“La vida no puede acabar por una derrota": Pablo Armero

“La vida no puede acabar por una derrota": Pablo Armero

Octubre 18, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Francisco Henao Bolívar - Reportero de El País
“La vida no puede acabar por una derrota

Pablo Armero, lateral de la selección Colombia.

El lateral, que espera volver a la Selección, pidió tranquilidad y confianza en el combinado nacional. Asegura que en el equipo sí hay líderes.

Contrario a lo que ha sido la constante en los últimos años, a Pablo Armero le tocó ver por televisión, en su casa de Río de Janeiro, el estreno de la Selección Colombia en la eliminatoria mundialista.

Una lesión que sufre desde hace varias semanas obligó al técnico José Pékerman rebuscarse otro lateral izquierdo, para poder afrontar sin  muchos traumatismos el inicio del camino que conduce a Rusia 2018.

Como todo colombiano, pero también como miembro del seleccionado nacional, Armero gozó con la victoria sobre Perú en Barranquilla, pero también sufrió con el humillante 3-0 de Montevideo.

A partir de este último resultado surgieron muchos interrogantes y demasiadas dudas por el flojísimo partido del equipo de Pékerman.

Aún así el defensa tumaqueño no hace drama y por el contrario pide reafirmar la confianza en el equipo que el año pasado deslumbró, encantó y se consolidó en el Mundial de Brasil. Sin embargo, por lo visto en el arranque premundialista, de eso muy poco queda.

Después del bajonazo de Fabra ante Uruguay, la afición volvió a pedir a Armero. ¿Cómo va su lesión?

La recuperación va por buen camino, evolucionando; desde el jueves empecé a hacer trabajos físicos, a correr con más agilidad. Acá están contentos por la evolución que he tenido. Mi mentalidad es tratar de darlo todo en los entrenos para volver al cien por ciento y estar a disposición del cuerpo técnico.

Después de ver los partidos ante Perú y Uruguay, ¿qué conclusión sacó?

Contra Perú hicimos un gran primer tiempo y al final ganamos el partido; luego ante Uruguay fue más dificultoso. Todos sabemos cómo es Uruguay, que es de correr, meter y fastidiar. Con la de ellos ganaron y en esta nos tocó perder. 

Pero caer 3-0 no estaba en el presupuesto de nadie...

Yo hago parte del grupo y lo que pase ahí también me duele. Yo sé como trabajan este equipo y el cuerpo técnico. Para mi fue un partido bastante triste porque desde la casa uno no puede hacer nada, no puede ayudar en algo. Pero la motivación que hay en la Selección es bastante grande, todos dieron el máximo. Uruguay fue más fuerte, más agresivo, todos sabemos como juegan, hizo tres goles y con eso ganaron. 

¿Qué disculpa tiene el equipo cuando estaba advertida del peligro de Diego Godín en el juego aéreo y justo anota en esa jugada?

Godín es un jugador fuerte en la pelota aérea. Yo sé que el profe y los muchachos hablaron de eso, que lo trabajaron; pero son momentos del partido, son momentos que uno no espera; de pronto en ese instante la defensa no pensó que iba a ser así porque todos estaban cuidando su posición. Pero sucedió y son cosas para corregir y aprender. La idea es que esto no suceda en próximos partidos. 

¿Le preocupó el funcionamiento de la Selección en Montevideo?

Yo vi que desde el primer minuto los muchachos intentaron hacer lo mejor; Colombia contrarrestó en el primer tiempo a Uruguay y creo que fue superior en esa parte. Para el segundo tiempo ellos (Uruguay) con la agresividad y con su estilo de juego nos complicaron; pero en esto hay que sacar siempre lo positivo.

¿Reconoce que esta Colombia está demasiado lejos de la del Mundial?

Pero es que la eliminatoria apenas está comenzando; hemos jugado dos partidos y tenemos tres puntos. El balance no es malo porque para clasificar al Mundial hay que sumar. Mire lo de Argentina, que apenas tiene un punto en dos partidos, y Brasil tiene el mismo puntaje nuestro. Hay que seguir trabajando y mejorando. El cuerpo técnico de la Selección sabe cómo superar esta situación, lo mismo el grupo.

¿Los compañeros con los que ha hablado qué dicen de lo que puede estar pasando?

La situación es normal. Cuando se le ganó a Perú todo el mundo estaba contento; con la derrota en Uruguay también es normal que la gente esté triste, molesta y desanimada. No es la primera vez que pasamos por esto. Hay que levantar la cabeza y creer más en nuestra Selección; los compañeros me dicen que hay que olvidar lo sucedido y pensar en los partidos que vienen.

¿Pesa mucho la ausencia de James?

James un gran jugador y eso lo ha demostrado en todas partes; es importante para nosotros, como también son importantes Zúñiga y los otros que por problemas de lesiones no hemos podido estar. James es un jugador diferente que aporta mucho; pero la Selección no es de un jugador, es un grupo y si allí todos aportamos lo que debemos aportar, las cosas van a salir mucho mejor.

¿Qué sería lo ideal para los partidos que vienen, ante Chile en Santiago, y Argentina en Barranquilla?

 Lo ideal es tratar de ganar los dos o hacer la mayoría de puntos posibles; uno siempre quiere sumar y acercarse lo más rápido posible a la clasificación y esa es la mentalidad en el grupo. Esperemos que los que ponga el profe logren el objetivo.

¿Entre lo que tiene qué corregir Pékerman está el llamar a aquellos que nunca más tuvo en cuenta?

Colombia tiene grandes jugadores en todas partes; pero yo no soy quien para darle un consejo al profesor Pékerman porque yo lo considero un sabio; lo que puedo decir es que hay que creer en el profe y confiar en los que él llame porque el cuerpo técnico sabe lo que hace, independiente de los resultados; siempre va a querer lo mejor para todos.

Además de su fútbol, ¿siente que a esta Selección también le hacen falta su chispa y su alegría?

Yo agradezco a las personas que quieren que yo esté en el equipo. Particularmente soy muy alegre y eso ya lo conocen todos. Pero cada persona piensa diferente y tiene una personalidad diferente. Sin embargo, la vida no puede acabar por una derrota. La Selección en el transcurso de sus años se ha caracterizado por la alegría, por la entrega, por jugar como hermanos. Colombia no puede perder eso porque el cuerpo técnico ayuda a que los jugadores se diviertan en el campo.

¿Se quedó sin líderes el equipo después de la salida de Yepes?

Cada momento y cada día son diferentes en la Selección. Para mí hay jugadores que pueden y han asumido ese rol. Falcao es un líder muy positivo, lo mismo Cristian Zapata, Jackson, Sánchez... sí hay líderes que aportan mucho; pero son momentos y eso la gente lo ve diferente.

A propósito de Jackson, ¿qué opinión tiene de su situación, poco utilizado por Pékerman, dando a entender que está fastidiado?

Él tendrá sus razones para decir lo que dijo; es un gran jugador y un gran amigo. Pero es un tema en el que manda el cuerpo técnico y eso hay que respetarlo. Jackson es un jugador de mucha potencia que aporta mucho y sé que en cualquier momento el profe lo va a necesitar. 

¿Cómo califica a Fabra que fue quien lo reemplazó?

No he compartido mucho con él, pero lo he seguido a través de los partidos; le vi más salida ante Perú, estuvo más suelto. Contra Uruguay lo noté más defensivo. Sé que es un gran jugador y si está en la Selección es porque se ha ganado su lugar. Yo le diría que cuando llegue a la Selección siga haciendo las cosas buenas que son salir y apoyar en ataque.

Por último, ¿a usted le alcanza para los partidos de noviembre?

Lo que puedo decir es que la evolución ha sido grande; yo estoy haciendo todo lo posible con los técnicos y con los fisioterapeutas, para llegar lo más pronto a los campos de juego. No tengo una fecha exacta, pero confío mucho en Dios de que pronto estaré jugando otra vez.

En detalleVarios ensayos ha hecho Pékerman para encontrar el reemplazo ideal de Pablo Armero.Darwin Andrade, Brayan Angulo, Johan Mojica y ahora Frank Fabra han tenido chances de jugar por zona izquierda.Los últimos partidos de Armero en la Selección se dieron en la pasada Copa América de Chile 2015.Para los próximos partidos, Pékerman entregaría la lista  de convocados el 6 de noviembre.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad