La Liga Águila, el campeonato de los 'Misters'

Enero 08, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

En Colombia, la liga se llenó de técnicos extranjeros. Siete equipos son dirigidos por foráneos. El crecimiento del fútbol nacional ha producido esto.

Gustavo Costas - Independiente Santa Fe

[[nid:379630;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2014/12/santa-fe-gustavo-costas.jpg;full;{Colprensa / El País.com.co}]]

Tiene como cábala un santo peruano: el Señor de los Milagros de Lima. Nada raro porque en Perú fue campeón dirigiendo al Alianza Lima. Nada raro para Costas salir campeón, cosa que también hizo con el Cerro Porteño paraguayo, Barcelona de Ecuador y, claro, con Santa Fe, el vigente campeón de Colombia.

Ya en 2014 Costas lo había sacado campeón, apenas seis meses después de haber llegado al club ‘cardenal’. Pero se había ido a probar suerte, como un marinero que zarpa a jugarse su valor en océanos desconocidos. Y así pasó un año hasta que volvió para rescatar del naufragio el barco que hasta entonces había intentado conducir Alexis García.

Y lo hizo con el sello que ha dejado en cada club que ha dirigido: el triunfo. En su reestreno con el Santa Fe, Costas consiguió el título de la Suruga Bank, en Japón. Y luego la Liga Águila.

La novena estrella para el escudo. Costas es un ganador y de todas las ligas en las que ha trabajado, la única que le ha sido esquiva es la mejicana, que lo acogió en su ‘año sabático’ por fuera del club capitalino.

“En 64 años, Atlas salió dos veces campeón. Algo mal están haciendo. Y por acá pasaron Bielsa y Brindisi, entre otros grandes entrenadores de mi país. No es casualidad”, dijo en su momento, sobre su paso por la Liga MX. Pero Costas le viene bien a Santa Fe y a Santa Fe le viene bien  Costas. Su objetivo de la temporada es el mismo que trajo a un compatriota suyo, a dirigir el rival de patio (Russo a Millonarios): la Copa Libertadores.

[[nid:604686;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/12/russo.jpg;full;{Miguel Ángel Russo, director técnico argentino a cargo del Millonarios.AFP}]]

De todos los técnicos extranjeros, es el de mayor cartel: el nuevo entrenador de Millonarios era uno de los opcionados para dirigir el seleccionado argentino de Messi, luego de la renuncia de Martino.

Russo es el último técnico en salir campeón de la Libertadores con Boca Juniors (2007), lo que quiere decir que fue el último ‘director de orquesta’ que supo acoplar el genio sin moldes de Juan Román Riquelme, que a su lado ganó su último título internacional.

Russo también dirigió a Lanús, Estudiantes de la Plata, la ‘U’ de Chile, Rosario Central, el Salamanca de España, Colón de Santa Fe, Los Andes (segunda división argentina), Vélez, Monarcas de México y Racing, pero su momento estelar fue el de aquella Copa Libertadores, que es el gran objetivo de Millonarios ahora que los ‘embajadores’ regresan al torneo.

Russo, formado como jugador en Estudiantes de la Plata, es alumno de la línea de juego ‘pincharrata’ (correr y meter) que Oswaldo Juan Zubeldía implementó en el Nacional de Medellín hace 40 años. De esa misma escuela se graduó Carlos Salvador Bilardo, quien fue técnico de Russo y que también dirigió en Colombia.

Así que seguramente Russo impondrá mucha más intensidad en Millonarios, donde reemplaza al también argentino Diego Cocca, que se fue a dirigir Racing. “La promesa es trabajar seriamente, es lo único que prometo. Ya he dirigido clubes grandes y sé lo que significa.

Todo lo demás será bienvenido. El proyecto me gusta, pero hay que seguir complementándolo. Sé lo que significa para el club volver a jugar la Copa Libertadores, esperamos ir paso a paso y llegar a la fase de grupos”, dijo en su primera rueda de prensa como técnico embajador.

[[nid:602212;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/12/luis_zubeldia_home.jpeg;full;{}]]

Como técnico me propongo cinco puntos. El primero es el resultado; para lograrlo mi equipo debe generar más situaciones de gol, lo que se consigue con mayor posesión. Para esa posesión necesitamos dominio territorial y antes que eso, dominio mental. Son cuatro puntos trascendentales y uno que puede variar, que es el de la posesión…”.

El año pasado, con estas palabras Luis Francisco Zubeldía le explicaba al diario deportivo Olé, su forma de trabajar. 

Zubeldía ha sido una suerte de ‘trotamundos’ y sus palabras sintetizaban la idea futbolística a la que le ha ido dando forma. La carrera en el banquillo la empezó a los 27, cuando en Lanús reemplazó a Ramón Cabrero. 

En el 2011 pasó a dirigir el Barcelona ecuatoriano y dejó armado el equipo campeón del 2012. Fue técnico de Racing, campeón con Liga de Quito en 2015. Antes de llegar al Medellín, dirigió al Santos Laguna mexicano.

Hernán Alberto Lisi - Caldas

Como futbolista no fue un virtuoso: defensa. Empezó en las inferiores del Newell’s pero debutó en primera con Banfield. Eso fue en 1997 y ya en el 2001 se estaba retirando. Sin embargo seis años más tarde volvería a Banfield como asistente técnico. Y así dio el salto al fútbol paraguayo.

Ya como director técnico se inauguró el 3 de enero del 2011, aunque con muy pobre balance: solo estuvo cuatro meses al frente del Unión Comercio del Perú. Desvinculado, fue a dar al Unión Temuco de la segunda división chilena. Después dirigió el Rubio Ñu de Paraguay, y de ahí llegó al Pereira.

Con el cuadro matecaña, que se jugaba el ascenso, se metió a cuadrangulares, pero al no conseguir el objetivo renunció en 2015. Al año siguiente fue al  Nacional de Paraguay. Su llegada al Caldas desde 2016 responde sobre todo a que en Paraguay, Lisi fue asistente de Javier Luis Torrente, que es el técnico que reemplaza en el Manizales. Y allí buscan la continuidad de esa línea de trabajo.

Gregorio Pérez - Deportes Tolima

Ya jubilado de futbolista, hizo escuela como técnico en la primera división de su país. Pero el ‘grado’ lo recibió cuando el maestro Óscar W. Tabárez lo llevó como su asistente para dirigir a Uruguay en el Mundial de Italia 90.

Después del Mundial, llegó al Peñarol, al que sacó campeón durante tres temporadas seguidas. Fue director técnico del Cagliari italiano. Y en Argentina, de Independiente, Gimnasia, Olimpo, y Argentinos.

En Paraguay dirigió al Olimpia y a Libertad. Para dirigir al Tolima, dijo hace poco a Caracol, desde hace años que  el senador Camargo, le venía haciendo el ofrecimiento: “Es muy apetecible jugar en el fútbol colombiano, en un equipo como Tolima que viene en crecimiento”.

Jorge Antonio Vivaldo - HuilaVivaldo llega por recomendación del exfutbolista Jorge Bermúdez,  nuevo director deportivo del equipo. Y llega precedido de una ‘espalda milagrosa’ como jugador: en 1995, atajando para Colón de Santa Fe, logró el ascenso luego de 14 años en segunda. Y cuatro años más tarde repitió la gesta, pero con Chacarita. Después jugó para Olimpo de Bahía Blanca, sonó para Boca Juniors y en el 2005 regresó a Chacarita.  Su debut como técnico ocurrió en el 2010, cuando a los 42 años se quitó el buzo de portero para empezar en el banco del Temperley. La mayor experiencia en el fútbol gaucho la acumula en categorías de ascenso: también estuvo al frente de Tristán Suárez, Comunicaciones y el Club Villa Dalmine. En Uruguay, entre el 2014 y el 2015, dirigió al Sud América de primera división.
Ismael Rescalvo - Envigado

¿Cómo es que un español terminó dirigiendo un equipo paisa? Ismael Rescalvo es otro de esos futbolistas jubilados prematuramente por una lesión.

En su caso de tobillo. Llegó a jugar en el Valencia, pero desde los 19 años empezó cursos de entrenador, de manera que cuando su cuerpo no pudo trabajar más -a los 28-, el técnico estaba activo. En el 2014, cuando entrenaba al Torre Levante, un modesto club que entonces peleaba el ascenso, unos dirigentes del Envigado que visitaban equipos españoles, conocieron de cerca sus entrenamientos y al poco tiempo le hicieron la propuesta. Esa es la historia.

En Envigado Rescalvo ha mantenido la línea que identifica desde hace varios años al equipo, conformado por jugadores promovidos de sus divisiones menores. En su época de futbolista, Rescalvo fue central. Aplicado, digamos. Nunca un Sergio Ramos. Le dicen ‘El Gemelo’ y trabaja con su hermano Juan (menor por cinco minutos), que también fue futbolista y ahora es su primer asistente.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad