La selección Colombia se despidió y emprendió camino al Mundial

Mayo 23, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa / El País.com.co

Un juego entre dos equipos dispuestos por José Pékerman fue el punto central de la emotiva despedida de la Selección en Bogotá.

Las calles capitalinas que se suelen cubrir con las mareas rojas o azules, este viernes se pintaron de amarillo y el estadio El Campín recibió una colorida multitud para presenciar la Fiesta de Despedida de la Selección Colombia de Fútbol. Sin importar el club de preferencia, la camiseta o el color, los colombianos se unieron de nuevo este viernes en torno a la Selección. La pasión por la tricolor se vio en cada rostro y en cada familia que asistió para ver a los protagonistas de la Selección que nos representarán en Brasil. Con mucho color, alegría y euforia, los colombianos recibieron a los artistas del balón, a los ídolos del momento, quienes le devolvieron al país la sensación que se perdió durante 16 años, esa de vivir la fiesta más grande del fútbol Mundial. Por eso la fiesta fue de la magnitud del logro. La Federación Colombiana de Fútbol y sus patrocinadores no ahorraron esfuerzos para entregar el impulso anímico y moral más grande a los jugadores, a los embajadores colombianos que recibieron las fuerzas para afrontar la competencia más importante de sus vidas. Y antes del show, los encargados de que las emociones crecieran fueron los propios protagonistas, los jugadores saltaron al campo a calentar la fiesta y sus cuerpos como si fueran a afrontar el primer partido del Mundial. El público asistente estalló en euforia y cada vez que las pantallas gigantes mostraban uno a uno a los jugadores, los gritos subían de volumen, la emoción crecía y el ambiente se convertía en una verdadera fiesta nacional, como se lo merece el equipo que devolvió al país a la máxima cita del fútbol mundial, tras 16 años de ausencia. En la tribuna, niños, jóvenes y adultos, sin importar creencias o razas, se unieron en un solo grito de ¡Colombia, Colombia! Para alentar al grupo de héroes que se alistaba para su despedida, que más que despedida apuntaba a ser una inyección anímica adicional. EL SHOW Y la Despedida empezó. Primero fue Carlos Vives, quien puso a vibrar a los colombianos y luego fue Chocquibtown junto a Carlos, para calentar la fría noche capitalina como preámbulo a la fiesta futbolística, que también tuvo un resumen en las pantallas gigantes de lo que fue el proceso de clasificación para el Mundial. Tras el video, que hizo erizar a más de uno por revivir esos momentos inolvidables, iniciaron los actos protocolarios, primero salieron los jueces que también estarán en el Mundial, el central Wilmar Roldán, asistido por Humberto Clavijo y Eduardo Díaz, para luego dar la salida, uno a uno de los jugadores preseleccionados por Pékerman. La lista de salida la inició David Ospina, después vino Faryd Mondragón y así cada uno de los preseleccionados, el cuerpo técnico y, ante la ausencia del referente Falcao García, el más ovacionado fue el 10, el volante creativo del Mónaco de Francia, James David Rodríguez Rubio. Así mismo, el cerebro de la hazaña, el encargado de comandar el viaje, quien lideró el sueño de todo un país, el argentino José Néstor Pékerman, recibió su ovación particular, en una expresión especial de los colombianos en agradecimiento por lo que ha hecho, hace y tiene planeado hacer en Brasil. EL FÚTBOL Tras la presentación, un partido de exhibición, que tuvo en el equipo amarillo a David Ospina, Camilo Zúñiga, Carlos Valdés, Mario Alberto Yepes, Pablo Armero, Juan Fernando Quintero, Abel Aguilar, Juan Guillermo Cuadrado, Aldo Leao Ramírez, Adrián Ramos y Jackson Martínez. Por su parte, en el equipo rojo aparecieron Faryd Mondragón, Santiago Arias, Cristian Zapata, Carlos Sánchez, Éder Álvarez, James Rodríguez, Víctor Ibarbo, Alexánder Mejía, Freddy Guarín, Teófilo Gutiérrez y Carlos Bacca. Además, Camilo Vargas, Amaranto Perea, Edwin Valencia y Luis Fernando Muriel quedaron como suplentes para la fiesta de despedida, según la disposición del seleccionador nacional, el argentino José Néstor Pékerman. Tras el fútbol, que terminó igualado a un gol con tantos de Mario Alberto Yepes y Carlos Bacca, más un penal atajado de David Ospina a Teo Gutiérrez, los jugadores regalaron las camisetas, lanzaron balones, se tomaron la foto oficial y se despidieron con la foto oficial. Pero antes de que salieran del estadio, un video con el mensaje de colombianos de todas las regiones, edades y credos cerró de la forma más emocional la despedida, acompañado de un gran aplauso y la entrega de la bandera por parte Yady Vanesa Fernández al capitán Mario Yepes. “Buenas noches a todos, la verdad aunque ha sido una semana muy difícil por lo que ha pasado con los colombianos, estamos felices y de parte de todos les agradecemos por el apoyo y que viva Colombia, ¡Colombia, Colombia, Colombia!”, manifestó el capitán Mario Alberto Yepes. Con el grito ¡Colombia, Colombia! de todos los asistentes reapareció Carlos Vives para cerrar la despedida en medio de una espectáculo de juegos pirotécnicos que motivó a los jugadores a decir adiós saltando en la tarima con el tricolor nacional y la emoción de los 30 mil que representaron a los 47 millones de colombianos. Al final, los héroes del fútbol abandonaron El Campín dando una vuelta olímpica, se fueron con un aplauso que retumbó en la capital colombiana y con el cariño de todo un país emprendieron el trayecto rumbo al aeropuerto Eldorado para subir al avión que los lleve al inicio de la concentración oficial previa a la Copa Mundo de la Fifa Brasil 2014.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad