“Las pesas han tenido mala suerte”: María Isabel Urrutia

Diciembre 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Leonard Gutiérrez Bueno - Reportero de El País
“Las pesas han tenido mala suerte”: María Isabel Urrutia

María Isabel Urrutia, exatleta vallecaucana.

La expesista vallecaucana, primera medalla de oro para el país en unos Juegos Olímpicos, entrega sus conocimientos a las promesas de Bogotá desde hace diez meses.

El nombre de María Isabel Urrutia hace parte de la que para muchos es la página más gloriosa del deporte colombiano. La vallecaucana logró la primera medalla de oro de un deportista colombiano en los Juegos Olímpicos de Sidney, Australia.Aquella presea dorada marcó el final de un ciclo en el que la pesista colombiana entregó más de una vez alegrías a nuestro país, gracias a su excelente nivel. Con el tiempo llegó el retiro, lo que la llevó a trabajar en la dirigencia deportiva, incursionó en la política, y ahora hace parte del IDRD en Bogotá, donde le entrega a los deportistas bogotanos todo lo que aprendió durante su larga carrera en la halterofilia.Desde su llegada a territorio bogotano, el crecimiento de esta disciplina en el centro del país ha sido notoria, aunque también hay que decir que, en parte, gracias a la inclusión de algunos atletas pertenecientes al Valle del Cauca que decidieron marcharse. ¿Cómo va el trabajo en Bogotá? Estamos trabajando muy bien, gracias a Dios. Tenemos varios deportistas con los que estamos haciendo buenos procesos, contamos con un muchacho que se llama Diego Mancilla, que es del Valle del Cauca, al igual que Jessica Solís, quien también está en Bogotá hace seis años. ¿Le gusta la etapa de entrenadora? Me siento muy bien haciendo esto porque conozco bien la técnica y la preparación de un pesista, me han entregado la oportunidad de tener un equipo fuerte y sólido. Bogotá no tenía proceso de pesas y en la actualidad contamos con deportistas que nos pueden entregar medallas olímpicas. Llevamos año y medio trabajando y en diez meses se nos han dado grandes resultados. Esperamos tener medallas en el 2016 en Brasil. ¿Se arrepiente de alguna manera de su paso por la política? No, para nada, no me arrepiento porque el paso por la política me ayudó a organizar muchas cosas para la Ley 181; la buena preparación hoy de los atletas es gracias al impuesto a la telefonía celular. La vida tiene sus tiempos, ahora me puso donde me tenía que poner y acá estoy trabajando muy fuerte. ¿Cómo ve hoy el presente de las pesas? No lo veo tan mal, pero sí nos estamos alejando de la realidad del podio olímpico. Tenemos que trabajar más las bases, no sólo la de las potencias, sino un desarrollo en el resto del país. Le he planteado directamente al Gobierno nacional que hay que crear otros centros de entrenamiento para que siga creciendo la disciplina. ¿De alguna manera siente nostalgia o extraña poder entrenar? No siento nostalgia porque hice todo lo que tenía que hacer y lo hice bien. Me duele un poco es que en nuestra época no teníamos dónde entrenar, y con el tiempo Ricardo Cobo nos ayudó junto a Coldeportes para hacer el coliseo María Isabel Urrutia. Hoy en día me da tristeza y nostalgia verlo algo acabado. Creo que hay que cuidarlo porque lo tenemos en el abandono. ¿Usted siente que las pesas es un deporte en el abandono? Pienso que las pesas han tenido muy mala suerte a la hora de tener buenos dirigentes, se han tenido muchas peleas y eso termina afectando el entorno de esta disciplina. No se han preocupado por el desarrollo de este deporte, porque si Valle, Antioquia y Bogotá no invirtieran en el crecimiento de los deportistas, las pesas estuvieran peor. Todo lo sucedido se debe al manejo de la federación como tal; para mí, la culpa es la falta de unión, nuestra dirigencia ha tenido mucha mezquindad. Quienes manejan este deporte están por debajo de nuestros deportistas y ni siquiera conocen las disciplinas a profundidad. ¿Colombia puede soñar con el oro olímpico para las pesas en el futuro? Yo sueño con que algunos de los deportistas de Bogotá puedan conseguir algo a futuro. Yo tengo que decir que Bogotá hoy les brinda todo a sus atletas, preparación en el exterior y las herramientas para poder hacerlo. Nosotros tenemos la gran responsabilidad y el compromisos de llevar a que esta región del país pueda tener grandes logros. Después, es claro que en Colombia hay muchos deportistas de muy buena calidad y cualquiera puede conseguir una excelente actuación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad