La marca y el juego aéreo siguen siendo lunares en la selección Colombia

Agosto 04, 2011 - 12:00 a.m. Por:
MARCO ANTONIO GARCÉS / Enviado Especial de El País - Bogotá

El combinado tricolor tiene riqueza en su terna de armado, pero a la hora de recuperar le cuesta demasiado armar el bloque. La falencia se ha repetido en los primeros tiempos, al igual que algunas ventajas en pelotas de costado.

Aunque se logró la clasificación anticipada a octavos de final del Mundial Sub 20 con la victoria 2-0 sobre Malí, los jugadores de la Selección Colombia reconocen que aún hay detalles por corregir para lograr el objetivo de estar en la gran final del torneo.La falta de presión en el medio campo y dejar que la labor de marca se concentre sólo en Juan David Cabezas y Didier Moreno, es tal vez el lunar que ha mostrado el combinado tricolor en sus dos primeros partidos.Es allí cuando individualidades como Santiago Arias, Michael Ortega, James Rodríguez, José Adolfo Valencia y Luis Fernando Muriel han aparecido para salvar el colectivo, algo que sin duda debe tener inquieto al cuerpo técnico que comanda el vallecaucano Eduardo Lara.De igual forma, el juego aéreo debe mejorarse en la parte posterior, algo que el mismo Lara anota como una falencia del fútbol colombiano. “Acá se trabaja siempre en eso y uno siempre quiere que no le marquen en pelota quieta, creo que la diferencia de talla con Malí era muy grande, pero sin embargo no se notó”, dijo.El seleccionador nacional reconoce que “a veces Cabezas y Moreno quieren ir en línea a ‘cazar’ al jugador rival que tenga le pelota, algo que los coordina, pero por la cabeza no me pasa reemplazarlos por ahora. Vamos a seguir trabajando, porque en los partidos se presentan cosas muy buenas y también errores que deben revisarse”.También hay que darle crédito a la notable actuación del guardameta Cristian Bonilla, quien en los dos compromisos ha ‘volado’ al mejor estilo de Supermán, sacando balones de gran dificultad cuando el equipo se ha visto más comprometido.Eduardo Lara aceptó que “el grupo corrió como león, en la cancha Malí fue un rival muy duro, les había dicho a ellos y les recalqué lo que podía pasar, que los africanos iban a salir a correr y a jugar con mucha fortaleza”. Cabezas, jugador del Deportivo Cali y quien asume la responsabilidad de ordenar en el sector de volantes, considera que “nos falta concentración, hay que tratar de que cada uno mire sus errores para poder corregirlos, pero en mi caso lo importante es que he aprendido de las fallas y de a poco voy tomando el nivel que quiero tener”. “De pronto falta que armemos mejor el bloque en el medio, porque a veces no encontramos el equipo tan corto y eso hace que los rivales se nos vengan con tantos jugadores y eso nos cuesta. Pero con el pasar de los partidos lo vamos a hacer mucho mejor”, agregó.Michael Ortega, uno de los cerebros del equipo anfitrión, sostiene que “ante Malí se pudo ganar con más tranquilidad. De pronto entramos un poco pasivos, tratando de que no nos golpeara el rival. Después tomamos la pelota y eso fue importante”.Entretanto, el capitán Pedro Franco, aporte de Millonarios en este combinado, reconoció que “nos faltó manejo en el primer tiempo, en el segundo hablamos y tratamos de corregir. Malí es un rival muy fuerte, que estaba jugándose su permanencia en el torneo. Ahora viene Corea, que es un equipo también muy complicado, dinámico y con jugadores rápidos”.Lo cierto es que la clasificación anticipada, aunque al interior del grupo se diga que no está asegurada, debe servir para corregir errores que ante rivales más complicados le puedan pesar al anfitrión del Mundial.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad