La Iaaf se enfrenta al escándalo ruso y a los vínculos de Coe con Nike

La Iaaf se enfrenta al escándalo ruso y a los vínculos de Coe con Nike

Noviembre 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
AFP - El País

El máximo ente del atletismo mundial también está en serios inconvenientes.

La lucha contra el dopaje en Rusia, los vínculos laborales entre Sebastian Coe, presidente de la Federación Internacional de Atletismo y la marca deportiva Nike: el consejo de la Iaaf se reúne el jueves en Mónaco con varios frentes abiertos que han sacudido a la institución.

Cuando ya había comenzado la reunión la mañana del jueves, Rusia hizo saber que renunciaba a recurrir su suspensión, demostrando su voluntad de reformar su sistema antidopaje.

La Iaaf debe sin embargo reflexionar sobre la suerte que le está reservada a Rusia, cuya red de dopaje organizado se hizo pública el 9 de noviembre por el informe de una comisión de investigación independiente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). Cuatro días más tarde, la Iaaf no titubeó para suspender a Rusia de toda competición, abriendo así la puerta a una posible ausencia de los atletas rusos durante los próximos Juegos Olímpicos de Río, en 9 meses.

El debate sobre un eventual levantamiento de la suspensión no está en el orden del día de la reunión. Eso será probablemente durante otra reunión del consejo, prevista para marzo en Cardiff. La Federación Internacional debe discutir los criterios que permitirán juzgar en los próximos meses los esfuerzos realizados, o no, por Rusia. Los principales son ya conocidos: eliminar la Omertá (ley del silencio), tomar medidas disciplinarias, luchar contra el tráfico de productos dopantes, reformular el programa de lucha antidopaje, y estructurar las instancias de control (agencia nacional antidopaje, laboratorio de análisis), que también están incluidas en la suspensión.

Mientras espera, la Federación rusa (ARAF), al renunciar a recurrir, acepta de facto que su posible reintegración en el seno del atletismo depende de la opinión de la comisión de inspección independiente encargada por la Iaaf, y que comenzará su labor en las próximas semanas.

"La ARAF confirma que acepta que la rehabilitación por el consejo se producirá después de las recomendaciones de la comisión de inspección, que decidirá si los criterios han sido cumplidos", escribió la Iaaf en un comunicado.

"No tenemos la intención de recurrir. Estimamos que es preferible corregir la situación desde la base ta rápido como sea posible", explicó Vadim Zelichenok, presidente interino de la IAAF a la agencia R-Sport. "Hemos aceptado (la decisión) y comenzado a corregir los incumplimientos (...) antes que prolongar la agonía y esperar a ser castigados más seriamente", añadió.

"En los días siguientes al consejo, habrá una evaluación con la AMA y seguidamente la ratificación por el equipo de inspección de los criterios definitivos antes de su transmisión a la Federación rusa de atletismo (ARAF)", precisó la Iaaf.

El gobierno de la instancia también deberá debatir la creación de una estructura interna en la Iaaf, asegurando los controles antidopaje y las eventuales sanciones a los mejores atletas del mundo. Algo que figuraba en el programa de Sebastian Coe, y vista la actualidad, no puede ser pospuesto.

Sebastian Coe también estará en el centro del debate. El presidente de la Iaaf, en el puesto desde el pasado agosto, se presentó como el soplo de aire fresco que necesitaba el atletismo, pero se halla inmerso en otra tormenta, acusado de conflicto de intereses. Fue la BBC británica la que puso a Coe en entredicho al revelar un correo electrónico en el que se daba a entender que Coe, embajador remunerado para la marca deportiva Nike, habría ejercido presiones para que la ciudad de Eugene (Estados Unidos) obtuviera la organización de los Mundiales de atletismo 2021.

Eugene es la ciudad en la que se fundó la marca Nike, que según algunas fuentes, paga a Coe 100.000 libras esterlinas al año (142.000 euros). Podría darse el caso de que Coe anunciase el fin de su colaboración con Nike, después de verse implicado en este polémico asunto, liberando así de una carga más a la Iaaf, que tiene ya ante sí demasiados problemas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad