La natación española se quedó con cerebro caleño

Octubre 10, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Marco Antonio Garcés / El País

El caleño Víctor Mario Maya tenía apenas 17 años en 1973 cuando decidió irse a estudiar ingeniería textil a la Universidad Politécnica de Barcelona, España, grado que consiguió en 1978, aunque ejerció poco tiempo su profesión, ya que primó el gusto de enseñar natación.

El caleño Víctor Mario Maya tenía apenas 17 años en 1973 cuando decidió irse a estudiar ingeniería textil a la Universidad Politécnica de Barcelona, España, grado que consiguió en 1978, aunque ejerció poco tiempo su profesión, ya que primó el gusto de enseñar natación.Como deportista activo había hecho parte de los equipos de la Liga del Valle, bajo la dirección del experimentado Javier Gómez, y al final le picó “ese bicho” para seguir involucrado en esta actividad en su nuevo país de residencia. Trabajando con jóvenes entre los años 1976 y 1978 fue nombrado entrenador del Club Terrassa, puesto que desempeñó durante dos temporadas. De allí pasó al Club Premiá por otras cuatro más, con una labor que la Federación Catalana de Natación premió al contratarlo como director técnico y responsable del Centro de Entrenamiento de Lleida, para jóvenes desde los 14 hasta los 19 años.Maya dice que al frente de los clubes logró incluir a más de 20 nadadores en las selecciones nacionales en certámenes fuera de España. Sólo en el Centro de Lleida estuvo ocho años y duplicó el número de nadadores en los combinados ibéricos, y, por primera vez en Cataluña, tres nadadores formados por él en dicho centro de entrenamiento llegaron a ser olímpicos.Nuevamente esos resultados llevaron a que la Real Federación Española de Natación lo llevara al Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat, en 1995. Al año siguiente fue nombrado responsable técnico del otro centro de entrenamiento existente en Barcelona: La Blume. Allí estuvo dos años y preparó un grupo de nadadores para volver con ellos al Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat. Varios de estos deportistas llegaron a ser mundialistas y olímpicos. Hoy en día una de ellas sigue activa con un gran nivel, siendo quinta en las Olimpiadas de Atenas.Sin embargo, fue en el 2005, tras realizar un Máster de Alto Rendimiento Deportivo en la Universidad Politécnica de Madrid y el Comité Olímpico Español, que su carrera se catapultó como uno de los técnicos más reconocidos de Europa.Durante más de tres décadas en España ha sido llamado con todas las selecciones nacionales españolas, tanto en la categoría infantil, junior y absoluta. Su última salida internacional con la selección rojiamarilla fue en el Mundial de Larga Distancia en Robervall, Canadá, donde fue el técnico principal del grupo.Igualmente, durante estos años ha sido invitado por la Universidad Española en dos ocasiones a dar clases en las cátedras de rendimiento deportivo. También ha sido ponente en congresos técnicos en España y en Colombia, así como invitado de profesor en la Escuela Nacional del Deporte, de Cali. DE LAS CARRERAS A LA PLASTICIDAD En los últimos cinco años Maya ha integrado el equipo de trabajo del equipo nacional de nado sincronizado, que ha ganado medallas en los más recientes Mundiales, Europeos y en los pasados Olímpicos de Beijing. Su cargo ha sido el de preparador físico del equipo y responsable del trabajo de la técnica. El año pasado la Federación le dio la responsabilidad de preparar al mejor nadador de larga distancia del país, que quedó séptimo en el pasado Mundial de Roma y en este verano fue quinto en los 10 kilómetros del Europeo de Hungría. En estos momentos sigue en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat y en el Centro de La Blume, de Barcelona, donde prepara a las nadadoras juveniles que integrarán el equipo nacional absoluto.Maya está feliz en España, pero sueña con regresar al Valle para aportar sus conocimientos. Eso, si se dan las condiciones para adelantar un proceso serio y bien planificado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad