Le llegó la hora al fútbol colombiano de sacarle tarjeta roja a los violentos

Le llegó la hora al fútbol colombiano de sacarle tarjeta roja a los violentos

Septiembre 29, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País con apoyo de Colprensa
Le llegó la hora al fútbol colombiano de sacarle tarjeta roja a los violentos

La violencia en el fútbol, generalizada a través de las llamadas 'Barras Bravas', es un asunto que hace mella en Colombia y ligas tradicionales de Suramérica como Argentina y Brasil.

Los hechos ocurridos en Bogotá durante la semana que termina, en los que murieron tres personas, abre el debate sobre las soluciones que deben buscar el Gobierno y los clubes para que no se acabe la fiesta del balompié nacional.

La semana que concluye ha sido una de las más candentes de los últimos años, producto de hechos violentos que han involucrado a hinchas del fútbol profesional colombiano, y que obligaron a aplazar el partido entre Millonarios y Nacional.Tres muertos en Bogotá en hechos aislados —fuera de los estadios, uno de ellos padre de un aficionado de Santa Fe—, por poseer camisetas distintas a las de los equipos de los agresores, es el lamentable saldo en distintos barrios de Bogotá.En medio de la tristeza y el luto que embarga a varias familias, se han levantado diversas voces, unas que piden mayor severidad y aplicar las normas exigentes, mientras hay quienes piensan que lo mejor es volver a promover la cultura ciudadana, porque el tema obedece a un fenómeno social.El presidente Juan Manuel Santos se pronunció: “Los autores de los hechos violentos de los últimos días son delincuentes disfrazados de hinchas y no vamos a tener contemplación alguna con estos personajes”. A su vez, el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, anunció que el Gobierno no solo comenzará a trabajar en la carnetización de los hinchas, sino que buscará hacer una identificación biométrica de ellos para evitar hechos de violencia en los escenarios deportivos. “Vamos a trabajar para la carnetización de los hinchas y revisar el mejor sistema de ingreso al estadio. Una alternativa puede ser el código de barras de la cédula y otra la identificación a través de la huella digital, para controlar el ingreso de los aficionados del fútbol”, dijo el jefe de la cartera. Iragorri agregó que las estadísticas muestran que en los partidos del fútbol colombiano se presentaron 25 incidentes en el 2011; 35 el año pasado y en el 2013, a falta de tres meses para su finalización, van disparados los casos, “lo que podría significar un incremento en las cifras. Es por eso que tomamos estas medidas”, dijo el funcionario.En tanto, el general Fabio Castañeda, comandante saliente de la Policía Metropolitana de Cali, sostiene que “tenemos que enviar un mensaje a todos los líderes del barrismo social para que desarmemos los corazones, para que aprovechemos la ley del fútbol, a través de un balón y por medio del deporte logremos fortalecer la simbología de una fiesta que significa, alegría, respeto por los demás y solidaridad”.Clara Luz Roldán, secretaria de Deporte y Recreación de Cali, afirma que “hemos trabajado muy coordinadamente con las barras, no creo que los autores de esas acciones son los barristas, son desadaptados que se infiltran en las barras y cometen esos hechos, que afortunadamente no hemos visto en nuestra ciudad en esa magnitud. En la Secretaría de Gobierno hemos mirado la posibilidad de carnetizar e identificar a todas las personas que entren al estadio”.La funcionaria agrega en la capital del Valle “la situación baja mucho porque el Cali está jugando en su estadio y solo América y Dépor vienen utilizando el Pascual Guerrero. Hasta el momento no se han presentado hechos qué lamentar. Vamos a seguir trabajando de la mano con la Secretaría de Gobierno para buscar que disminuyan este tipo de acontecimientos, con el apoyo de la Policía, que en ocasiones ha tenido 1000 efectivos. Dentro del estadio no hemos registrado un solo hecho qué lamentar, todo ha sido por fuera del escenario”. Francisco Santos, reconocido hincha del Santa Fe y precandidato a la Presidencia, opina que “los clubes, el Gobierno y la Dimayor no se pueden lavar las manos, hay reglamentación que debería obligar a los equipos a tomar medidas en ese sentido”. “Que pierdan los puntos”El precandidato propone una fórmula novedosa: “Soy de quienes cree que hay que sancionar a los clubes con puntos cuando se cometen este tipo de casos. Por ejemplo, si los hinchas no entregan a quienes asesinaron a estos señores, la Dimayor debería decirles: ‘o entregan a quienes cometieron los delitos o pierden los tres puntos inmediatamente’, para cederlos al equipo del muerto. Por seis puntos que se le quiten a su club, los aficionados harían lo que fuera. No puede ser que ocurran actos de violencia y no haya una sanción moral ni social contra estos delincuentes”. Por su parte, Carlos ‘El Pibe’ Valderrama manifestó que “ya era hora que las autoridades hicieran algo. Porque ya está bueno. Ahora los viejos no pueden ir a los estadios porque les da miedo”.Sobre la posibilidad inicial de que suspendiera el campeonato, indicó que “me parece drástico también, porque no solucionamos nada. Qué hay que hacer: ser drásticos. Que el que cometió el error, ‘encanarlo’. Hacer alguna cosa, porque ya se pasaron de calidad”. Sostuvo que el problema no es el fútbol en sí. “¿Quién dijo que el problema era jugar fútbol? ¿El problema es ir al estadio? No. El problema es que cuando se termina el partido los bandidos se quedan atrás buscando pelea. ¿Cómo van a matar a una persona porque tiene una camiseta distinta? ¿Quién dijo esa vaina? ¿Cómo es que si uno va a la esquina con la camiseta de otro equipo lo vayan a matar? Eso no se puede permitir. Hay que tomar medidas drásticas”.Asimismo, Carlos Raúl Yepes, presidente de Bancolombia, propone una Cultura Estadio. “Antes de que sigan tomando ventaja situaciones y comportamientos que cada vez nos alejan más de este objetivo, quiero proponer a la Dimayor un trabajo conjunto para desarrollar, entre diferentes sectores y con el liderazgo de la Dimayor, lo que llamaría el programa Cultura Estadio”.Agrega que “esta iniciativa plantea la necesidad de crear una división o área al interior de la Dimayor que se denomine Dirección para la Promoción de la Convivencia, donde se establezca una mesa permanente de generación de ideas, planteamiento, iniciativas y seguimiento. Una mesa con integrantes como representantes de las barras, Gobierno, empresa privada, facilitadores —como antropólogos o personas que han logrado avances en ese sentido, como el padre Alirio López, o el magistrado de la Corte Constitucional Jorge Iván Palacio— y todos los que puedan o quieran aportar ideas”. La polémica sigue abierta. ¿Mano firme, aplicar realmente las normas y endurecer las penas actuales? o ¿promover una verdadera cultura ciudadana, con pedagogía desde casa para recuperar valores como el respeto, la tolerancia y el perdón? La primera —por el ejemplo de los ‘hooligans’— parece que va ganando terreno.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad