“Llevo a Cali en el corazón”: Carlos Salvador Bilardo

Diciembre 12, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Por Daniel Molina Durango- Reportero de El País
“Llevo a Cali en el corazón”: Carlos Salvador Bilardo

Carlos Salvador Bilardo.

El exentrenador y campeón del mundo Carlos Salvador Bilardo habló con El País sobre fútbol, su vida y su gran amor por Cali y el conjunto azucarero.

En su casa ubicada en Buenos Aires, Argentina, Carlos Salvador Bilardo guarda como un tesoro los más de 9500 partidos de fútbol  que tiene grabados. Pero resulta que todos esos vídeos no son ni la mitad de  los recuerdos que tiene en la cabeza a sus 76 años un hombre que es lo más parecido a una leyenda viviente.

 Para hablar de  su vida se necesitaría un libro entero, pero, para ser más exactos, Bilardo es uno de los personajes más importantes en la historia del fútbol argentino y mundial. En 1986, por ejemplo, fue el técnico que llevó al país gaucho a adjudicarse la Copa del Mundo de México, sacándole el máximo potencial a Diego Armando Maradona. Todos saben lo que él representa. 

 Sin embargo, a pesar de haber recorrido (y seguir haciéndolo) todo el mundo, hay un lugar que nunca se le va a poder borrar de la mente y el corazón: Santiago de Cali.

 Bilardo llegó a la tierra de la salsa, el chontaduro y la alegría permanente en el año 1976, para dirigir a un Deportivo Cali de ensueño, con el que obtuvo el subcampeonato de la Copa Libertadores de 1978.

Recordando esas viejas épocas, este hombre que está lleno de anécdotas habló con El País sobre su vida, su pasión por el fútbol y el gran amor que siente por el Deportivo Cali y Sultana del Valle.

¿Qué significa para usted que en Cali lo recuerden con tanto cariño?

Significa mucho. El otro día me pusieron al teléfono con el ‘Pecoso’ Castro y estuve conversando con él sobre esa época en la que coincidimos allá. Viví momentos muy lindos, bárbaros y que recuerdo con mucho cariño. 

Tengo vídeos de partidos del Cali, de lo que entrenábamos y hacíamos y uno no se olvida jamás de eso. Aparte coincidí  con un dirigente espectacular como Alex Gorayeb. Recuerdo mucho a la gente de Cali. En Colombia creo que hicimos un buen trabajo.

¿Hace cuánto no viene a Cali?

  Hace mucho. La otra vez quería ir, pero no pude; sin embargo, recuerdo a todos los amigos que hice. ¿Sabés una cosa? En Cali me enteré de  lo que era grabar vídeos de fútbol, lo aprendí de Aurelio Grimberg (exdirigente azucarero). Desde esa época hago eso y hoy tengo unos 9500. Él grababa en Betamax (risas). Son muchos recuerdos. El otro día hablé con el Doctor Mao.  Estuvimos charlando y le pregunté cómo estaba, conversamos muy bien.

¿Qué  extraña de Cali?

La vida que tienen. Toda la gente siempre está contenta. Yo me acuerdo que cada semana trataba de ir a Buga. También al hotel Inter a tomar de vez en cuando unas copas. Me gustaba caminar por la Sexta y pasear con mi señora y mi hija. 

 ¿Qué haría si vuelve a Colombia?

Lo primero que haría sería llegar a Cali y pasar unas horas. Ir al hotel que te dije y, sobre todo, ver cómo está la Sexta. Luego tomaría un coche y me iría a Buga, en mi tiempo allá siempre hacía eso cada semana. Bueno, soy muy católico. Es que yo no me puedo olvidar de Colombia. Aprendí mucho y luego todo eso me sirvió para dirigir a la Selección Argentina y las cosas salieron bien. Además, insisto, allá Aurelio Grimberg me enseñó a grabar vídeos de partidos en Betamax, un fenómeno.

 ¿Recuerda bien dónde vivía?

A una cuadra de la Sexta y más o menos a unas cuatro o seis cuadras de uno de los edificios del Cali (la sede Alex Gorayeb). 

En ese tiempo usted dirigió al ‘Pecoso’ Castro, que hoy es entrenador del Cali y viene de sacarlo campeón. ¿Pensó que él llegaría a ser técnico?

Sí, claro que sí. ‘Pecoso’ se interesaba por todo. Yo hablaba mucho con él porque era de los que más preguntaba por lo táctico. Me puse muy contento cuando vi que salió campeón con el Cali, porque luchó mucho como jugador, y como persona es muy buena gente.

 ¿Le gustaría volver a ver al Cali?

Me gustaría muchísimo. ¡Uff!, hace mucho que no veo al Cali en vivo. Lo sigo cuando lo dan por algún canal de acá. Me encantaría  volver, pero ahora me toca ir a tantos lados...

Su  Cali fue el primer equipo de acá en jugar  una final de Libertadores. ¿Por qué no se le ganó a Boca?

Pienso que se jugó muy bien, pero Boca tenía un gran equipo. Todavía es difícil jugar en la ‘Bombonera’, imaginate cómo era antes. Pero tuve jugadores fantásticos: Pedro Zape, ‘Pecoso’, Ángel María Torres, Diego Umaña, el ‘Tigre’ Benítez, Scotta...

 Me acuerdo con mucho cariño de esa época, de cómo la gente se ponía por cada paso que dábamos. Los hinchas llenaban la cancha y el empuje de los muchachos era impresionante.

Dice que le toca ir de un lado a otro... ¿a qué se dedica ahora?

Doy conferencias de fútbol, aquí, en Italia, en distintos lugares. Me llaman de todos lados. Te cuento que hace poco me contactaron de China para irme una temporada a trabajar con un equipo. Me hubiera gustado, pero ya es muy lejos para mí. Antes un año no era nada, pero ahora ya es mucho y la verdad me cuesta.

Usted es médico, fue jugador, técnico, salió campeón del mundo dirigiendo a su país... ¿le falta algo por hacer?

(Risas). Yo tengo ahora un programa de radio, y viste que siempre acá está la crítica que porque se ganó jugando de un modo y no de otro... Vino el otro día un señor allí y me dijo, ‘vamos a hacer una apuesta. Tratemos de encontrar a alguien que tenga más títulos que usted’. Empezamos con 100.000 pesos argentinos y ya estamos en dos millones y medio, por ahora no aparece nadie.

¿Qué tan cierto es que usted ayudó a que el jugador joven en Colombia se pudiera mostrar más?

Cierto. Un día me llamó un señor Carlos Ardila Lulle. Los muchachos del Cali me dijeron que era alguien muy importante. Nos juntamos en Bogotá y yo le di la idea de hacer un torneo juvenil. 

En ese tiempo, antes de los partidos, los preliminares los hacían los rodillones, los jugadores de 35-40 años. Pero con la idea que empleamos los chicos se mostraron más y de ahí salieron el ‘Checho’ Angulo, ‘Cheché’ Hernández, el ‘Pibe’ Valderrama, entre otros. Yo creo que en gran parte, debido a eso, hoy Colombia tiene jugadores de calidad por montones en todas partes.

¿Cómo está la relación con Maradona, ya se arreglaron?

Él habla y habla, pero yo nunca dije nada malo.  No tenemos la relación de antes. 

 ¿Pero le gustaría hablar con él?

 Es que es difícil, muy difícil. Con casi todos los chicos que compartí en la Selección hablamos y nos reunimos, pero Diego nunca viene. Siempre anda afuera.

¿Fue el mejor jugador que dirigió?

A nivel de Selección no cabe duda que fue el mejor futbolista que me tocó dirigir.

¿Algún día Lío Messi lo superará?

Para mí, Messi está a ese nivel. Él, Pelé y Diego están un paso más que el resto de jugadores. Otros muy buenos como Platini y Cruyff no llegaron hasta allá.

Siendo argentino, ¿qué lugar ocupan Colombia y Cali en el corazón de Carlos Bilardo?

Siempre digo que llevo a Colombia y a Cali en mi corazón. Mi hija hizo en Cali la primaria y cantaba mejor el himno colombiano que el argentino. Recuerdo todo eso con cariño.

Se cumplieron 37 años El pasado 28 de noviembre se cumplieron 37 años de la primera vez que un equipo colombiano jugó una final de Copa Libertadores.  Fue justamente el Deportivo Cali de  Carlos Salvador Bilardo. Disputó el título frente a Boca Juniors de Argentina.   El juego de ida en un estadio Pascual Guerrero  a reventar terminó 0-0.  En Buenos Aires Boca Juniors se impuso 4-0 y obtuvo la Copa.  Aunque el Cali se quedó con el segundo lugar, el hincha verde recuerda con gran cariño ese Cali de Bilardo.
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad