La temible promoción es una realidad para el América de Cali

Noviembre 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La temible promoción es una realidad para el América de Cali

Los jugadores del América de Cali fueron llamados a concentración permanente.

La conclusión se repite: América va a disputar la promoción del fútbol colombiano por sus errores del pasado. No es una casualidad, no es cosa de una mala campaña, no. Se juega la promoción debido a equivocaciones repetidas y añejas.

La conclusión se repite: América va a disputar la promoción del fútbol colombiano por sus errores del pasado. No es una casualidad, no es cosa de una mala campaña, no. Se juega la promoción debido a equivocaciones repetidas y añejas. Desde hace tres años, por ejemplo, el equipo no clasifica a una final del fútbol colombiano.¿Cuáles son esos errores que se cometieron? El exdirector técnico del equipo Alberto Suárez elabora su propio listado. Para empezar, advierte que las divisiones inferiores se descuidaron. “Fue un primer error grave cometido ya hace muchos años. En la historia, América se alimentó de las divisiones menores. Hoy eso no sucede. Eso hace que los niveles de identidad de la institución en cuanto al juego y el mismo marco financiero se vea afectado”. Tampoco, agrega Suárez, ha habido una planeación estratégica en el equipo. Salen y entran técnicos sin un proyecto claro establecido por la junta directiva. Por el banco del América han pasado en los últimos años técnicos como Juan Carlos Grueso, Jorge Hernán Bermúdez, Álvaro Aponte, Wilson Piedrahíta. Todos ellos, además, sin la experiencia necesaria para darle la vuelta a la situación del equipo. Eso, entonces, se pagó con puntos. Otro error cometido: se descuidaron las finanzas, hubo casi un año entero en el que los jugadores, empleados y cuerpo técnico no percibieron salarios. Eso, además, no permitió que el equipo hiciera buenas contrataciones. El fondo de aquello, en parte, es la famosa Lista Clinton que ha cerrado las puertas de los patrocinios, el poco apoyo de la hinchada en años anteriores al presente, el hecho de tener que jugar en 2010 y parte de 2011 en estadios alternos y de poca capacidad como el de Tuluá. (En este semestre, sin embargo, el equipo está al día en sus pagos y prestaciones sociales). A lo anterior hay que agregarle que tanto directivos como cuerpos técnicos se han equivocado en la conformación del equipo profesional. Por ejemplo: se han traído jugadores extranjeros que no han dado resultado y que le han implicado al equipo un costo alto. Un solo caso: el argentino Éver Zárate. Y en este 2011 el equipo sólo cuenta con un delantero que mete miedo a los contrarios, y eso que no ha hecho una pretemporada: Jairo Castillo. Faltan centrales de categoría, y qué decir de los laterales y volantes creativos. La consecuencia de esa improvisación, otra vez, es la pérdida de puntos importantes. Pero la improvisación no solo se ve en el equipo profesional. Los constantes cambios de juntas directivas (Corporación, Nuevo América S.A, Corporación) también afectaron los resultados del equipo. El profesor Álvaro Aponte, quien salió del América hace un par de meses, advierte que no habla por revancha, pero piensa que si se hubiera mantenido el proceso que se llevaba con él en el cuerpo técnico y con el Nuevo América S.A. (Nasa) en la Junta Directiva, la historia hoy podría ser otra. “Es difícil hablar hoy, pero ahí están las estadísticas: mientras la Corporación manejó el equipo en los últimos años las cosas no salieron bien, es la verdad. Con la Nasa el equipo ilusionó, peleó la entrada a los 8 hasta la última fecha. Hoy no. En América hay muchas cosas por corregir, como eso de no darle continuidad a un proceso. Hay que darle continuidad a un cuerpo técnico, a unos jugadores, y apoyarlos hasta el final”. Sin embargo, lo reconoció el propio alcalde de la ciudad, Jorge Iván Ospina, gestor de la Nasa, esa junta directiva también se equivocó en el manejo del equipo. Incluso, se perdió el reconocimiento deportivo por unos días debido al incumplimiento de algunas obligaciones. Por no tener reconocimiento deportivo, América no pudo jugar algunos partidos de la Copa Postobón, fue eliminado. Egos, en todo caso, agrega Aponte, fueron los que hicieron que el proceso que él llevaba se cortara. E insiste: “Yo no quiero sacar ahora una revancha, pero alguien de la junta directiva actual me dijo que a título personal le parecía que era más rentable tener el equipo en la B, a que siguiera en Primera División. Me lo dijeron el día que nos sacaron del equipo”. Aponte prefiere no dar nombres del responsable de la frase. Problemas económicos, improvisaciones, un equipo que es frágil en la cancha, han conducido entonces a que el América juegue la promoción. Queda entonces ganarla, replantear el futuro. La historia del equipo, sin embargo, cree el profesor Alberto Suárez, no se va a manchar por jugar la promoción.Suárez recuerda que hubo equipos grandes como la Juventus de Italia que se fueron a la segunda división y conservan el mismo respeto, la misma grandeza. Pero América en la B es impensable para sus hinchas. Sería un golpe al corazón de esta ciudad. “Hay que ganar, hay que ganar”, como corea Barón Rojo. Ganar la promoción y repensar al América, uno de los equipos más grandes de este país, sin duda.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad