, durante la final del Torneo de las Américas entre Deportivo Cali y Universitario de Popayán.John Anderson Home Londoño, de 25 años, nacido en el barrio San Luis de Cali, y con 16 kilos de más, fue el elegido para pitar el duelo decisivo en la categoría Sub 19.Una vez pisó la cancha, las bromas de muchos de los aficionados que llegaron para ver el compromiso no se hicieron esperar. “El árbitro se toma la sopita” y “¿Quién se atreve a protestarle a ese gordo?”, fueron algunos de los comentarios que se escucharon en los alrededores del campo de juego.Al final el balance de Home fue muy positivo porque pitó de manera acertada el partido que ganó el Cali. Sin embargo, su impecable actuación le dio para pensar en que debe tomar más en serio su labor arbitral.Eso, sin duda, lo obliga a hacer algunos sacrificios. Uno de ellos, el bajar los kilos necesarios para mantener una figura más atlética.John Anderson habló sobre el reto que tiene: ponerse a tono físicamente.¿Qué torneos ha pitado?Los torneos de la Liga, eliminatorias de Juegos Departamentales, pité mi sexto Torneo de las Américas de manera consecutiva, he estado en la Copa Claro, torneos locales en el Guabal y de Comfandi. He estado en algunos partidos a nivel nacional, pero hasta la fecha no he sido escalafonado. Si Dios quiere, el año entrante hago mis pruebas físicas y atléticas y me escalafono.¿El exceso de peso no le impide ser escalafonado a nivel nacional?Totalmente de acuerdo; el problema mío en estos momentos es lo físico y lo estético, que también influye; esas son las partes que me tienen bloqueado. Porque arbitralmente, como lo vieron en la final del Torneo de las Américas, me va bien; todo el mundo me felicitó. Pero lo más complejo para mí es la parte física. Siendo menos pesado sería un árbitro de gran proyección.¿En las pruebas físicas que ha hecho con la Academia de Arbitraje ha tenido problemas?Sí, todo el mundo incluso me lo ha dicho; si a uno en las pruebas físicas le faltan una o dos vueltas, entonces está mal preparado. Yo soy consciente de eso. He tratado de esforzarme, pero me falta dar más de mí y el compromiso es ese para el año entrante, estar bien y pasar las pruebas, ser escalafonado y comenzar a pitar en la B.¿Va a someterse a algún tratamiento para mejorar la parte física?Yo tengo que ser consciente de que debo mejorar eso para comprometerme con el arbitraje; tengo que buscar un preparador físico personal porque sé que soy buen árbitro. A mí me felicitaron hasta los instructores de la Academia de Árbitros. Yo estoy reflexionando, ya tengo un norte y tengo que girar sobre ese norte, tengo que bajar de peso y por eso he adelantado algo con un preparador físico.¿Cuál cree que sería su peso ideal para ser un árbitro de proyección?Tengo que bajar unos 14 kilos y me parece bien porque mi estatura es 1.80; estoy pasado más o menos unos 16 kilos; yo creo que con 80 de peso estaría bien porque tengo buen porte y tengo autoridad en la cancha.¿En algún partido de esos de ida y vuelta se quedó rezagado o no aguantó el ritmo?Sí, me acuerdo que en el Torneo de las Américas del 2010, en cuartos de final entre el Cali y Selección Ecuador, era un partido de toma y dame y tuve que pegar cinco piques; ya para el sexto lo pensé porque es que picar de seguido era bravo. En esta ocasión me dosifiqué bastante y ya con experiencia me supe ubicar para no correr mucho.¿Algún jugador le ha hecho bromas?La primera impresión cuando entro a una cancha puede ser que no sea convincente, que digan “¡huy, ese man está pasado de kilos!”. Pero siempre he sido un árbitro que está al pie de la jugada y eso me lo han reconocido los jugadores. En la final del Torneo de las Américas era mi partido número 19 y estaba agotado; pero por mi condición física tengo que saber correr la cancha y aprender a leer el juego para que las jugadas no me cojan lejos.¿Los aficionados le gritan algo así sea de maneja jocosa?Sí, me dicen que estoy pesado y eso no es un secreto, yo soy consciente de eso; pero en la cancha, ni los jugadores ni los técnicos dicen algo porque saben que dirijo bien y manejo de la mejor manera los partidos. Pero de afuera les gritan hasta a los flacos.¿Cree que su físico infunde respeto o que un jugador lo piensa dos veces a la hora de protestar airadamente?Eso puede pasar; pero yo no abuso del físico. Yo tengo un porte y con eso infundo autoridad y respeto. Una vez me agredieron porque eché un jugador, pero no ha vuelto a pasar nada.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad