La selección Argentina de Lionel Messi es clara favorita en el Grupo F

Mayo 04, 2014 - 12:00 a.m. Por:
AP - El País.com.co

Argentina debutará ante Bosnia-Herzegovina el 15 de junio (Río de Janeiro); el 21 se medirá con Irán (Belo Horizonte) y cuatro días después lo hará con Nigeria (Porto Alegre).

Atesora uno de los ataques más opulentos del planeta, dirigido por el genial Lionel Messi, aunque su defensa es bastante endeble. Pero entre soles y tormentas, Argentina tiene todo para ilusionarse con ganar el Mundial en el patio de su archienemigo Brasil. Los Albicelestes carecen de armonía colectiva, su juego dista de generar aplausos sostenidos, pero tiene un cuarteto ofensivo que eriza la piel de cualquier rival. Además, podría calibrar la mira sobre la marcha ya que sus rivales de primera ronda -Bosnia-Herzegovina, Irán y Nigeria- no lucen como de los más exigentes. Capaz de meterle un gol al ojo de una aguja, Messi tiene como socios a Sergio Agüero (Manchester City, Inglaterra), Gonzalo Higuaín (Napoli, Italia) y un poco más retrasado a Angel Di María (Real Madrid, España), con un banco adinerado en el que están Rodrigo Palacio y Ezequiel Lavezzi.La imaginación popular bautizó a Messi-Agüero-Higuaín-Di María como "Los cuatro fantásticos", aunque sería pecado de humildad englobar a Messi en ese cuarteto, cuando el rompe-récords del Barcelona valdría al menos lo mismo que el resto. "Hay que bajar los decibeles a los que piensan que por tener un gran ataque vamos ganar fácil; el triunfalismo nunca fue bueno para Argentina", advirtió el técnico Alejandro Sabella. "Para mi gusto, España, Brasil y Alemania están un poquito más arriba que nosotros". ¿Y de la defensa qué se cuenta? Le dicen "Los caballeros de la angustia". Así como confirmó el ataque, Sabella también tiene listo el bloque de atrás con Pablo Zabaleta (Manchester City); Federico Fernández (Napoli); Ezequiel Garay (Benfica, Portugal), y Marco Rojo (Sporting, Portugal), mientras que el arquero será Sergio Romero, suplente en el Mónaco francés y otro que no termina de convencer. La defensa suele mostrarse frágil por los costados y sin ofrecer garantías por el centro, algo que quedó plasmado durante las eliminatorias mundialistas que ganó Argentina. El equipo carece atrás de líder de la talla de Daniel Passarella, Oscar Ruggeri y, sin ir más lejos, de Roberto Ayala, Walter Samuel o Javier Zanetti. Los defectos defensivos quedaron al desnudo el 5 de marzo cuando igualó sin goles en Bucarest con Rumania, ausente de un Mundial por cuarta vez consecutiva. Ese duelo estuvo a punto de ser catastrófico para los Albicelestes de no mediar los reflejos de "Chiquito" Romero, en un partido que le sirvió para apaciguar a sus críticos. Al margen de las falencias individuales en la defensa, el voraz apetito de ataque sería, vaya paradoja, otra de las causas de los males argentinos, porque deja a la retaguardia desguarnecida. Javier Mascherano y Fernando Gago, con el apoyo de Di María, completan lo que sería el equipo titular. Gago estaría en observación por su flojo presente Boca Juniors y en la selección. Dos veces campeón del Mundo en 1978 en casa y en 1986 en México, con Diego Maradona colosal, Argentina perdió la final con Alemania en Italia 1990 y después jamás pudo superar los cuartos de final. Entre sus despedidas más recordadas figuran la de Corea-Japón 2002 cuando el equipo dirigido por Marcelo Bielsa no pudo superar la primera ronda, y la de Sudáfrica 2010 cuando Alemania la despachó 4-0 en cuartos de final, marcando la despedida de Maradona como técnico de la selección. Si prevalece la lógica, Argentina debería ganar su Grupo F y en octavos de final su rival saldría del segundo del E, integrado por Francia, Suiza, Ecuador y Honduras. Y si los Albicelestes avanzan, la "futurología" se complica porque habría que estar pendientes de otros dos grupos entre los cuales figura Portugal, cuya estrella Cristiano Ronaldo libraría un duelo aparte con Messi. Antes del Mundial, Argentina jugará dos partidos en casa: el 4 de junio con Trinidad y Tobago en Buenos Aires, y tres días después ante Eslovenia, en La Plata. Rivalidad clásica Esta es la quinta Copa del Mundo de Nigeria y la cuarta vez que está en el mismo grupo que el bicampeón Argentina, títulos que ésta obtuvo en 1978 como local y en 1986 en México cuando un genial Diego Maradona causó estragos con sus goles y gambetas. Los sudamericanos han ganado cada encuentro hasta el momento por diferencia de un solo gol, incluida una victoria por 1-0 en Sudáfrica 2010 con una diana de Gabriel Heinze, actual defensor de Newell's Old Boys, quien no estaría en Brasil. Viejo conocido para todos los argentinos, Nigeria también cayó en las primeras rondas del Mundial de Estados Unidos en 1994 y del de Corea-Japón en 2002. Argentina también le ganó 1-0 en la final de los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008, con gol de Ángel di María, centrocampista de la Albiceleste en Brasil y jugador del Real Madrid español. Primerizos De los 32 países en el torneo, sólo Bosnia está en su primera aparición en una Copa del Mundo. Sin embargo, su técnico Safet Susic participó como jugador en los torneos de 1982 y 1990 con la selección de Yugoslavia. Atención con IránIrán no brilla por su técnica, pero cuidado con las pelotas paradas. De los 30 goles anotados por los iraníes en la clasificación, nueve llegaron en tiros de esquina o en tiros libres. Contra Irán, Argentina tan sólo se ha visto las caras una vez: en un amistoso en 1977 en Madrid cuyo resultado fue 1-1. Potencia de Bosnia Bosnia también anotó 30 goles en la clasificación para el Mundial, pero en sólo 10 partidos (Irán jugó 16). De esas dianas, Edin Dzeko, delantero del Manchester City, metió una tercera parte (10). Sólo Robin van Persie de Holanda, con 11, ha marcado más goles en los grupos de clasificación europea.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad