La última gambeta para democratizar al América de Cali

Enero 31, 2016 - 12:00 a.m. Por:
José Luis Carrillo - Reportero de El País

Supersociedades dice que América debe poner a la venta sus acciones a la mayor brevedad. Presidente rojo estima que proceso se daría a finales de marzo. Radiografía.

Antes de culminar marzo, América deberá  sacar a la venta 126.000 acciones para que sean adquiridas por el público. Una jugada que se tiene que ejecutar rápido, ya que la Superintendencia de Sociedades tiene una apretada marca sobre la dirigencia escarlata,  advertida de posibles sanciones.

“Antes de cumplirse el primer trimestre del año se debería estar llevando a cabo el proceso de venta de acciones del América y su democratización. Es una fecha sensata, es un plazo breve que no se debe extender porque ya están dadas las condiciones”, le dijo a El País  Francisco Reyes, superintendente  de Sociedades.

La venta de acciones hace parte de lo que se denomina el proceso de democratización de un equipo, contemplado en la Ley del Deporte, y que se debe dar casi inmediatamente después de que un club de fútbol que se regía bajo la figura de corporación se convierte en sociedad anónima, esquema que permite la participación masiva de accionistas y un control más cercano por parte de los entes de control.      

El presidente del América, Oreste Sangiovanni, es consciente de ello y ratificó que espera que antes de la próxima asamblea de accionistas, que se realizará a finales de marzo, el proceso  esté andando. Concretamente  América pondrá a la venta 126.000 acciones con un valor un poco inferior a los $29.752 (cada una) que corresponde a la Unidad de Valor Tributario, UVT.  Esto le permitirá captar recursos cercanos a los $3600 millones. 

Estas acciones hacen parte de cerca del 10 % del total de la torta accionaria  de América, por lo que no afectaría sustancialmente la participación de los actuales socios mayoristas. 

Según la Supersociedades, la propuesta  del América es que cada persona que oferte por una acción pueda adquirirla.  “En el reglamento, toda persona que presente una oferta mínima va a tener una acción. Para el  que solicite más se realiza un prorrateo (repartición equitativa)”, explica Reyes.

En el momento de adquirir las acciones, toda la operación queda reportada a la Unidad de Antilavados de Activos del Ministerio de Hacienda.  Cabe decir que un accionista de otros equipos del fútbol colombiano también puede comprar acciones de América.  

El anuncio de la Supersociedades de empezar a la mayor brevedad la venta de acciones se da dos meses después de que el ente de control informó que estudiaba una serie de sanciones contra el revisor fiscal y los miembros de la junta directiva del América, debido  a que no se ha realizado la  capitalización obligatoria a través de la  emisión de acciones.

Pese a lo que muchos hinchas piensan, esta primera emisión de acciones  no les dará una participación determinante a los nuevos accionistas en la junta directiva escarlata.  Es más, según el ente de control, no hay posibilidad de que los actuales inversionistas mayoritarios  pierdan el control del equipo.

“La idea de la Superintendencia es ordenar que, cuanto antes, se realice la capitalización, pues ha transcurrido un tiempo considerable desde que se produjo el cambio del América de  corporación a sociedad anónima (abril 2012) y la Ley del Deporte exige que cuando un equipo asume este cambio, tiene que proceder a  la democratización”,  enfatiza  Reyes.

De no cumplirse la venta de acciones, la Superintendencia tiene un amplio abanico de sanciones que van desde imponer multas hasta remover administradores, inclusive puede intervenir la compañía y en caso extremo generar la  liquidación.

Cabe explicar que durante los últimos años han llegado nuevos inversionistas al cuadro rojo gracias a que     compraron acreencias (deudas) que tenía el equipo.  

Por su parte, los dirigentes escarlatas explican que este proceso se demoró porque primero había que sacar al equipo de la lista Clinton (2013), luego hacer el acuerdo de acreedores (2014) y encontrar el equilibrio financiero, que fue a lo que se dedicaron todo el año pasado. A la fecha deben $500 millones  de una cifra que superaba los $24.000 millones. 

Édgar Navia, exasesor jurídico del América  y accionista minorista del equipo, sostiene que en general ve positivo el proceso de ventas de acciones, aunque tiene  algunos reparos.

“La filosofía de la ley era buena; tanto, que  permitía sacar a la venta en  acciones las dos terceras partes  del equipo. Ahora, ¿qué pasó en el América? Le hicieron ‘conejo’ a la democratización, ya que en la asamblea del  2011  se aprobó que teníamos que emitir 3,6 millones de acciones, pero  solo saldrán 126.000. Eso es apenas  el 9 % de lo que es América hoy”, sostiene. 

Agrega que los nuevos socios que compren acciones del América van a ser convidados  de piedra. Tal como sucede en la actual asamblea con los socios minoritarios. 

“Votamos 50  en contra y son cinco los que deciden. Lo bueno es que  estos nuevos socios van a ejercer un control sobre la junta del América. No es lo mismo tener 50 inversionistas  con ojos puestos en lo que se hace a  100.000.  Van a tener mucha vigilancia  encima”.  

 Navia reitera que América debía  emitir 3,6 millones de acciones para que se diera una real democratización, pero solo serán  126.000 y no habrá una real participación  de las minorías. “Yo no creo que los actuales socios mayoritarios  vayan a sacar más acciones porque  perderían poder en el equipo. Si América emite  3,6 millones de acciones, significa poner a disposición de la gente el 80 % de la institución”.

 Carlos González Puche,  director de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales, Acolfutpro, sostiene que el proceso de los equipos de pasar de corporaciones a sociedades anónimas abiertas, como lo establece la Ley del Deporte, ha sido bueno. 

“Eso ha permitido un mayor control de los clubes; a la fecha hay 30 equipos colombianos que se  democratizaron  y hoy, por ejemplo,  no tengo informes de que se adeuden salarios a jugadores. Ahora, si el América solo va a vender el 10 %, eso ya queda a discreción de quienes vayan a comprar. Yo, personalmente, no lo haría”, concluye.

América está saneado. Lo que más le importa hoy al hincha que quiere ser socio es el ascenso y eso implica tener un equipo más pesado y costoso.

¿Entonces quedamos en que el dinero a recaudar  irá al proyecto deportivo?

Digamos que una cantidad importante y significativa. La necesidad  hoy es ascender y seguramente esos dineros, en parte, serán destinados para ello y para la capitalización deportiva.

La experiencia de ‘Millos’Enrique Camacho,  presidente de Millonarios, explicó que gracias a este   modelo de democratización, su equipo cuenta con 4500 accionistas, “pero de todas formas prevalecen pocos accionistas con muchas acciones”. Y agrega que  el 80 % de los accionistas del equipo tiene una capacidad de voto de apenas el 20 %.  Sostiene que la asamblea de Millonarios autorizó sacar más acciones, para que participara mucha gente, pero el 95 % de las acciones quedaron en pocas manos. “De 250 accionistas, 10 pusieron el 95 % de los recursos, se repitió la tendencia. Entonces democratizar no significa necesariamente tener un esquema igualitario”.
La junta rojaLa actual junta directiva del América de Cali  está conformada en su grupo titular por:  Oreste Sangiovanni (presidente), Osberth Orozco (vicepresidente),   Armando Basto (representante de los  grupos Sport Planet y Winner Planet), Tulio Gómez y un representante del grupo Talento Humano que posee el 4,9 % de las acciones. Los miembros suplentes de la junta directiva del cuadro rojo son: Daniel Ossa, Germán Ochoa, Mario Orozco, Rubi Rengifo y Fernando Bautista.
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad