Las nueve claves de la novena estrella del Deportivo Cali

Las nueve claves de la novena estrella del Deportivo Cali

Junio 07, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Las nueve claves de la novena estrella del Deportivo Cali

Tener goleadores, una de las grandes claves del Deportivo Cali.

La apuesta de los directivos por los juveniles, el liderazgo y la disciplina del ‘Pecoso’, el gran momento de una cantera, la experiencia de los veteranos, el fortín del estadio y el apoyo de la hinchada, algunas de las razones del éxito del equipo azucarero.

El Deportivo Cali completó el domingo una campaña exitosa llena de claves que supo manejar el profesor Fernando el ‘Pecoso’ Castro, quien tuvo que conducir una nómina que en un 70% está colmada de jugadores jóvenes, que si bien nadie duda de su calidad, debían tener a un líder que los supiera guiar.

 Los azucareros durante las 26 fechas dentro y fuera de casa se cansaron de dar una verdadera demostración de buen fútbol y entrega. Una y otra vez se ganaron los elogios de la prensa local, nacional, y hasta la internacional, que por sus respectivos países registraron el buen desempeño del conjunto verde.

Este Cali enamoró desde un principio y aunque al final mostró síntomas normales de cansancio, pudo sobreponerse de la parte  dura del campeonato y vencer a verdaderos gigantes del fútbol colombiano como Nacional, Millonarios y Medellín.

Para El País, estos son los nueve puntos que llevaron a que el Cali consiguiera la novena.

1. Fernando Castro

Temperamento y disciplina. Esas son dos palabras que definen perfectamente lo que es Fernando ‘Pecoso’ Castro como entrenador. ‘Pecoso’, lleno de experiencia con futbolistas de mucho más recorrido, tenía claro cómo manejar a un grupo tan joven y convencerlo de que con su idea podían ser campeones del balompié nacional. Durante estos meses el entrenador fue claro, no le tembló la voz y mucho menos el pulso para dejar el mensaje que quería en el equipo, como un padre o como un abuelo para un puñado de muchachos que terminó por comprender que los regaños al final iban a valer la pena.

La segunda estrella de ‘Pecoso’ con el Deportivo Cali fue construida a diario en la sede de Pance, bordada con cada grito, y  su gran capacidad de vender una idea en el campo llena de temperamento, garra y amor propio. Al final, Castro se salió con la suya y ganó la anhelada novena.

2. La continuidad

El conjunto verde venía tratando de mantener una continuidad futbolística que terminara de encontrar su camino final. Por eso la mejor decisión fue la llegada de Fernando Castro para el mes de diciembre del año anterior. Una vez el técnico llegó, le dio fuerza a esa idea que no terminaba de encontrar forma y concluyó haciéndola realidad. Hoy el Cali puede decir que tiene un estilo de juego unificado que se viene trabajando desde las divisiones inferiores y que necesitaba simplemente al conductor indicado, capaz de llevar de la manera correcta a un manojo de futbolistas que estaban haciendo la transición entre amateur y profesionales. Con ‘Pecoso’ se concretó la idea, pero ahora la continuidad que viene será la más importante, porque de mantenerse, marcará un estilo de juego en el fútbol colombiano, que más temprano que tarde, entregará excelentes frutos y muchos títulos.

3. La cantera

Más que nunca queda ratificado que la  cantera del Deportivo Cali es la más importante del país. Se podría decir que esta es la graduación de ese trabajo silencioso que hacen los verdes y que cada año entrega nuevas figuras, con la diferencia que esta vez se unió una generación que acabó con esa frase antigua que dice que “los jugadores jóvenes ganan partidos y los de experiencia, títulos”.  Hárold Preciado, Juan Sebastián Quintero, Rafael Santos Borré, Yerson Candelo, Andrés Roa y Miguel Murillo son apenas algunos de baluartes jóvenes del cuadro verde, que fueron el soporte de este Deportivo Cali que hoy es el campeón de Colombia.

El conjunto verde estuvo conformado por un 70% de futbolistas hechos en las divisiones menores del equipo. No queda duda de que el Cali cuenta con un gran futuro y le pone el broche de oro a esa fama del equipo con la mejor cantera del país.

4. Los goleadores

“Goles son amores”,  dice una de esas viejas frases del fútbol, y el Deportivo Cali y su hinchada sí que la pueden decir a boca llena. El conjunto azucarero contó con tridente goleador que en cualquier plaza del país fue el terror de defensas y arqueros. Entre Hárold Preciado, Miguel Murillo y Rafael Santos Borré, marcaron 29 anotaciones. Preciado marcó 13, mientras que Murillo y Borré se hicieron presentes en el marcador en 8 ocasiones, y hay que recordar que este último no estuvo los últimos juegos por la participación de Colombia en el Mundial Sub 20.

29 tantos entre pecho y espalda sumaron estos tres chicos, quienes le dieron una mano más que importante al equipo de Fernando Castro, que sumado al resto del grupo se deleitaron atacando a cada defensa a la que enfrentaron en el campeonato. Lo más seguro es que sus goles los lleven a lejanas tierras, pero, de momento, ya dieron un título.

5. Columna vertebralEn medio de tantos jugadores jóvenes, ‘Pecoso’ Castro por obligación tenía que contar con jugadores que terminaran siendo su polo a tierra en la cancha, que hicieran las veces de la voz de la experiencia para ese ramillete de futbolistas llenos de talento.  En el arco, el equipo verde contó con la experiencia del arquero Ezequiel Hernández, quien en la fase final del campeonato, y cuando más lo necesitaba el equipo, terminó por demostrar para qué estaba en el grupo, o quién no recuerda la noche ante Millonarios en el estadio de Palmaseca. Un poco más adelante, en el cuarteto posterior, el central Cristian Nasuti también fue una voz importante para el cuadro verde. Ya en el mediocampo, Andrés Pérez se constituyó en estandarte de un Cali que lo vio como el futbolista a seguir en la cancha, el de la voz de mando, el entrenador en el campo de juego.
6. El estilo de juegoCon una plantilla joven y las características de los equipos de Fernando Castro, estaba todo servido para que el Deportivo Cali del campeonato que acaba de terminar fuera un equipo aguerrido que lo dejara todo en el gramado. ‘Pecoso’ solo tuvo que instalar en la cabeza de sus jugadores el chip de la entrega y el trabajo, y una vez convencidos los resultados iban a ser los que se terminaron dando.  De principio a fin los muchachos no cambiaron su ideología de juego y cada uno de sus rivales, dentro y fuera de la casa, terminaron por sufrir a un equipo que no dio nunca un balón por perdido en cada una de las canchas en las que jugó. El concepto del equipo se sostuvo en cada una de las fechas, y en mayúsculas edificó un estilo de juego que de poder sostenerse pensando en el siguiente semestre, seguramente seguirá causando problemas a sus rivales, y con algo más, jugadores con mucha más experiencia.
7. Los directivos

Si bien los jugadores y todo el cuerpo técnico en cabeza de Fernando Castro se llevan los honores y el reconocimiento por lo hecho en la cancha, también hay que resaltar que desde la parte directiva acertaron de todas las maneras posibles. Álvaro Martínez, presidente del equipo; Luis Fernando Ángel, vicepresidente, y el resto de miembros de  Comité Ejecutivo, conformado por Alfonso Muñoz y Fernando Otoya,  acertaron inicialmente en confiar en las virtudes como entrenador de Fernando Castro.

Aunque para muchos ‘Pecoso’ ya era un entrenador que estaba de salida, ellos se la jugaron con su estilo y la mano fuerte que llevó a conseguir la novena estrella. Después, y el acierto más sobresaliente y acertado de todos, fue creer a conciencia en la cantera de la que tanto se habla y en jugársela con un grupo de muchos que, muy bien llevados, lograron el título.

8. La hinchada

Hace mucho rato el hincha del Deportivo Cali no se entregaba tanto al equipo, no sentía el corazón verdiblanco como ha pasado en este semestre. Hay que remontarse a 1996, cuando el mismo ‘Pecoso’ consiguió que toda una hinchada, después de 22 años, volviera a sentirse verde de pies a cabeza. En esa misma década de los noventa, dos años más tarde, José Eugenio Hernández logró con jugadores como Mario Alberto Yepes, Máyer Candelo y Arley Betancourth, también de la casa, llenar de felicidad a una hinchada que volvió al Pascual Guerrero orgullosa de sus colores.

Aunque el Cali fue campeón en el 2005, la hinchada no tenía el mismo rostro de felicidad y de ilusión que tuvo con este equipo que acaba de coronarse. El título fue el resultado de un gran trabajo, pero lo que más debe llenar de felicidad a la hinchada, es que con los juveniles ellos el futuro está garantizado.

9. El fortín de Palmaseca

Hoy, no hay un estadio en Colombia que tenga un ambiente festivo como el del Deportivo Cali. Este, se puede decir también, que es uno de los aciertos de los directivos caleños, quienes creyeron en un escenario que estaba a la espera de su equipo amado.

 A pesar de no estar terminado y en muchos casos crear incomodidades a sus hinchas, quedó claro que los seguidores caleños y el equipo ya lo valoran como su verdadera casa, y mucho más ahora, cuando acaban de consolidar una excelente campaña que terminó bordando la novena estrella para los verdes.  Por mejorar hay muchas cosas, pero el Cali ya tiene claro que el ‘Coloso de Palmaseca’ es un fortín temible.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad