La seguridad en los estadios, una apuesta de todos

Mayo 27, 2017 - 09:51 a.m. Por:
Redacción de El País
clásico vallecaucano

Integrantes de barras bravas de Deportivo Cali y América protagonizan desmanes en el estadio Pascual Guerrero

Jorge Orozco / El País

Tras los bochornosos incidentes ocurridos el miércoles anterior en el clásico entre Deportivo Cali y América, la Alcaldía de Cali determinó algunas medidas para el préstamo del estadio Pascual Guerrero a los equipos de la región que juegan como local.

A partir de las instancias finales del torneo se prestará el estadio Pascual Guerrero exclusivamente para partidos de fútbol a puerta cerrada, sin asistencia de público hasta que los equipos interesados en el uso del estadio y la Dimayor presenten a esta Administración un plan satisfactorio de seguridad, que incluya seguridad física para el estadio, seguridad electrónica, específicamente identificación biométrica de los asistentes y la carnetización de las barras”, dijo el secretario de Seguridad y Justicia de Cali, Juan Pablo Paredes.

Bajo esas premisas, los tres clubes que usan el escenario sanfernandino para sus juegos de local en el rentado nacional deberán presentar una serie de controles para garantizar la sana convivencia.

América, Atlético FC, Cortuluá y el Cali —que utiliza el estadio en eventuales ocasiones— son los equipos que en la temporada 2017 ofician como local en la capital vallecaucana.

Hay que extremar las medidas de seguridad para que no se presente el ingreso de armas al interior del estadio Pascual Guerrero. Lo ideal es colocar cámaras, implementar la identificación biométrica y detectores de metales para ser más eficientes”, comentó Tulio Gómez, presidente del cuadro americano.

Para el máximo representante escarlata, el costo de la implementación tecnológica en los estadios debe ser asumido por el Estado, la Dimayor, los clubes y las administraciones municipales.

Desde el año anterior se había manifestado la posibilidad de comenzar un plan piloto en los estadios de Cali, Medellín y Bogotá.

Sin embargo, el Cali es de los pocos equipos que ha avanzado en el tema de la utilización de la tecnología a disposición de la seguridad en el estadio de Palmaseca.

Ya tenemos contratado el control biométrico de ingreso a un costo de 1600 millones de pesos, que estará listo a finales de septiembre. En el tema de las cámaras está proyectado que se implemente el próximo año con aportes de Dimayor y el Ministerio del Interior. Quiero recordarles que hace ya un año y medio no tenemos problemas de este tipo en nuestro estadio”, explicó Álvaro Martínez, máximo dirigente verdiblanco.

Un caso particular es el de Atlético FC, que actúa como local en el torneo de la B en el Pascual, escuadra que no goza de hinchada propia y que aqueja escasez de recursos para su sostenimiento administrativo.

Atlético no tiene cómo cumplir las exigencias ventiladas por la Alcaldía de Cali para el préstamo del estadio. Nos tocaría pedirle a Dimayor jugar los partidos como local a puerta cerrada”, comentó Gustavo Moreno, presidente del tercer equipo caleño.

El otro equipo que este año juega en el Pascual es Cortuluá, que debió emigrar a la capital del Valle por el cierre del estadio Doce de Octubre por mal estado de su terreno de juego y de infraestructura. El País intentó conocer la posición de los directivos tulueños con respecto a esta serie de medidas, pero se abstuvieron de entregar una opinión.

La tecnología al servicio de la seguridad
El año anterior, en una de las tantas reuniones realizadas por la Comisión de Convivencia en el Fútbol y que contó con la presencia del Ministerio del Interior, se determinó la implementación de cámaras con identificación facial en los estadios de Cali, Medellín, Bogotá y Barranquilla. Hasta ahora no se ha comenzado con el ejercicio en ningún escenario deportivo.

Igualmente, se habló de la carnetización de los hinchas y la entrada biométrica. La idea era que en septiembre del año anterior comenzara la primera fase y se esperaba que en febrero pasado debería estar listo en todo. A la fecha no hay señas de inicio del proceso en el fútbol.

Otro de los puntos a tratar en el futuro es el tema de implementar sanciones pecuniarias, de cultura ciudadana y otras que irían hasta la detención de los delincuentes que se camuflan en las barras para cometer delitos.

Datos
El próximo jueves se reunirá en Dimayor una comisión que estudiará el tema de las barras bravas y la posible sanción deportiva a los clubes que apoyen o involucren en sus actividades a integrantes de las barras bravas. La solicitud fue apoyada por los clubes de forma unánime, pero con un estudio que entrará en elaboración.

Para esa solución integral, la Asamblea creó una comisión que estará conformada por Millonarios, Santa Fe, Nacional, América, Cali, Medellín, Real Santander, Real Cartagena, Junior y Patriotas, para estudiar la propuesta del presidente, dirigida a implementar lo más pronto posible el Informe Taylor, que permitió al Reino Unido expulsar la violencia de los estadios desde 1989.

La comisión empezará a trabajar después de los amistosos de la Selección Colombia en Europa. La idea es introducir un artículo en el código disciplinario para sancionar los vínculos que tengan los clubes con las barras bravas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad