“La plata nunca me mareó”: Faustino Asprilla

“La plata nunca me mareó”: Faustino Asprilla

Febrero 17, 2013 - 12:00 a.m. Por:
FRANCISCO HENAO BOLÍVAR - Reportero de El País
“La plata nunca me mareó”: Faustino Asprilla

Faustino 'Tino' Asprilla, exfutbolista internacional colombiano.

Casi ocho años después de su retiro de las canchas, el ‘Tino’ admite que era uno en Europa y otro en Colombia. Dice que tuvo hasta diez carros y que en Medellín lo quieren más que en Tuluá.

Los días de Faustino Asprilla, uno de los mejores jugadores que ha tenido el fútbol colombiano, transcurren sin el agite y la turbulencia de hace algunos años.En la década del 90, cuando irrumpió con todo en el mundo del fútbol, se dio su paso al Parma de Italia y entró con pie derecho a la Selección Colombia. Todo lo que el ‘Tino’ tocara o hiciera generaba ruido.Los amigos, la prensa, los curiosos, las modelos y personajes reconocidos en el mundo de la política, el empresariado y la farándula, buscaban al futbolista colombiano del momento. El ‘Tino’ estaba en todas. En reuniones, en fiestas y en lanzamientos de productos comerciales. El autógrafo y la foto no faltaban. Todo eso fue creciendo, así como su cuenta bancaria por culpa de su imparable fútbol cada que se vestía de cortos con el Parma.Vinieron muchas cosas buenas, pero también algunas negativas como los escándalos que lo tuvieron en problemas judiciales. Hoy, casi ocho años después de su retiro de las canchas, Asprilla ya no tiene una vida tan agitada como antes. Sin embargo, mantiene su imagen de figura del fútbol colombiano hasta el punto de ser invitado a ‘reallitys’ y de ser solicitado para entrevistas en medios nacionales e internacionales.En la cómoda casa de su papá, Diego, en el barrio Popular de Tuluá, y sin el asedio de los amigos que antes no lo dejaban respirar, el ‘Tino’ recibió a El País para darle un repaso a su agitada vida futbolística y privada.¿Qué faltó por conseguir en el fútbol?"Muchas cosas más. El fútbol ha cambiado. En mi época, para jugar la Liga de Campeones había que ser campeón. Hoy en día, los cuatro primeros de cada país juegan la Champions; eso me faltó, también el Mundial de Clubes y la Copa Libertadores, que las perdí".¿Por qué no llegó a un club grande?"En mi carrera lo di todo para jugar en donde me tocó jugar. Mi fútbol me llevó al Parma y después al Newcastle; tuve posibilidades de ir al Real Madrid, Milán, Borussia Dortmund, Leeds United y Zaragoza; pero no, yo escogí Parma y después Newcastle porque en su momento me llenaron".¿Cuál fue la mejor Selección Colombia que integró?"Yo siempre he dicho que jugar al lado del ‘Pibe’ y Rincón fue un regalo de Dios. Pero la Selección más completa que integré fue la del Preolímpico de Paraguay en el 92, que después fuimos a los Olímpicos de Barcelona; por donde lo vieran, ese equipo era muy bueno".La Selección del ‘Pibe’, Rincón, Leonel, Asprilla y demás llenó de triunfalismo al país. ¿Cómo manejaron internamente ese tema?"Siempre nos destacamos por tener los pies sobre la tierra para no dejarnos llevar por los hinchas, porque el hincha es muy alegre; además, éramos muy amigos, así se diga lo contrario. Tirábamos para el mismo lado y sabíamos que teníamos que aprovechar el momento que estábamos viviendo. Por eso clasificamos a tres mundiales".¿Qué tan ciertas fueron las amenazas en el Mundial del 94 en EE.UU.?"Hubo cosas que sí sucedieron. Las amenazas fueron reales porque las vimos, llegaron a las habitaciones de todos... eso no fue ninguna mentira".¿Dónde lo cogió la muerte de Andrés Escobar?"En el lago Calima; escuché por radio la noticia como a las 4:00 de la mañana; me dio muy duro".Cuando se consumó el fracaso en USA 94 y regresaron, ¿pensaron que lo de las amenazas sí era en serio?"Yo no llamaría fracaso lo de Estados Unidos porque nosotros nunca hemos ganado un campeonato del mundo; los que fracasan en un Mundial son Italia, Brasil, Argentina, Uruguay, España y los otros que sí han sido campeones. Y lo de las amenazas sí fueron ciertas porque las vimos en la habitación del hotel; con el operativo de seguridad que montó el Gobierno en las casas de todas nuestras familias, más las amenazas a ‘Bolillo’ y a Maturana, y más viniendo de este país, sabíamos que no podíamos descuidarnos, que no era un chiste".¿Por esos días se escondió?"Yo salía con escoltas de la Policía y seguridad privada. Fue un momento muy trágico y muchos pensamos no volver a la Selección; que haya pagado Andrés por lo que hicimos todos en la cancha, es imperdonable. Después ‘Bolillo’ habló con nosotros y nos dijo que debíamos volver a la Selección, que lo hiciéramos por el país, por eso todos volvimos".Luego viene con el mismo ‘Bolillo’ el lío en el Mundial de Francia 98. Lo saca de la Selección. ¿Qué pasó?"Eso fue un problema en un momento de tanto estrés y tanta concentración; ya lo solucionamos. Para mí fue un problema mínimo de un millón de problemas que tuvimos, y terminó con la salida mía de la Selección en pleno Mundial; pero igual, a Hernán lo sigo queriendo porque él fue el que me llevó a la Selección por primera vez, me dio la oportunidad y de allí salí para Europa".¿Cuál fue la peor embarrada que hizo en una selección?"Se dijeron tantas cosas, pero la verdad es que yo no necesitaba embarrarla porque cuando necesitaba algo le pedía permiso a ‘Bolillo’; de pronto llegar tarde como le pasa a todo el mundo, pero de resto no hubo nada grave como para decir lo que siempre se dijo".Siempre se dijo que ustedes se volaban de los hoteles de concentración para verse con amigas. ¿Qué tan ciertas fueron esas versiones?"Todo era mentira; en Barranquilla no salíamos para ningún lado porque teníamos mucha seguridad; aparte, el hotel nunca estaba solo porque afuera siempre había 100 o 200 personas".¿Quién era el más díscolo?"Yo era el más cansón, junto con Aristizábal y Calero, éramos los de los chistes en el comedor, en el bus, en la habitación o en la charla técnica".¿Por qué en el momento de más furor en el fútbol, su vida privada se volvió demasiado pública?"Cuando uno está considerado entre los cuatro mejores jugadores del mundo, hay instantes en que al periodismo ya no lo deslumbran los goles o las actuaciones de uno; ya quieren saber qué hace, cómo come, con quién vive, con quién sale; hoy en día le pasa a Cristiano, a Messi, a Falcao, eso es normal. Llega un momento en que a quién le va a interesar que Cristiano haga cuatro goles, si eso pasa cada ocho días".¿Pero no reconoce excesos que lo tuvieron en problemas judiciales?"Sí, pero es que la diferencia con los que te nombré es dónde se vive; cuando viví en Europa, nunca tuve un problema. Entonces, no puede ser que yo sea culto en Italia e inculto en Tuluá. Muchas veces era el entorno; las personas que se te arriman no siempre es para pedirte una foto o un autógrafo, sino para buscarle el mal al que está triunfando".¿Todavía se toma sus tragos?"Lo normal. Ya estoy retirado y lo que hago a nadie le interesa porque no estoy en el momento de gloria. Hago las cosas que todo ser humano hace".¿Le afectó que siendo ídolo de Tuluá lo hayan declarado en alguna ocasión persona no grata en su propia ciudad?"Yo nací en Tuluá y me crié aquí por mi familia; pero para mí no es un secreto que me quieren más en Medellín por lo que hice en Nacional. Lo que digan aquí en Tuluá no me afecta porque estoy por encima de todo. Sigo acá por mis amigos y mi familia. El día que mi familia no esté o se quiera ir para otro lado, ese día me iré yo también de Tuluá".¿Vive tranquilo?"Sí, yo vivo acá porque tengo mis cosas y a mi familia. Lo que hago hoy siempre lo hice toda mi vida. El problema es que cuando me volví Faustino Asprilla, jugador de la Selección, figura en Europa y ganando plata, eso le creó inconvenientes a mucha gente de Tuluá. Como que nunca aceptaron eso, siempre querían verme descalzo, el que era amigo de todos pero pobre".¿La plata lo llegó a marear?"Nunca me mareó y nunca me importó. Vine a comprar carros lujosos en Parma cuando ya estaba de salida; al comienzo tenía los carros que me daba el club; cuando uno tiene 22 años y tiene dinero, la plata lo puede marear, pero a mí no me cambió".¿Usted hoy mantiene el nivel de vida de hace unos años?"No, uno va bajando porque no tiene los mismos ingresos. Lo que me entraba con el fútbol es difícil que alguna empresa o negocio me lo brinde ahora, pero igual no me quejo, con lo que hice en el fútbol vivo bien".¿Cuántos carros llegó a tener?"Por ahí diez. En Colombia llegué a tener seis y donde vivía tres o cuatro. Algunos se fueron dañando, otros los cambié, pero eran poquitos por la cantidad de gente que estaba a cargo mío".¿La finca es su mayor tesoro hoy?"Se hizo para disfrutarla, hace parte del fútbol porque la construí con lo que me gané en Europa. Ahí hay una historia de mi vida".¿La finca es para aislarse de todo?"La verdad es que muy poco voy. Cuando tengo visita sí llego allá. En la finca tengo los caballos y de vez en cuando paso a darles vuelta".Las Frases* “Siempre vienen a mi casa todos los días niños con hambre. Acá se les ayuda a todos mientras se pueda y eso me gusta”.* “Cuando empecé a ganar dinero a muchos les fastidió eso, pero no lo hice con intención porque la plata nunca me hizo más hombre”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad