La frialdad del ‘killer’ en la selección Colombia: Radamel Falcao García

La frialdad del ‘killer’ en la selección Colombia: Radamel Falcao García

Octubre 13, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País

Coincide: hacía mucho que Colombia no clasificaba al Mundial; hacía mucho, también, desde los días del ‘Tino’ Asprilla, que no contaba con un goleador infalible como Falcao.

Sucedió el viernes pasado, en el partido entre Colombia y Chile por las eliminatorias, durante el minuto 83 exactamente. Radamel Falcao García estaba frente al balón. Se disponía a patear un penal. El segundo del juego. Y era definitivo. Embocarlo era empatar 3-3 y asegurar la clasificación al Mundial de Brasil 2014. Pero más allá de eso, embocarlo era la felicidad de todo un país. Entonces se vio en el televisor. Falcao, a doce pasos del arquero, parecía Atlas. Cargaba en sus espaldas a Colombia entera. Y nadie quería ser él. Nadie, en ese momento, cuando faltaban apenas 7 minutos para que terminara el partido y errar era como morir. A veces, los jugadores de fútbol tienen una responsabilidad más definitiva que la de un médico en una cirugía de corazón abierto. Falcao, en cambio, sí quería estar ahí. Unos segundos antes, cuando decretaron el penal y ‘Teo’ cogió la pelota para cobrar, el ‘Tigre’ fue en su búsqueda y se lo quitó de sus manos. Después ubicó la pelota en el punto blanco, totalmente tranquilo. Y cobró con la frialdad de los matadores. ¡Golllllllllllllllllll! IIHacía mucho que Colombia no tenía un matador —un goleador— de confianza. Hacía mucho. Tal vez el último fue Faustino Asprilla. Hacía mucho, también, que la Selección no tenía un artillero prácticamente en la cabeza de la tabla. Falcao suma 9 anotaciones en las eliminatorias. Quedó apenas un gol del máximo goleador, el mejor del mundo, el argentino Leo Messi. La ‘Pulga’ está lesionado y no jugará la última jornada del torneo el próximo martes. Tampoco Radamel, por acumulación de cartones amarillos. A Falcao lo define en sí esa palabra: goleador. Fue goleador en Argentina, en Portugal, en España, en Francia, ahora en las eliminatorias. El ‘Tigre’ engrandece a los equipos en donde juega y su actuación con la selección es una de las principales claves para entender por qué Colombia clasificó al Mundial después de 16 años de no hacerlo. Dieciséis años, también, de no contar con un goleador infalible. Sin Falcao deambulando por el frente de ataque, el área de los rivales, quizá todo habría sido a otro precio. Su promedio de gol con Colombia, por cierto, es casi de gol por partido. Por eso el técnico José Néstor Pékerman lo espera siempre, lo banca, jamás lo saca del campo. En la fecha anterior de la eliminatoria, el ‘Tigre’ llegó de Francia con un tobillo hinchado, morado. Muchos dijeron que no podría jugar ante Ecuador. Pékerman lo cuidó, aguantó. Hasta el último segundo. Y Falcao le dijo que podía jugar. Salió a la cancha. Y aunque esa vez no pudo anotar, Falcao por lo general le retribuye el apoyo a Pékerman con goles. En su primer partido con el técnico argentino al mando de Colombia, Falcao le hizo un gol a México en un juego amistoso. Después, por eliminatorias, le marcó un gol a Uruguay en Barranquilla, uno a Chile en Santiago, dos a Paraguay otra vez en la ‘Arenosa’, uno a Bolivia, otro a Perú y de nuevo el viernes pasado dos a Chile que condicionaron el estado de ánimo de 40 millones de personas. Un gol puede ser más efectivo que cualquier licor, droga, psiquiatra. Ya lo ha dicho el técnico argentino Diego Pablo Simeone: Radamel Falcao no tiene techo, límites. Pep Guardiola dijo que era el mejor delantero nueve del mundo, mientras que el periodista Francisco Javier Díaz lo definió como “un nacido para el gol”, y Jorge Mendonca, un ex futbolista portugués, como el clásico ‘killer’, un matador que nunca te perdona la vida y que en un año estará rondando por las canchas de Brasil con la camiseta de Colombia en busca de otra gloria.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad