Leidy Solís, la madre de las pesas en Río 2016

default: Leidy Solís, la madre de las pesas en Río 2016

Luego de perderse hace cuatro años las justas de Londres 2012, Leidy Solis luchará por hacer realidad en Río 2016 el sueño pendiente de colgarse el oro olímpico.

Leidy Solís, la madre de las pesas en Río 2016

Mayo 08, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Por Diana Carolina Hernández Ramírez- Reportera de El País

Luego de perderse hace cuatro años las justas de Londres 2012, Leidy Solis luchará por hacer realidad en Río 2016 el sueño pendiente de colgarse el oro olímpico.

 

[[nid:534358;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/05/leidy_solis.jpg;left;{Leidy posa junto a su hijo Matías, su mayor motivación para ganar el oro olímpico en Río 2016.Especial para El País}]]

Leidy Solis pospuso su sueño de ser campeona olímpica nueve meses antes de dar inicio Londres 2012 para asumir el trabajo más importante, ese que no tiene horarios,   el más pesado y gratificante del mundo: ser mamá.

“Hace cuatro años fue muy difícil afrontar que no podía estar en los Juegos Olímpicos, pero mi principal trabajo era tener mi hijo, dejar las pesas a un lado por un tiempo, dejar de vivir del deporte y convertirme en madre”, promulga orgullosa Leidy.

Pero a pesar de la responsabilidad que conlleva ser madre, este nuevo rol en la vida de Leidy no ponía en riesgo su carrera deportiva. Lo que sí puso a tambalear su futuro en las pesas   fue un accidente casero que sufrió cuando intentó correr una ventana y el vidrio se le vino encima. Y ella, que estaba a tan solo una semana de dar a luz, dejó ver su instinto protector de madre poniendo su brazo para defender  su vientre de los pedazos de cristal que al final terminaron penetrando su extremidad superior.

Mientras los Juegos Olímpicos estaban en curso y  sus compañeros se bañaban de gloria en Londres, ella luchaba con la desoladora noticia de los médicos, quienes afirmaban que  tenía pocas posibilidades de volver a levantar una pesa, ya que su antebrazo izquierdo había quedado muy afectado por el accidente.

Pero a pesar del dictamen, Leidy decidió luchar por ese sueño que inició cuando  tenía  12 años. Así que se aferró a la nueva motivación que tenía en su vida: su hijo Matías. 

“Él me volvió más fuerte mentalmente. Antes era muy débil y con cualquier cosa me caía, pero mi hijo me dio fuerzas para sobreponerme de este suceso. Ahora nada es imposible para mí,  sé que todo mejorará  porque tengo a mi hijo conmigo”.

Durante seis meses, Leidy se sometió a un doloroso tratamiento en el cual se buscaba reconstruirle el brazo. Y a pesar del desalentador dictamen, ella tuvo una milagrosa recuperación y luego de un año empezó a entrenar para encaminarse de nuevo a su sueño  pendiente, conseguir uno de los cupos a los  Olímpicos,  que se realizarán en agosto en  Río de Janeiro, Brasil.

[[nid:444106;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/07/foto_horizontal_leidy_solis.jpg;full;{Leidy Solís, pesista vallecaucana. Filiberto Rojas -Colprensa}]]

Después de superar ese fuerte impasse en el que estuvo en juego su vida, solo oros se ha colgado la pesista vallecaucana, quien ha sido una de las figuras colombianas en el ciclo olímpico. En los Juegos Bolivarianos de Perú (2013), en los Juegos Suramericanos de Chile (2014), en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Veracruz (2014), en los Panamericanos en Canadá (2015) y en los Juegos Nacionales (2015), Leidy obtuvo el primer lugar. 

Actualmente  se ubica en el quinto puesto del ranking olímpico de la categoría de los 69 kilogramos, posición envidiable para un deportista que hace cuatro años estaba luchando por no decirle adiós a las pesas. 

Su rutina inicia a las 8:00 de la mañana con un repetitivo entrenamiento técnico, en el que trata de corregir los pequeños errores para llegar a la perfección. En la tarde, de nuevo regresa al gimnasio para centrarse en la fuerza. Al final son seis horas de entrenamiento al día con lo cual espera ponerse a punto  para estar en óptimas condiciones en Río.

“Estoy muy enfocada en mi objetivo, por eso la preparación va excelente.  Cada vez me voy sintiendo mejor de cara a lo que serán los Juegos Olímpicos. Cada día que pasa tengo que esforzarme mucho más para llegar a ese objetivo y en este momento estoy dando lo mejor de mí para superar las marcas personales que quiero hacer en Río de Janeiro”, cuenta Solís, quien actualmente se concentra con la selección Colombia en la capital del Valle del Cauca. 

Y esa marca que buscará en Río ella prefiere reservársela, ya que hace parte de la estrategia que podrá en marcha en Brasil.  Lo que sí se sabe es que quiere sorprender y traerse el oro, con el que superará  lo hecho hace ocho años cuando  afrontó sus primeras olimpiadas en Pekín, donde con un cuarto lugar fue una de las figuras de la delegación nacional.

“Mi meta en Río es hacer historia y yo sé que Dios me dará la fuerza para llegar a lo más alto y sentir  que lo logré. Siempre me sueño en ese momento y sé que será increíble”, relata Leidy, quien a principios de junio participará con Colombia en el Panamericano de Pesas que se realizará en Cartagena, evento en el que se elegirán los ocho hombres y siete mujeres que representarán al país en Río.

Hace 16 años, el Valle del Cauca se sintió orgulloso por el triunfo de María Isabel Urrutia en Sidney, olimpiada  donde por primera vez una colombiana se colgaba el oro, y aunque en ese tiempo Leidy aún ni se imaginaba que  iba a ser pesista, hoy quiere emular ese logro y convertirse en la segunda colombiana en cantar el himno nacional en la cita más importante del deporte.    

“Para mí sería un honor acompañar en la historia a María Isabel Urrutia y por eso hay que entrenar fuerte para lograrlo. Y es un  sueño por el cual lucharé para hacerlo realidad en los Olímpicos de Río 2016”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad