La selección Colombia: un equipo bien enchufadito

Septiembre 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Francisco Henao Bolívar Enviado- especial de El País a Barranquilla
La selección Colombia: un equipo bien enchufadito

Los jugadores de la selección Colombia celebran el triunfo ante Ecuador que los encaminaba hacia el Mundial de Brasil 2014.

La Selección Colombia vuelve a estar en la élite del fútbol suramericano. Es primera de la eliminatoria, junto a Argentina, y tiene muy cerca su regreso a un Mundial tras 16 años.

La inminente clasificación de Colombia al Mundial de Brasil 2014, después de 15 años de pura sequía, pone de moda en el concierto internacional una vez al combinado nacional, como sucedió en la época dorada y gloriosa de Francisco Maturana y Hernán Darío Gómez.El nombre de Colombia vuelve a sonar con fuerza. En Suramérica está de nuevo entre los grandes y más allá de las fronteras el balompié nacional es respetado por el camino victorioso que trae el equipo dirigido por José Pékerman en esta eliminatoria.Tuvieron que pasar muchas cosas y resultó obligatorio corregir demasiados detalles. Los 15 años de oscuridad, sin asomarse a un Mundial, hicieron que el fútbol colombiano tocara fondo y comenzara de nuevo un agresivo replanteamiento en todos los aspectos para acercarse de nuevo a las puertas de un certamen orbital.Hoy los aplausos se los lleva esta generación de oro. Ellos, con su fútbol, encaminaron de nuevo el rumbo del seleccionado nacional. El Mundial está a la vista para alegría de todos. Pero, ¿cuáles son los grandes aciertos de esta Selección?1. Un oportuno timonazoEl camino hacia Brasil no había comenzando bien. Después de ganar en Bolivia, Colombia perdió en casa frente a Argentina y empató con Venezuela. Es decir, cedió cuatro de seis puntos. Demasiado para un equipo con aspiraciones de clasificar.Eso produjo una reunión de emergencia de la cúpula directiva de la Federación Colombiana de Fútbol y de allí salió un arriesgado cambio del que el país prefirió dar un compás de espera: la llegada de José Pékerman después de arduas negociaciones, en lugar de Leonel Álvarez.Hubo debates, polémicas y muchas críticas y elogios, algunos defendiendo la decisión de la Federación y otros cuestionando la forma como salieron de un técnico en proyección como Leonel.A partir de ese instante la Federación quedó en la mira y a la espera de los resultados. Hoy, año y medio después del desembarco de Pékerman, Colombia es segunda con los 26 puntos de Argentina, lo que le da la razón a la dirigencia. 2. Un técnico claro y directo Pékerman no llegó con muchos discursos que confundieran al jugador, ni con muchos misterios que le hicieran perder el rumbo al grupo.Lo primero que hizo el técnico argentino fue levantarles el ánimo a los jugadores, concientizarlos de que si estaban en grandes equipos del mundo era porque figuraban entre los mejores futbolistas del planeta.Pékerman les tocó el orgullo y les dijo que sí podían llevar a Colombia al Mundial. Además de esa motivación, les entregó información sencilla sobre los rivales a enfrentar. Les pidió que disfrutaran de los partidos, que dejaran todo en la cancha por el país y que demostraran por qué eran apetecidos por clubes poderosos de Europa.Y con un estilo sencillo en lo táctico, el equipo salió a disputar los partidos sin ninguna clase de presiones. Ahí están los resultados. El grupo apoya a muerte a Pékerman y está decidido a pelear todo por el país. 3. Una generación de oro La llegada de Pékerman coincidió con la presencia de una camada de jugadores brillantes como sucedió hace 20 años con la de Valderrama, Asprilla, Rincón y compañía.En esta ocasión están los James, los Falcao, los Jackson, los Zúñiga, Ospina, Armero, Aguilar y muchos más, jugadores que tienen su futuro asegurado con contratos millonarios en Europa y que con esa tranquilidad vienen y dejan el alma por el país.Pero en este equipo hay una perfecta combinación porque los jugadores más maduros como Faryd Mondragón, Mario Yepes, Aquivaldo Mosquera, Amaranto Perea, Aldo Leao Ramírez y el mismo Teófilo Gutiérrez, ayudan a que el grupo camine por el mismo carril, sin nada de triunfalismo y con la humildad por encima de todo. 4. Un equipo práctico En lo futbolístico, esta Selección es muy práctica. Cuando está la oportunidad de ser vistosos y de pasarle por encima al rival, el equipo lo logra, como sucedió ante Uruguay, Bolivia, Paraguay y Perú.En estos partidos hubo brillo de hombres como James Rodríguez, Falcao García, Teófilo Gutiérrez y Juan Guillermo Cuadrado, entre otros, quienes deleitaron la retina de la afición y alimentaron la ilusión de la clasificación.Pero cuando el repertorio no aparece y hay que ponerse el overol, la Selección también lo hace, como sucedió el viernes ante Ecuador. El equipo se replegó ante la arremetida rival y aguantó muy cerca del arco de David Ospina, pero mantuvo la diferencia que hoy lo tiene en las puertas de la clasificación. 5. Una casa muy cómoda Si algo o alguien ha jugado un papel determinante ese ha sido Barranquilla y su afición. La ciudad se han entregado por completo a la Selección. La gente, con su folclorismo y alegría ha contagiado al equipo, lo ha empujado incluso en los momentos que más se necesitaba.El calor y la humedad también han sido cómplices del andar seguro del combinado nacional. Cualquiera se funde en ese horno en que se convierte el Metropolitano a las 3:00 de la tarde con sus más de 34 grados. Y la selección ha entendido y sabido manejar este tema, sacándole provecho para hacer la diferencia.Los aficionados en las gradas no le han negado un aplauso o un cántico de respaldo al onceno que dirige José Pékerman.La selección se siente a gusto en esta plaza y esta plaza está feliz con la selección. Por algo en Barranquilla se han conseguido las clasificaciones a los mundiales de Italia 90, Estados Unidos 94 y Francia 98. Frase "Dimos un paso gigantesco, pero aun aún no nos sentimos adentro. Hay que jugar con la misma seriedad los partidos que nos faltan en la eliminatoria”, José Pékerman - técnico de Colombia.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad