Lara busca ayuda divina para mantener a Colombia en la senda goleadora

Agosto 01, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Lara busca ayuda divina para mantener a Colombia en la senda goleadora

El técnico vallecaucano Eduardo Lara Lozano, seleccionador Sub 20 de Colombia.

En el envión inicial, el técnico Eduardo Lara se salió con la suya. Sin embargo, para enfrentar a Malí decidió invocar a su 'jugador número 12': Dios. El apoyo del público al equipo fue fundamental, asegura el técnico.

En el envión inicial, el técnico Eduardo Lara se salió con la suya. Por lo menos el público sólo añoró a Edwin Cardona y a Andrés Escobar (Manga), en el primer tiempo, porque después de la etapa complementaria frente a Francia nadie se acordó de ellos.El estratega vallecaucano dice que sabe lo que hace y que nadie influirá en sus decisiones, que morirá con la suya y que no se arrepiente de nada. Eso sí, espera que el destino no le haga una mala jugada en el resto del Mundial y no tenga que aguantar protestas por la determinación que, en su momento, dividió al país deportivo.Agradecido, Lara se fue para Boyacá a una misa en acción de gracias en el templo La Virgen del Milagro, promesa que había hecho cuando estuvo en ese territorio en el proceso de preparación.Se le cumplió el deseo de vencer a Francia, el campeón europeo, y lo hizo con suficiencia (4-1) . "Queda pendiente una buena campaña en el certamen" , dice. Esta práctica religiosa ya es tradicional en el seleccionador nacional, pues muchas veces se le ha visto en la Basílica de Buga ante el Señor de los Milagros.Tras el partido con los galos, Lara se mostró complacido, porque los cambios que tuvo que hacer no fueron por mal rendimiento de sus dirigidos, sino por cansancio de Luis Fernando Muriel y James Rodríguez, y una molestia física de Santiago Arias. "Eso le da satisfacción a uno, tener un grupo tan sólido y muchachos tan comprometidos con este proceso" , dijo.Lara tampoco se cansa de agradecer el acompañamiento y las voces de aliento de los bogotanos y destacó que cuando recibieron el gol en contra, no hubo desesperación. "No se perdió la calma; al contrario, apoyaron al equipo y eso llenó al grupo de confianza". Sus indicaciones en el descanso no sólo desterraron la ansiedad de los jugadores colombianos, sino que enderezaron el rumbo de un juego que amenazó con complicarse. "Teníamos al frente a un rival fuerte como Francia, pero se hablaron las cosas y los muchachos las asimilaron para realizar una gran presentación" , advirtió.Y admitió que, al principio, Rodríguez y Ortega no hicieron la sombra que les había pedido en el mediocampo por su lentitud al retroceder, producto de la ansiedad y el estado de la cancha. La corrección de este aspecto permitió controlar al adversario.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad