La maldición de Brasil en su Mundial

La maldición de Brasil en su Mundial

Julio 10, 2014 - 12:00 a.m. Por:
César Polanía - Enviado especial de El País a Brasil

Argentina puede levantar la Copa el domingo en el Maracaná, como si le faltara un golpe al estado emocional de los locales.

“Brasil, decime qué se siente tener en casa a tu papá, te juro que aunque pasen los años, nunca nos vamos a olvidar que el Diego te gambeteó, que Cani te vacunó, que estás llorando desde Italia hasta hoy. A Messi lo vas a ver, la Copa nos va a traer, Maradona es más grande que Pelé”.Ese es el himno con que los hinchas argentinos fastidian a un país que aún llora la tragedia sufrida el martes pasado a manos de la implacable Alemania.Ha sonado en todos los escenarios donde ha jugado la Albiceleste. En Río de Janeiro, Belo Horizonte, Puerto Alegre, Sao Paulo, Brasilia… y volverá a escucharse este domingo, con mayor intensidad, en el Maracaná, en la final del Mundial entre Argentina y Alemania.Si alguien hubiera escrito antes de comenzar el Mundial el libreto de una desgracia para los anfitriones, seguramente no le habría alcanzado la imaginación para todo lo que ha padecido la Verdeamarela.¿A quién le podía caber en la cabeza que la pentacampeona Brasil hubiera tenido que sufrir en los penales para superar a Chile en octavos? ¿O perder a Neymar, su máxima estrella, en cuartos? ¿O morir humillado por un marcador 7-1 frente a Alemania en las semifinales? La leyenda del ‘Maracanazo’, de verdad, es ya una simple anécdota.Y como si los brasileños tuvieran aún lágrimas para soltar, el miércoles vino otro golpe emocional para su ego futbolístico. Argentina, su eterno archirrival, clasificó a la final y tiene la posibilidad de quedarse con su tercera Copa del Mundo en el mismísimo Maracaná. ¿Hará falta algo más?El miércoles, cuando la Albiceleste consiguió el boleto para la final frente a Holanda, los jugadores argentinos fueron a celebrar con esa barra que vio la definición completa en el arco sur del estadio Arena Corinthians de Sao Paulo.Instantes después, los futbolistas, bañados en llanto de la emoción, se retiraron al camerino. Pero ahí, en la parte baja de esa tribuna, los hinchas gauchos permanecieron en un estadio ya casi solitario cantando el himno más odiado por los brasileños: “Brasil, decime qué se siente, tener en casa a tu papᅔ.El gestorLa letra del himno es obra de Ignacio Harraca, un joven hincha del Platense. “La pensé un día bajo la ducha, ahí salió la primer versión, le hicimos algunos retoques y quedó”, le dijo el aficionado al diario Clarín de Buenos Aires.Harraca imprimió la letra del cántico y la repartió a todo el que conocía y vendría al Mundial, como él. Y en Brasil, no hay hincha argentino que no la cante.Luciano Mancuso es un ‘pibe’ de 21 años. El miércoles estuvo en la semifinal. Asegura que no se ha perdido un solo partido de Argentina en el Mundial y que el domingo estará en el Maracaná.“Mirá vos... las cosas no nos pueden salir mejor. Vamos a enfrentar a Alemania para cobrar venganza de la final de Italia 90. Mi viejo me cuenta que los alemanes ganaron con un penal inventado a 4 minutos del final. Pero vamos a ganar y alzar la Copa en el Maracaná. ¿Sabés cuándo van a dejar de llorar los brasileños?”, dice Mancuso.Debilidad emocionalEl miércoles en la noche, la televisión brasileña emitía un programa, ajeno al fútbol, en el que un grupo de psicoanalistas debatían sobre la debilidad emocional de la Selección brasileña.Los profesionales llegaban a la conclusión que el equipo no estaba maduro en ese aspecto y le costó levantarse del suelo golpe tras golpe, al punto que terminaron por fuera de la final.Acá en Brasil, dicen entre broma y verdad, que los jugadores de la ‘Canarinha’ se la han pasado más horas en el diván de la psicóloga que contrató el equipo, que en la cancha.Y es que desde el primer partido, varios jugadores mostraron las lágrimas en momentos justificados y otros no tanto. Llanto en el himno, llanto en las victorias, llanto en los penales, llanto por la lesión de Neymar, llanto por los cuatro goles en seis minutos contra Alemania…“Es complejo tratar de entender lo que pasó con esta selección. Es el equipo que ha estado en todos los Mundiales, el que más títulos ha ganado y jugaba ahora de local”, expone Cornelio Figueiredo, periodista de la televisión brasileña.Lo cierto es que mientras los brasileños siguen llorando, los argentinos se disponen a darles un golpe que acabaría con el poco corazón que les queda. ¿Será posible que siga la maldición?Neymar quiere que Messi sea el campeónNeymar quiere que Lionel Messi levante la Copa del Mundo en el Maracaná y para eso tendrá que apoyar a Argentina, algo poco común en el siempre rival Brasil. El 'crack' siempre bromeó con su compañero del Barsa que quería enfrentarlo en la final soñada, pero el sueño se esfumó con la lesión que lo sacó del torneo y la goleada histórica que eliminó a Brasil."Para el fútbol, por la historia que Messi tiene, de haber conquistado casi todo en su carrera, él merece ser campeón. Estoy ‘hinchando’ por él, porque es un amigo un compañero y le deseo mucha suerte", aseguró Neymar. Vea aquí el Especial Mundial Brasil 2014

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad